zonas acústicamente saturadas

La asociación del centro histórico insta al Ayuntamiento a cumplir el dictamen sobre las ZAS

  • Afirma que se ha demostrado "la arbitrariedad" con la que actúa el gobierno local

Imagen de la calle San Pablo. Imagen de la calle San Pablo.

Imagen de la calle San Pablo. / PASCUAL

La asociación de vecinos del centro histórico instó ayer al Ayuntamiento a que cumpla el dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía que anula la suspensión de la declaración de Zona Acústicamente Saturada (ZAS) para las calles SanPablo y Caballeros, así como la plaza Vargas y la plaza del Clavo.

Su presidente, Alejandro González, desveló que la asociación había llevado el pasado mes de septiembre el expediente de suspensión iniciado por el Ayuntamiento al Contencioso- Administrativo pero, ante la decisión adoptada ahora por el Consejo Consultivo, abordará la próxima semana la retirada del recurso.

Explicó que en dicho recurso, la asociación hacía alusión a errores que, en su opinión, el gobierno local había cometido en el procedimiento del expediente de suspensión.

La asociación entiende que el dictamen del Consultivo confirma lo que desde un principio habían criticado estos vecinos. "El Ayuntamiento tomó una decisión arbitraria e incluso ilegal y el mismo Consejo le advierte de las posibles demandas que se podían presentar contra el Ayuntamiento en caso de que se eliminen las restricciones. Se ha metido en un embolado", señaló González, sin descartar que esas demandas provengan de su propia asociación si el gobierno local no cumple la normativa.

Como se sabe, la declaración de Zona Acústicamente Saturada se aprobó en junio de 2017 y supone tanto la limitación de horarios para los establecimientos ubicados en estas calles como la suspensión de nuevas licencias de apertura o la limitación de la hora de colocación de veladores, entre otras medidas encaminadas a reducir progresivamente los niveles de ruido.

González volvió a aclarar ayer que la declaración de zona ZAS nunca fue promovida por la asociación de vecinos del centro histórico. "La plaza del Clavo y plaza Vargas, que son las que a nosotros nos atañen porque están dentro de nuestro área, que es la zona intramuros, estaban ya bastante tranquilas incluso antes de que se declarase la zona ZAS". No obstante, insistió en que una vez que se aprobó la declaración, la normativa tenía que cumplirse y que no había motivos para la suspensión.

En su día la asociación ya criticó que la junta de gobierno local decidiese suspender la ZAS sin realizar mediciones que demostrasen que la situación en estas zonas había cambiado con respecto a la existente hace unos meses y se mostró claramente contraria a que se diese marcha atrás, algo que, en su opinión, sólo creaba incertidumbre.

Como otros muchos asuntos, la tramitación de la declaración como ZAS de estas calles del centro, no sirvió en su día para mejorar las relaciones entre el Ayuntamiento y la asociación de vecinos del centro histórico, que se sintió apartada de los encuentros que, según el gobierno local, mantuvo para atender y conciliar las demandas de vecinos y hosteleros.

La posterior suspensión de la ZAS se produjo al tener en cuenta el Ayuntamiento las alegaciones presentadas por la Asociación Unión de Comerciantes del Centro de Jerez Asunico, que argumentó que desde que había entrado en vigor la declaración, los locales afectados por las restricciones horarias habían sufrido importantes pérdidas en la facturación y habían tenido que reducir las plantillas. Asunico pedía o bien que se revocase la normativa o que se suavizase su aplicación, para no causar más perjuicios económicos a los establecimientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios