Jerez

Centro histórico: El reto de la repoblación

  • La asociación de vecinos lamenta que no se hayan tenido en cuenta las propuestas que presentó hace tres años para atraer residentes

Una imagen de la plaza Belén, días después de su reapertura hace unos meses. Una imagen de la plaza Belén, días después de su reapertura hace unos meses.

Una imagen de la plaza Belén, días después de su reapertura hace unos meses. / pascual

Comentarios 1

Desde hace más de dos décadas todos los alcaldes de Jerez han tenido en mente la rehabilitación del centro histórico de la ciudad o al menos ha sido un ambicioso objetivo situado en un lugar preferente de sus programas. La realidad pone de manifiesto el fracaso hasta el momento de todos los planes de actuación elaborados sobre el papel. El próximo 22 de noviembre una nueva manifestación, la tercera en los últimos tres años, recorrerá las calles convocada por la asociación de vecinos del centro histórico. Junto a la conservación del patrimonio, los residentes en estos barrios insisten en la necesidad de la redacción urgente de un plan de repoblación.

Los datos no pueden ser más desalentadores. Un estudio encargado hace cuatro años por el Ayuntamiento no hacía más que constatar lo evidente: el despoblamiento que sufren los barrios del centro histórico, con un saldo poblacional reducido a la mitad en las últimas décadas. Con menos de 5.000 residentes, el informe constataba que estos barrios podrían albergar hasta 12.5000 habitantes. Por eso la asociación de vecinos del centro histórico ponía sobre la mesa en septiembre de 2015 una serie de propuestas para revertir en lo posible la situación. Entre los planteamientos estaba la dinamización real del registro municipal de solares para conseguir venderlos previo compromiso de construcción en un plazo de tiempo corto pero razonable. También se proponía la creación de una oficina que oferte estos solares, tanto física como virtualmente.

Todo el mundo coincide en que la repoblación sería la solución global para estos barrios"

Además la asociación, que mantiene vivas estas reivindicaciones, apuesta por un paquete de ayudas a los nuevos pobladores, tales como exención de tasas, elaboración de proyectos por arquitectos municipales, convenios con bancos para conseguir hipotecas cómodas o exención del pago del IBI durante los primeros años.

Añadía la asociación a este documento la modificación del PGOU para permitir la apertura de garajes privados en la zona histórica, la dotación de todos los servicios básicos en la zona y el lanzamiento de publicidad, incluso a nivel internacional, para atraer nuevos pobladores.

Tres años después las demandas siguen siendo las mismas. "Todo el mundo coincide en que la repoblación del centro sería la solución global pero no se hace nada", lamenta el presidente de la asociación vecinal, Alejandro González. Y no es que se quejen los vecinos de la ausencia de anuncios sino más bien de su falta de ejecución.

La única intervención que se ha hecho realidad, aplaudida por los residentes, ha sido la recuperación de la plaza Belén, un espacio degradado que ha cobrado nueva vida y sobre el que González considera que es aún pronto para valorar cuál será su evolución, ante el temor de que en algún momento pueda ser escogido como lugar perfecto para el botellón. "Vamos a ver qué pasa ahora cuando lleguen las zambombas". Por eso siguen pidiendo que, tal como se comprometió el Ayuntamiento, se instalen cámaras de seguridad para proteger el espacio.

Con más escepticismo ven otros anuncios como la reactivación del Registro de Solares y Edificaciones Ruinosas, con el fin de notificar a los propietarios que o construyen o serán subastados. La asociación del centro histórico ya elaboró hace unos años su propio registro y cuantificó nada menos que 159 inmuebles abandonados. Tampoco le acaban de ver luz al plan de movilidad para el centro histórico, del que aseguran que "es inexistente" y la asociación tira de hemeroteca para constatar las veces que se han anunciado actuaciones en el entorno de la iglesia de San Juan de los Caballeros, la última hace unos días. Se refiere al visto bueno de la Comisión Local de Patrimonio al proyecto municipal de reordenación y urbanización de este entorno con un presupuesto de unos 300.000 euros en su primera fase.

No obstante, González insiste en que la manifestación del próximo noviembre no va en contra del gobierno municipal, sino que es una llamada de atención para que se empiece ya a actuar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios