Jerez

El sacerdote José Luis Repetto, nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad

  • El Consistorio reconoce de esta manera su dilatada labor en el ámbito religioso, en el de la investigación y el patrimonio

El sacerdote e historiador José Luis Repetto Betes recibió ayer el título de Hijo Adoptivo de la ciudad en el transcurso de un pleno solemne y extraordinario del Ayuntamiento celebrado ayer en el Cabildo antiguo, que se quedó pequeño para acoger a todas las personas del ámbito religioso y cultural de la sociedad que quisieron arroparlo en este momento. Entre ellos se encontraba el obispo de la diócesis, José Mazuelos.

En primer lugar, fue la concejal África Becerra, instructora de la causa y antigua alumna de Repetto, quien expuso los motivos por los que la Administración local le hace este reconocimiento a un sanluqueño que llegó a Jerez hace 48 años como párroco de Santa Ana.

Becerra recordó la amplia trayectoria de Repetto como abad de la antigua Colegial y primer deán de la Catedral. Asimismo, recordó sus numerosas publicaciones históricas fruto de su trabajo de investigación y su pertenencia a la Academia de San Dionisio y al Centro de Estudios Históricos Jerezanos. Tampoco pasó por alto su labor en el ámbito del patrimonio y cómo fue importante partícipe en el proceso de canonización de San Juan Grande.

"No me podía figurar -dijo Repetto- el 6 de agosto de 1962, cuando tomé posesión con 25 años de la parroquia de Santa Ana, que llegaría un día en que esta población me adoptaría como hijo. Han sido años y días felices rodeados de buenos feligreses y amigos".

En un momento llegó a emocionarse cuando recordó a su madre, cuya muerte fue para él "el día más triste de mi vida" pero luego también manifestó su satisfacción porque "San Dionisio está volviendo a ser lo que era". Reconoció que "también he sido muy feliz como profesor de Religión en el instituto Asta Regia" pero para él, los dos días más felices de su vida fueron "cuando me ordené sacerdote y cuando fue canonizado San Juan Grande".

Repetto, nacido "en una familia muy religiosa", sintió su vocación de forma muy temprana, "a los seis o siete años". A los diez entró en el seminario "y cuando a los 22 años me ordenaron sacerdote, ya no aspiraba a nada más".

Posteriormente fue la propia alcaldesa, Pilar Sánchez, quien también explicó los numerosos méritos de Repetto: "su labor de investigación histórica, su preocupación por la conservación del patrimonio, su vida dedicada al sacerdocio y su trabajo para que la Catedral y San Dionisio fueran y sigan siendo un legado que se escribe en un presente esplendoroso, orgullo patrimonial de la ciudad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios