Jerez

Horeca anuncia 'tolerancia cero' contra todos los caterings ilegales

  • Los hosteleros piden colaboración a los ayuntamientos y a las bodegas que ceden sus instalaciones para acabar con una práctica que se ha incrementado con la crisis y que es "tan arriesgada como peligrosa"

Horeca ha solicitado la colaboración de Ayuntamiento y bodegas para acabar con los caterings ilegales. Ha anunciado un año más su intención de mantener una política de 'tolerancia cero' contra la competencia desleal. El presidente de Horeca, Antonio de María, destaca que la crisis ha provocado que esta práctica ilegal se prodigue aún más, causando serios perjuicios económicos. "La temporada de bodas aún no ha empezado y ya estamos advirtiendo que estaremos atentos para evitar trampas". Las trampas a las que hace referencia son la utilización de fotocopias de registros sanitarios de caterings en activo con los que no se guarda la menor relación. "Es como si otra persona muestra mi carné de conducir cuando la Guardia Civil se lo pide". De María recuerda también los riesgos sanitarios cuando la comida, en el mejor de los casos, es transportada en una furgoneta normal sin frío. "Antes había más trabajo. Muchas parejas se casaban gracias al préstamo del banco. Ahora no y, al haber menos trabajo, la competencia desleal hace más daño. Se trata de una práctica insolidaria en la que no hay seguros sociales para los trabajadores ni pagos a Hacienda". ¿De qué forma pueden ayudar los ayuntamientos para frenar los caterings ilegales? Según De María, "los ayuntamientos tienen servicios que detectan las concentraciones de personas. También las bodegas, que son los lugares donde se celebran los convites y donde, en mi opinión, se debería pedir el registro sanitario. A ninguna empresa le interesa que en sus dependencias se produzca una intoxicación con cientos de afectados. Es mala publicidad".

Por su parte, Alfonso Rodríguez ('Alfonso Catering') destaca que "además de bodas los ilegales dan hasta eventos, como congresos, comidas empresariales... Los ciudadanos deben saber que un catering lleva un seguro de responsabilidad civil por el registro sanitario. Quien contrata un ilegal debe saber que será responsable subsidiario en caso de cualquier inconveniente sanitario. El legal está cubierto". El servicio de catering, dice Alfonso, "necesita de inversiones muy fuertes. Además conlleva controles sanitarios muy frecuentes y periódicos, algo con lo que estamos de acuerdo porque añade más seguridad a la que ya hay de por sí. La Administración actúa de forma consecuente pues garantiza dicha seguridad".

De otro lado, desde hace diez años, Juan Carlos Carrasco dispone de catering. El restaurador señala que "ciertamente esta competencia fastidia enormemente al sector". Según dice, "para que existan absolutas garantías el hostelero debe invertir en higiene, en infraestructuras, en materiales... El margen de beneficio no es grande. Los ilegales son los que obtienen grandes márgenes". Carrasco dice que "en ocasiones los ilegales tienen mínimas nociones del servicio. Muchos no tienen relación con la hostelería. Otros sí, pero sin licencia. El día que haya una intoxicación nos lamentaremos. Nadie puede jugar con la salud de las personas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios