antonio gonzález gil | subinspector de la Policía nacional

“Como todos, hemos aprendido día a día de esta situación”

Antonio González Gil. Antonio González Gil.

Antonio González Gil. / Pascual

Antonio González Gil tiene 43 años y es subinspector del Cuerpo Nacional de Policía en Jerez. En la actualidad ejerce sus labores profesionales como coordinador de servicio y, como todos sus compañeros, ha debido afrontar de pleno “unas circunstancias que son nuevas para todos nosotros”. Asegura que “estamos aprendiendo también, como el resto de la población, en el día a día, desarrollando el trabajo de siempre pero añadiendo las circunstancias especiales que nos reporta el impacto de la pandemia. Entre las mismas está por ejemplo el control de las personas que incumplen el confinamiento y que afortunadamente son muy pocas”.

Este policía pone de relieve que “en Jerez los ciudadanos se están portando debidamente. Es cierto que hay sanciones por salir en horarios no adecuados o sin motivo para ello. Pese a ello, muy por encima del 90% de los jerezanos, al menos ésta es mi impresión, están cumpliendo con estas obligaciones ordenadas por el Gobierno. La sociedad es muy consciente de que si sale a la calle de forma innecesaria está jugando con su propia salud y con la de los demás, entre ellos sus seres queridos”.

Se ha creado un turno nuevo para, pese a seguir haciendo las mismas horas, evitar las aglomeraciones”

Este es un Día del Trabajo muy particular pues se ‘celebra’, es un decir, con millones de trabajadores confinados en sus domicilios. La Policía, como es sabido, es un servicio esencial y como tal presta servicio de forma permanente sin importar las jornadas festivas ni el impacto de pandemias.

El subinspector González destaca que las nuevas condiciones afectan al trabajo. Evidentemente, perseguir a un delincuente a la carrera con una mascarilla no es lo mismo que hacerlo sin algo que te resta flujo respiratorio.

“No hay más remedio que acostumbrarse. Yo no estoy tanto en la calle como muchos compañeros. Es cierto que la mascarilla te quita aire, así como que en nuestro trabajo, por ejemplo, llevar mamparas de protección es complicado. Lo más importante es que somos profesionales concienciados y somos perfectamente conscientes de que estos medios nos protegen”. La Policía, como se ve, siempre da ejemplo.

Una comisaría, como es fácil imaginar, es un lugar donde se suelen concentrar multitud de personas. La cantidad de público ha disminuido sensiblemente por el impacto de la pandemia del Covid-19, si bien no se debe olvidar que allí prestan sus servicios tres centenares de profesionales.

Para evitar aglomeraciones de personal, y de esta forma reducir la exposición al contagio, “se ha implantado un turno nuevo para evitar aglomeraciones. Trabajamos las mismas horas pero más espaciadas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios