Paro registrado en Jerez 31.500 almas sin empleo

  • Octubre deja 441 parados más en Jerez, que retrocede a niveles de 2016 pese a la menor subida de este mes en la última década

  • Suma 4.300 desempleados más el último año tras un incremento del 15,9%

Un trabajador con una carretilla cargada de bariles de cerveza por una plaza céntrica. Un trabajador con una carretilla cargada de bariles de cerveza por una plaza céntrica.

Un trabajador con una carretilla cargada de bariles de cerveza por una plaza céntrica. / Pascual

El paro subió en octubre en Jerez en 447 personas, la menor subida de este mes en la última década y que puede parecer moderada si se compara con la de años anteriores, en los que hubo repuntes de hasta un millar más de desempleados por estas fechas. Pero detrás de este aumento aparentemente moderado reside el drama de más de 31.000 personas, 31.531 para ser exactos, cuyas familias sufren las consecuencias de la falta de empleo sin atisbo, además, de que la situación vaya a enderezarse en el corto y medio plazo.

La situación, además, es algo más compleja de lo que reflejan las cifras a simple vista, pues detrás de este aumento mensual aparentemente moderado del paro registrado en octubre, que se traduce en un incremento del 1,4% respecto a septiembre, se esconde un problema mucho más grave. Y es que donde no se crea empleo, poco empleo se puede destruir.

Jerez retrocede con estos datos a niveles de 2016, pero se mantiene a unos 1.500 parados de distancia del máximo anual que se alcanzó en abril, cuando se rebasaron los 33.000 demandantes con carné en pleno confinamiento de la población tras la declaración del estado de alarma. El cierre de toda actividad no esencial deparó por entonces un aumento de 5.000 parados, muchos de ellos por despido directo, en apenas dos meses, a los que siguieron otros tres meses de recuperación en los que se logró bajar la cifra hasta los 30.500 desempleados.

La desescalada del paro se produjo de mayo a julio, pero en agosto, cuando la curva de los contagios empezó a crecer otra vez, se frenó en seco para iniciar la nueva remontada que dura ya otros tres meses, en los que el municipio acumula un millar de parados más.

Y el aumento no es mayor porque ni en primavera ni en verano se crearon los contratos estacionales propios de esta época del año, en la que se concentran los grandes eventos como la Feria, el Mundial de Motociclismo y el turismo de segunda línea de playa, de los que vive Jerez durante buena parte del resto del año.

Esto no significa que la situación no pueda empeorar en los próximos meses, pues los datos hasta octubre aún no reflejan el impacto de las nuevas restricciones por el toque de queda y el cierre perimetral, que podrían endurecerse además en próximas fechas en caso de mantenerse la actual progresión de los contagios.

Entre tanto, los fríos datos del paro registrado apenas permiten un análisis superfluo de la situación del mercado laboral jerezano que se resume en ese aumento de 447 desempleados, y que se agrava desde una perspectiva temporal más amplía, ya que la subida en los doce últimos meses se eleva en números redondos hasta los 4.322 y hasta el entorno del 16% en términos relativos.

Los peores registros dentro de la evolución mensual cabe atribuirlos al apartado de personas sin empleo anterior, que cierran octubre con un incremento de cerca de cuatro puntos y 169 desempleados más. Este dato también da una idea de la dificultad añadida a la que se enfrentan las personas que buscan su primer empleo para incorporarse al mercado laboral.

Entre los sectores productivos, la industria es la única excepción a la regla, ya que escapa a la tendencia al alza con un descenso en octubre respecto a septiembre del 1,7% y 26 parados menos.

La construcción, por contra, es la que peor parada sale del último mes con un incremento del 2,5%, que en su caso se traduce en 57 parados más. Le sigue la agricultura, que suma 28 parados tras un repunte relativo del 2,2%. Y los servicios cierran el cuadro mensual con el mayor aumento en volumen, de 219 desempleados en concreto, aunque apenas supone un incremento del 1% raspado.

El paro masculino, desde la perspectiva de género, acapara la mayor subida del último mes, en el que afloran 240 demandantes con dos puntos de incremento en relación a septiembre. El repunte del paro femenino se queda en el 1,1%, en su caso con 207 desempleadas más.

El incremento interanual del 15,9% afecta a todos los sectores, con la actividad agrícola y su subida del 24,5% al frente, que en su caso se traduce en 255 parados más del total de 4.322 que acumula la ciudad en los doce últimos meses.

Destaca igualmente el fuerte incremento experimentado en el último año por el paro en los servicios, un 15,5% y 2.869 desempleados más en su particular registro, seguido de cerca por la construcción, que suma 364 parados con un repunte del 14,4%. La industria, por su parte, mantiene un discreto aumento del 6,6% y 94 demandantes más.

Los parados sin empleo anterior tampoco escapan a la criba del último año, en el que suman 750 nuevos y el 20% más en términos relativos, incremento similar al que experimenta el paro masculino, que agrupa a 2.324 demandantes más en el conjunto de los doce últimos meses frente a la subida del 13% y 2.597 demandantes registrada por el paro femenino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios