Jerez

La familia Gómez reclama ahora mejoras en el piso que le ha dado el Ayuntamiento

  • Francisco Gómez, su mujer y su hija menor fueron expulsados del albergue municipal el 27 de agosto

La familia que se instaló a las puertas del Ayuntamiento para pedir una vivienda tras ser expulsada del albergue municipal ya tiene una casa, concretamente un piso en San Juan de Dios. El pasado viernes el Ayuntamiento les entregó las llaves del inmueble, aunque su entrada se aplazó hasta hoy. Francisco Gómez Torrecilla señaló ayer que "el problema ahora es que la casa no tiene mobiliario básico, agua y luz. A pesar de que tenemos las llaves no podemos vivir en estas condiciones". Esta familia abandonó su manifestación en la calle Consistorio y ha estado durmiendo en una pensión "pagada por Cáritas y CGT, un coste del que se debería hacer cargo el gobierno local. Estamos aturdidos, confusos porque no vemos que el Ayuntamiento se mueva mucho con nosotros", apuntó el padre de familia, quien además declaró que "hemos trasladado nuestro caso al Defensor del Pueblo en Madrid y según nos ha comunicado su gabinete jurídico van a tomar medidas de carácter urgente para solucionar de una vez por todas nuestra demanda". Este jerezano, junto con su mujer Amarilys y su hija Ivonne, de once años, reclama que "el gobierno local cumpla con lo prometido. Les vamos a dar un voto de confianza y si el miércoles no hay luz, agua y por lo menos los muebles básicos para vivir en el piso, nos volveremos a manifestar a las puertas del Ayuntamiento", aunque declaró que "si nos comunican que el arreglo de la casa se tiene que retrasar pero que ellos nos pagan la pensión, no protestaríamos en el Consistorio".

A la espera de una respuesta del gobierno local, Amarilys llevó ayer unos documentos a Casto Sánchez, teniente de alcaldesa, "porque me dijo que solucionaría los problemas. Esto es horroroso porque todo el mundo se quita del medio". Peores palabras tuvo para el director general de Bienestar Social, José Manuel Jiménez, de quien señaló que "siempre está por medio y es el que pone las trabas a todo. En lugar de solucionar las cosas intenta paralizarlas porque dice que nuestro caso no es de emergencia". Por su parte, Jiménez aseguró ayer que una intervención social avanzada "es la que comienza y termina", y puso como ejemplo a la familia Gómez, "familia a la que más tarde se le ofrecieron dos pisos que han rechazado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios