Jerez

"A más desigualdad, más riesgo de que se reproduzca la crisis"

  • Rufino ve muchas sombras en la brecha, y no sólo de riqueza, abierta por la crisis y que incide más en España por su elevado paro

"Cuanto mayor es la desigualdad, la brecha de riqueza y de renta, más expuesto se está a que la crisis se vuelva a reproducir y con más virulencia". José Ignacio Rufino, profesor titular de Organización de Empresas de la Universidad de Sevilla, cree que las políticas de austeridad que se han aplicado en España durante la "gran depresión de 2008" para contener el déficit y evitar el rescate esconden "pequeños/grandes monstruos", caso de la "absoluta desesperanza" en su futuro de los hijos de las clases medias y los profesionales asalariados ante la falta de oportunidades, fruto de una mayor desigualdad arraigada en el país por sus elevadas tasas de desempleo y que tiene sus efectos económicos y políticos.

El también asesor de economía y columnista del Grupo Joly -empresa editora de este periódico- ve más sombras que luces en el balance de la "gran depresión" -que no crisis global, pues "más bien es una crisis occidental y que en particular afecta a España"-, que hizo ayer en la Academia de San Dionisio dentro del ciclo de conferencias sobre 'Economía y Sociedad'. En líneas generales, el balance es negativo y está marcado por dos patologías estructurales: las desigualdades y las concentraciones, que son el trasunto empresarial de las primeras. En cuanto a las pocas luces que se aprecian con la crisis dando aún coletazos, Rufino aludió a los cambios en los principios políticos que pueden beneficiar a la sociedad.

A su juicio, la desigualdad afecta más en España que en su entorno por su condición de "país particularmente parado", coyuntura en la que la bajada del Producto Interior Bruto (PIB) "ha abierto de manera más descarnada la brecha en los indicadores de desigualdad, y no sólo el de la riqueza, sino también el educativo, sanitario e incluso el de género".

Según el conferenciante, "los países más protegidos frente a la crisis son aquellos que tienen menos desigualdad; es así de sencillo", motivo por el que auguró que la situación de España, donde la brecha sigue agrandándose, "va para largo".

"La desigualdad no es en sí misma un tema moral, sino un tema económico y que tiene serios efectos económicos", de ahí el temor de Rufino a la posibilidad de que la crisis reviva con mayor virulencia si cabe en España, "que ha sufrido más la recesión por la especial incidencia de la desigualdad"

El profesor de la Universidad de Sevilla explicó en declaraciones a este medio que la situación en España se ha visto agravada por la política fiscal de los dos últimos presidentes del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) y Mariano Rajoy (PP), que "en su huida hacia adelante desesperada subieron los impuestos a las rentas del trabajo, es decir, a aquellos que tienen escapatoria vía evasión fiscal".

En otras palabras, Rufino indicó que en la "desesperación por contener el déficit", la política fiscal española se ha "cebado" con la clase media, sin que la subida de impuestos se haya traducido en un aumento de la recaudación. "Curiosamente, por mucho que se haya apretado las tuercas a la familia media asalariada, y en general al pequeño profesional, la recaudación ha caído una y otra vez", señaló.

En la segunda parte de su conferencia, Rufino abordó el trasunto empresarial de las desigualdades, que no es otro que el de la concentraciones y que, "salvo algunas excepciones, también son negativas", ya que "afecta a la libre competencia y a la posición del consumidor". A modo de ejemplo, Rufino expuso el caso de la banca, "en manos de seis entidades mal contadas" a raíz de la desaparición de las cajas de ahorro, "cuyo modelo era teóricamente bueno sobre el papel, pero la influencia política lo convirtió en perverso".

El conferenciante comparte la indignación de la ciudadanía no ya con los beneficios que pueda tener un banco, "pues es bueno que los tenga", sino con que "la alta tecnocracia bancaria gane seis millones de euros al año", algo que "no es bueno para la competencia y que mueve a la perplejidad".

En resumidas cuentas, Rufino cree que España tiene un largo camino por recorrer para reducir los niveles de desigualdad y la incertidumbre que genera, cuyos efectos también se aprecian en el panorama político nacional.

Momentos antes de la intervención de José Ignacio Rufino, el vicepresidente de la Academia, Juan Salido, presentó al conferenciante y avanzó el contenido de su intervención, que enlazó con las ideas del francés Thomas Piketty y otros economistas de prestigio como Braco Milanovic, Raguram Rajan o el premio Nobel Paul Krugman acerca de la relación entre la crisis, la desigualdad y el desempleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios