Jerez

Urbanismo pierde sus trece vehículos de trabajo por no pagar el 'renting'

  • Los inspectores y notificadores cumplen sus obligaciones a pie al tampoco poder enviar correo certificado por los impagos · Los empleados han llegado a circular sin seguro obligatorio

Los inspectores y notificadores de la Delegación Municipal de Urbanismo, antaño el máximo órgano inversor de la ciudad y gran motor del Ayuntamiento, tienen que desplazarse a pie para cumplir con sus obligaciones laborales, pues en estos momentos no disponen de vehículos oficiales de trabajo y Correos tampoco certifica los avisos y notificaciones a consecuencia de la deuda del Consistorio jerezano. Tras la pertinente inmovilización de los turismos, la empresa de 'renting' ha dado orden de retirar por impago un total de trece coches adscritos a Urbanismo a través de los cuales se llevaban a cabo tareas de dirección de obras, disciplina urbanística, comunicaciones por licencias de apertura, inspecciones...

Según ha confirmado el delegado de Urbanismo, Juan Pedro Crisol, la empresa ha emitido recientemente un requerimiento al Ayuntamiento y en estos momentos los vehículos permanecen inmovilizados en el aparcamiento subterráneo de la Alameda Vieja a la espera de ser retirados. Varios trabajadores de Los Arcos y San Agustín han reconocido que en las últimas fechas llegaron a prestar servicio en los coches sin el pertinente seguro obligatorio, pues la empresa de 'renting' no lo renovó debido a los impagos del Ayuntamiento. "No hay tesorería ni para lo más básico", admite Crisol sin paños calientes. "Estamos intentando solventar esta situación y entiendo el cabreo del personal, unos técnicos magníficos que están sobreponiéndose a numerosas situaciones desagradables", reconoce.

Al parecer, informan fuentes municipales, la deuda con la empresa de 'renting' asciende en la actualidad a unos 85.000 euros, pero el gobierno que lidera la alcaldesa, Pilar Sánchez, está decidido a suprimir este servicio ante la situación de colapso total de las arcas municipales. "En la Policía Local están patrullando con un único coche -supuestamente, Seguridad y Movilidad había comprado cinco nuevos coche patrulla-, por lo que esto no extraña tampoco", recuerdan las mismas fuentes. El caso es que esta precaria situación está llevando al Ayuntamiento a situaciones rocambolescas. En este caso, explican, se puede dar la circunstancia de que los técnicos de Urbanismo tengan que atender un aviso, por ejemplo, de parcelación ilegal en una barriada rural y no tengan medio para desplazarse. O, más descabellado aún -y éste es un caso real- que tengan que acudir a Luz Shopping a pie para revisar los locales con carácter previo a la concesión de las licencias de apertura para los establecimientos del parque comercial.

La propia alcaldesa, junto a técnicos de Economía y Hacienda, trata de hallar una solución a este problema, aunque la idea de rebajar la nómina de vehículos -una de las salidas contempladas para este nuevo problema- no convence a Urbanismo, una delegación con un ingente volumen de trabajo pese a la crisis económica. "Tenemos voluntad de hallar soluciones, de hablar con la empresa para buscar un arreglo, pero los vehículos son totalmente imprescindibles para la delegación: esta ciudad es muy grande", comenta con énfasis el responsable socialista, que no oculta lo complicado de trabajar en estas extremas condiciones. Como es sabido, no es extraño que los técnicos municipales se queden sin folios, bolígrafos o toners para las impresoras. En esta ocasión, la situación, como admite el propio Crisol, va en contra de la agilidad de los procedimientos urbanísticos, puesto que si hay retrasos en las notificaciones o las inspecciones, las licencias tardan más en otorgarse y eso también significa ralentizar el volumen de los ingresos, ya de por sí mermados debido a la crisis generalizada y la recesión económica. "Nadie puede imaginar lo que nos hemos encontrado en este Ayuntamiento, el volumen de deuda y los problemas que estamos afrontando", recuerda Crisol, que vive una nueva situación extrema tras padecer, hace sólo un mes, los cortes del suministro eléctrico en las dependencias de su delegación. En aquella ocasión fue la compañía Sevillana Endesa la que ejercía presión sobre el Consistorio para tratar de cobrar parte de lo que se le adeuda.

Los problemas para costear los 'renting', en todo caso, no son nuevos. Ya en abril de este mismo año el Ayuntamiento jerezano pasaba a contar con un único coche oficial tras la retirada por impago de tres de los cuatro Wolkswagen Passat que los delegados del gobierno municipal utilizaban para sus desplazamientos a actos institucionales. En ese mismo momento, también se retiró otro vehículo de la Policía Local que estaba en una modalidad que viene a representar un alquiler del vehículo sin llegar nunca a adquirirlo. El caso más sangrante de todos fueron los dos Volvo bajo 'renting' de 70.000 euros cada uno que mantenían Alcaldía y Urbanismo en virtud del pacto que rubricaron en 2003 Pelayo y Pacheco, y que hasta hace unos meses no suprimió la alcaldesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios