Flamenco

‘Candelita que enciendo’, la madurez cantaora de Manolo Simón

  • El jerezano acaba de lanzar su 16º disco, producido por ‘Flamencovive’ y grabado en el estudio D’Lagos

El cantaor Manolo Simón posa con su nuevo disco. El cantaor Manolo Simón posa con su nuevo disco.

El cantaor Manolo Simón posa con su nuevo disco. / Manuel Aranda

Después de un verano de arduo trabajo, Manuel Muñoz Martín ‘Manolo Simón’ (Jerez, 1953) ha hecho realidad su nuevo proyecto, ‘Candelita que enciendo’, que da nombre a su decimosexto disco. Se dice pronto pero no es fácil atesorar y acumular la trayectoria discográfica del cantaor jerezano que mantiene a sus 68 años la ilusión y las ganas de un principiante.

“El disco ha quedado bien, ha salido muy flamenco y espero que le guste a todo el mundo. No me he salido de la raíz flamenca, porque a estas alturas no voy a andar buscando temas comerciales ni nada de eso”, apunta.

Avalado por ‘Flamencovive’ y con un excelente trabajo de diseño, gracias también las fotografías de la jerezana Claudia Ruiz, el trabajo aglutina 16 cantes que han sido grabados en el estudio ‘D’Lagos’. “Estoy encantado con todo el equipo, me he sentido como en casa grabando con David (Lagos) y con Alberto y Claudia, también. Para mí es un regalo. No me quiero olvidar de Pascual de Lorca, que fue quien me recomendó la opción de grabar en el estudio de David y ha sido una experiencia grata”.

Portada del nuevo disco de Manolo Simón. Portada del nuevo disco de Manolo Simón.

Portada del nuevo disco de Manolo Simón.

A lo largo de las 16 pistas que contiene este disco encontramos fandangos de Huelva, seguiriyas, soleá de Cádiz, alegrías, aires por rosas, bulerías del Chozas, es decir, fiel a su filosofía, Simón demuestra su gran conocimiento del cante y sobre todo la pasión por su profesión. “Yo me quedo con todos, aunque tengo preferencias por los fandangos de Huelva que dedico a mi padre o las seguiriyas. También hay una bulería que cantaba el padre del Garbanzo, Alfonso Carpio ‘El Berenjeno’ cuando concidí con él en Domecq-Chacón haciendo botas de vino. Él hacía una letra que hablaba de las ‘jumarritas’”.

Pero si hay un cante que sorprende en este decimosexto compacto es el fandango con letras en portugués. “Esto es algo que hacían algunos cantaores que conocí con 20 años por los pueblos de Salamanca y Cáceres cuando me fui por España, porque quería ser torero. Lo hacía Porrina de Badajoz o Juan Cantero, pero claro, metían pinceladas, yo en el disco hago un cante entero”.

"Cuando uno tiene tantos discos grabados, intenta hacer cosas distintas, pero siempre sin perder la raíz”

Con tantos discos a sus espaldas, no considera que meterse en el estudio signifique repetirse. “Es cierto que he grabado mucho pero en el cante hay tanto que descubrir... Cada vez que grabo intento hacer cosas distintas y bueno, aquí lo he hecho. Ya estoy pensando en el siguiente, porque, por ejemplo, nunca he grabado caracoles, y me gustaría hacerlos”.

Como muchos de sus compañeros, Manolo Simón añora el escenario y reconoce que “esto de ahora no me ha pasado nunca. Me he podido llevar un mes sin cantar por circunstancias, pero como ahora no. La verdad es que estoy deseando subirme a un escenario y enfrentarme al público. Esto es una forma de vivir, de expresarte como tú eres y de sentirte, por eso llega un momento que necesitas al público. Aunque dé miedo, porque yo considero que a veces da miedo, pero es un miedo que se recompensa cuando conectas con la gente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios