Coronavirus Jerez

El mercado inmobiliario acusa la falta de oferta en el inicio de su reactivación

  • El precio de la vivienda sube un 3,5% en el primer trimestre mientras la compraventa se hunde un 30%

  • Son las dos caras del sector frente a la crisis del Covid que augura otro cambio de ciclo

Cartel de una vivienda a la venta en un edificio de la ciudad.

Cartel de una vivienda a la venta en un edificio de la ciudad. / Miguel Ángel González

Los expertos pronostican una caída de precios de la vivienda por el coronavirus, que puede oscilar entre el 5% de las previsiones más optimistas hasta el 17% de las más pesimistas, descenso que será aún más acusado en la compraventa de inmuebles. El sector inmobiliario entrará en shock tras el periodo de hibernación durante el confinamiento, aseguran algunas de los principales bancos y consultoras del país, que vaticinan otro cambio de ciclo.

El segundo trimestre del año, que comprende la mayor parte del confinamiento, será clave para medir el impacto real de la crisis del Covid-19. De momento, el mercado inmobiliario aguanta el tipo hasta marzo en lo que a precio se refiere, no así en el número de compraventas, que acusa el mazazo del cese de actividad de la segunda mitad del primer medio mes –en marzo– bajo las restricciones del estado de alarma.

El sector salda el primer trimestre en la ciudad con una subida del precio de la vivienda libre del 3,8%, incremento que en el último año ronda el 3,5%. Jerez se mantiene como el segundo gran municipio de la provincia más económico para la compra de la vivienda, con un precio medio de 982 euros por metro cuadrado –en las viviendas de hasta cinco años de antigüedad, se dispara por encima de los 1.300 euros).

Por debajo de Jerez se sitúa Arcos de la Frontera, la localidad con la vivienda más barata de la provincia con un valor medio de menos de 855 euros, que en su caso sufre el impacto inicial de la pandemia con un descenso en el primer trimestre del 8,3% y un retroceso en el último año que roza el 2%.

El precio aguanta el tipo en 982 euros el metro frente a la fuerte caída anual que pronostican los expertos

El metro cuadrado de vivienda en el resto de grandes municipios del entorno provincial supera los 1.000 euros, cifra que llega a duplicar Cádiz, donde el precio al cierre del primer trimestre se sitúa en 2.027 euros, cerca de un punto menos en el trimestre anterior, pero un 3,6% por encima del que regía hace un año.

La vivienda en la Villa de Rota también cotiza alto, en concreto a 1.642 euros el metro cuadrado tras un ligero descenso respecto al trimestre anterior de tres décimas, tantas como gana en los doce últimos meses. Y El Puerto cierra la terna de municipios con el parque inmobiliario más cotizado, en concreto con un precio de 1.416 euros, que en su caso se corresponde con una subida trimestral del 3,4% y una bajada interanual del 1,5%.

La evolución del precio en Jerez en el primer trimestre está muy por encima de la subida media provincial del 1,4%, y contrasta con el descenso registrado en el mismo periodo en Andalucía (-0,2%) y España (-0,8%).

El incremento del último año en el municipio también supera con creces al promedio provincial del 0,8%, que se sitúa a su vez por encima del repunte medio del 0,7% andaluz y del 0,2% nacional.

Mucha demanda y poca oferta

El panorama cambia por completo en el análisis de las compraventas, que de enero a marzo apenas alcanzan las 468, el 30% menos que las registradas en la recta final de 2019 y el 25% menos que las computadas en el primer trimestre del año pasado.

El dato de las transacciones del primer trimestre es el peor de los dos últimos años en la ciudad, aunque está por encima de la media trimestral del periodo 2009-2017, es decir, desde el estallido de la burbuja inmobiliaria hasta el inicio de la recuperación del sector, que en Jerez tardó algunos años más en aflorar.

De enero a marzo se cerraron un total de 468 transacciones, el peor registro en dos años

La caída de la compraventa responde a la falta de oferta ya que demanda hay de sobra en la ciudad, donde a los que buscaban una vivienda antes de la crisis sanitaria, incluidos extranjeros, se suman muchos de los que han decidido mudarse a raíz de la pandemia, entre ellos los que han pasado el confinamiento encerrados entre cuatro paredes y que andan como locos detrás de pisos incluso más pequeños que los que habitaban con tal de que tengan una terraza o patio al aire libre.

Las terrazas y, en menor medida, las piscinas se consolidan entre las prioridades de los compradores, dispuestos en muchos casos a sacrificar metros útiles de vivienda en favor de estos extras que han visto disparada su demanda con la reactivación del mercado tras el cese de la actividad por el estado de alarma, apuntan desde la inmobiliaria Fonkal.

También están al acecho los inversores, que ponen el foco en el mercado inmobiliario ante la presumible lenta recuperación económica, que mina el atractivo de la Bolsa y de los tipos de interés como destino de sus inversiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios