Jerez

Los cuatro nuevos parques caninos están todavía sin poder utilizarse

  • El Ayuntamiento dice que “presentan deficiencias que pueden poner en riesgo la seguridad de los perros”

Propietarios de perros paseando sus mascotas con el parque canino del parque Autóctono cerrado. Propietarios de perros paseando  sus mascotas con el parque canino del parque Autóctono cerrado.

Propietarios de perros paseando sus mascotas con el parque canino del parque Autóctono cerrado. / Pascual

Los cuatro parques de esparcimiento canino que el Ayuntamiento anunció hace un mes que en breve abrirían sus puertas para el uso público están todavía cerrados y sin fecha para su apertura. Es el caso, por ejemplo, del parque canino del parque Autóctono; no hay fecha para su reapertura porque estuvo abierto una semana en septiembre y de golpe y porrazo lo cerraron con candados. Así lleva tres semanas, al igual que los otros tres parques, ubicados en el parque Timanfaya, en el parque Niágara (avenida Lola Flores) y en el parque Santa Teresa.

El 5 de septiembre el teniente de alcaldesa de Urbanismo, Medio Ambiente e Infraestructuras, José Antonio Díaz, visitó el parque canino de Timanfaya, situado junto a la avenida Juan Carlos I (avenida del Colesterol), y lo hizo acompañado del delegado de Protección y Bienestar Animal, Rubén Pérez. Coincidiendo con esa visita el Ayuntamiento anunció a través de una nota de prensa el estreno en la ciudad de esos cuatro nuevos parques caninos. Los parques los había construido la empresa Gesser SL con un coste para el Ayuntamiento de 22.500 euros y se sumaban a los siete ya existentes en Jerez, situados en el parque Atocha, parque La Marquesa, parque Forestal La Marquesa, y en los parques de Picadueñas, Puertas del Sur, La Plata y Laguna de Torrox.

Los ediles, acompañados de técnicos municipales, supervisaron ese día los trabajos llevados a cabo y tras la visita José Antonio Díaz dijo que “vamos a seguir dotando a la ciudad de este tipo de infraestructuras, con el objetivo de que el mayor número de barriadas cuenten con las mismas”. Por su parte, Rubén Pérez mostró su satisfacción porque “hemos puesto a disposición de los vecinos cuatro zonas de nuevos espacios de esparcimiento para sus perros”, a lo que añadió que “con estos espacios habilitados se contribuye a compatibilizar el ocio familiar y el de nuestros animales con las normas básicas de salubridad”.

Pues bien, un mes después de la visita los cuatro parques caninos siguen cerrados. En el ubicado en el parque Autóctono hay carteles en sus puertas indicando que no se puede utilizar hasta que no acaben las obras, pero vecinos de la zona aseguran que allí no se han hecho más obras desde que se cerró hace tres semanas.

El Ayuntamiento recalca que los parques no han sido inaugurados todavía y dice que “los delegados realizaron con técnicos una visita para comprobar el estado de las obras”. Añade que “el Ayuntamiento no ha recepcionado los parques de esparcimiento canino al comprobarse en las visitas la existencia de deficiencias que pueden poner en riesgo la seguridad de los perros”.

Dice que “las deficiencias registradas fueron trasladadas a la empresa que resultó adjudicaria del contrato de adaptación de unas zonas ajardinadas para centro de esparcimiento canino. Se espera que en los próximos días las subsanen, tanto las del parque Autóctono como las de los otros tres: parque Santa Teresa, Timanfaya y Niágara”.

Desde el Ayuntamiento se recalca que “las obras solamente se visitaron para su supervisión y no se inauguraron los parques. Sin embargo, sí se tuvo que cerrar con candados los accesos al tener conocimiento que se están utilizando”. Curiosamente, el día de la visita de José Antonio Díaz y Rubén Pérez al parque canino de Timanfaya el Ayuntamiento facilitó una fotografía en la que se aprecia a ambos ediles dentro del parque canino acompañados por dueños de perros que están sueltos en el interior del parque canino.

Según el Ayuntamiento, “la empresa en los próximos días terminará de acometer los trabajos necesarios para que los parques estén en óptimo estado y puedan ser disfrutados lo antes posible”.

Este Diario intentó recabar el pasado viernes información de la empresa Gesser SL sin conseguirlo porque las personas que atendieron las llamadas de teléfono no tenían información al respecto y no había responsables de la empresa en esos momentos para dar explicaciones de lo que sucede.

Propietarios de perros que suelen pasearlos por el parque Autóctono o por el parque del Retiro muestran su “indignación” por la situación. “Si paseamos los perros sueltos por esta zona nos pueden multar, y sin embargo ahí esta ese parque canino cerrado sin poder usarse. Nuestras mascotas tienen que correr, lo necesitan, y no pueden hacerlo”, señala Francisco García, propietario de dos perros “a los que tengo que pasear amarrados después de haber estado una semana disfrutando del parque canino”.

El malestar llega también a la otra parte de esta cuanto menos enigmática historia, los que no son propietarios de perros y tienen que soportar “a lo perros sueltos corriendo por la zona porque sus dueños, que deberían saber que no pueden soltarlos fuera del parque canino, no pueden utilizar la zona acotada”, explica una vecina.

Habrá que esperar a los próximos días para ver si de verdad se acometen las reformas que según el Ayuntamiento se deben realizar en los parques para subsanar las deficiencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios