Jerez

El indeciso Pacheco, ¿o no?

  • El ex alcalde se jubiló el pasado jueves, fecha en la que cumplió 60 años. El veterano político ni confirma ni desmiente (ni todo lo contrario) que quiera seguir en política activa o retirarse definitivamente'El pensador', de Rodin, en uno de sus distintos motivos.

PACHECO se levantó el jueves eufórico, al borde del 'inmenso', su mítico estado de plenitud. "No todos los años se cumplen sesenta años y se prejubila uno", pensó el ex alcalde, mientras se vestía y salía a desayunar, como tiene por costumbre, a uno de los bares cercanos a su casa. Allí saludó a varios empleados municipales y, como hace siempre, bromeó un momento con ellos. Esa mañana no había quedado con nadie, algo poco habitual en él. "Sesenta años", volvió a pensar, mientras pedía un desayuno que, como es habitual, cumpliera estrictamente con los parámetros adecuados de colesterol y antioxidantes. Pacheco miró por la ventana del bar con cierta nostalgia y empezó a pensar en juegos de palabras y de números. "Tengo sesenta años, hace seis que dejé de ser alcalde... Me falta otro seis para el número del Anticristo, ja, ja, ese sambenito que me han colgado tanta gente", se sonrió, dando una vuelta al café. Mientras el ex alcalde desayunaba, apenas un centenar de metros más lejos, un dirigente del partido charla con un periodista precisamente sobre el futuro de Pacheco. "Pues no sé, la verdad. Él ahora mismo está completamente alejado del partido, que le acaba de abrir expediente por el foro de Antikaria. Todo son rumores, que si va a crear un partido municipalista nuevo, que si pide el regreso al PA, que si deja definitivamente la política activa... no sé, de verdad que no sé y tampoco sé qué le está diciendo su nuevo círculo... bueno, sí, sé que le están diciendo que se lo piense, que Pilar está mal, pero, bueno, no sé, yo no lo veo", dice el dirigente del PSA mientras se despide del periodista, que sigue adelante por los soportales de la Avenida camino del Mamelón buscando la redacción del Diario. Ese círculo es parte de la vieja guardia, que tiene un papel muy secundario en la actual estructura del PSA, piensa. Son Pepelópez, Tere, Miriam, Luisilva y poco más. La herida entre estos andalucistas y la actual cúpula del partido sigue abierta: los primeros se sintieron relegados en las últimas municipales, los segundos piensan que los otros desaparecieron cuando caían chuzos de punta. Bueno, cosas de la política. Mientras ni siquiera los dirigentes del PSA saben exactamente qué quiere hacer Pacheco, el que fue líder del partido disfruta de su primer día sin tener que ir al despacho, ni al del Ayuntamiento ni al de la Caja. Luego se dará una vuelta por su despacho (el de su sotanillo) a consultar unos libros que le acaban de llegar sobre urbanismo y hará tiempo para el aperitivo, que ha quedado con unos señores para tomar unas Chimay. "¿Oye, qué va a hacer Pacheco ahora que se jubila?", le pregunta al periodista un alto cargo municipal a la altura del Mamelón. "Pues no sé, ahora mismo acabo de hablar de ese asunto con alguien del PSA y me ha dicho que no sabe nada", responde el humilde cronista. "Pues en la calle se oye de todo, desde que lo deja hasta que se presenta por el PSA, por un partido nuevo o incluso pide el ingreso en el PA si le asegura la candidatura a la alcaldía, que lo decía el otro día el Diario...", dijo el alto cargo municipal. "Ya, sí... ehhh, no sé", reconoce el cronista. "Oye, si crea un partido nuevo, igual que rescató las siglas PSA, lo mismo recupera las del PAP ¿Por cierto, qué significaba PAP? ¿Partido Andaluz de Progreso o Partido Andaluz de Pacheco?", dice el funcionario descojonado de su propia gracia. "Pues... según se mire", afirma el cronista, con ganas ya de ganar definitivamente la calle Larga y llegar a la Redacción. Mientras, Pacheco está en el despacho -el de su casa, claro- con la persona con la que había quedado. Hablan y hablan, pero está claro que son amigos, ya que Pacheco ha abierto una Chimay. El otro no quiere molestar mucho, porque sabe que es el primer día de Pacheco (pre)jubilado y le ve un poco absorto. Piensa que es por eso, por su cumpleaños -hace rato que le ha felicitado- y porque es un hombre que está ante decisiones trascendentales sobre su futuro. Sentado enfrente, Pacheco agita la Chimay y piensa "ya lo tengo, tengo el otro seis, el tercer seis. Seis sílabas tiene 'Me encanta Jerez', pero sin hacer sinalefa, einnnn, sin sinalefa", piensa, y sin decir nada, levanta la copa y brinda con su amigo riéndose abiertamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios