Yacimiento

La UCA localiza nuevas edificaciones bajo Asta Regia gracias a un potente radar

  • En una primera fase se ha rastreado un 23% del subsuelo. La universidad subraya la utilidad social del nuevo modelo de estudio.

El coordinador de la investigación, Lázaro Lagóstena, ayer. El coordinador de la investigación, Lázaro Lagóstena, ayer.

El coordinador de la investigación, Lázaro Lagóstena, ayer. / Vanesa Lobo

El profesor de Historia Antigua de la Universidad de Cádiz Lázaro Lagóstena presentó ayer los resultados de la primera fase de la investigación que su equipo ha realizado en el yacimiento de Asta Regia, ubicado en la barriada rural de Mesas de Asta. La antigua ciudad sigue siendo hoy un tesoro oculto de la arqueología del entorno, pues hasta el momento tan sólo se han realizado pequeñas excavaciones y permanece prácticamente inalterada. De hecho, la finca en la que se ubica la zona de intramuros es aún una explotación agrícola en funcionamiento. Pero gracias a un potente georradar, la UCA ya ha conseguido localizar nuevas edificaciones.

En concreto, Lagóstena mostró ayer imágenes del perfil de 16 metros de la muralla de la ciudad, anexa a lo que podrían ser las cisternas de saneamiento y abastecimiento de aguas para uso urbano, y otra de un edificio de 30 metros de longitud ubicado a sólo 1,2 metros de profundidad. “Estos son datos a simple vista, pero ya podemos asomarnos al urbanismo de Asta Regia”, explicó Lagóstena.

Para este trabajo se ha contado con la avanzada tecnología del georradar StreamX, que permite obtener imágenes del subsuelo de hasta cuatro metros de profundidad a una velocidad de 3 hectáreas por hora bajo condiciones óptimas. Este equipo, valorado en alrededor de 100.000 euros, se obtuvo en una convocatoria realizada por el Ministerio de Economía y Competitividad, que financió el 80% de la inversión, mientras que la UCA aportó el 20% restante. El georradar genera fidedignas imágenes en tres dimensiones de diversas capas del subsuelo, distinguiendo entre elementos naturales y artificiales, lo que se traduce en la posibilidad de conocer la fecha de cada hallazgo. No en vano, por en Asta Regia se asentaron desde los pueblos prerromanos (turdetanos y tartesos) hasta Al-Ándalus.

La investigación presentada ayer supone la primera fase de una investigación que tardará al menos dos años más en culminar. Sobre el terreno se ha trabajado 15 jornadas repartidas en los últimos meses, en los que el georradar ha elaborado un mapa del subsuelo del 23% del área de intramuros del antiguo intramuros, de 24 hectáreas en total de extensión. A partir del próximo mes de junio, cuando se reanuden los estudios del subsuelo, se estudiará al menos “un 30% más del terreno”.

Una de las claves de este trabajo se realiza en los laboratorios de la UCA, en los que se procesa toda la información obtenida gracias a esta innovadora herramienta. “Hay que decir que estamos experimentando un nuevo modelo de investigación, con gran transferencia de resultados en favor de los agentes del entorno, y que va más allá de la concepción clásica del trabajo arqueológico”, subrayó Lagóstena.

La rueda de prensa de ayer sirvió para sentar en la misma mesa a todas las partes implicadas en un estudio de gran envergadura. Además del responsable municipal de Cultura,PacoCamas, y de la delegada enCádiz de este área en Cádiz, Remedios Palma, acudieron por la UCA Carmelo García Barroso, del Instituto Vitivinícola y Agroalimentario (Ivagro), y el director de Proyección Científica, Juan José Vergara. Éstos últimos pusieron el acento en la importancia de que los hallazgos reviertan en la sociedad. El estudio de Asta Regia se enmarca en la investigación del patrimonio histórico del ámbito rural del Marco del jerez. “Asta Regia tiene mucho potencial, apostamos por una puesta en valor del entorno con este trabajo, no sólo a nivel científico sino también social”, remachó Lagóstena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios