Jerez

La plantilla de Acasa cumple ya dos meses de acampada en Consistorio

  • Cortes de agua, casas embargadas y algunas empleadas hasta han apagado la nevera "para no hacer gastos" · Dicen estar "fuertes" y agradecen la 'levantá' de La Coronación

Esta semana han cumplido dos meses de acampada ante el Ayuntamiento y la fuerza de la plantilla es mayor que la del primer día. Tras 64 días durmiendo en la calle, las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio esperan que en estos días se produzca la transferencia de la Junta de Andalucía con la que podrán cubrir, al menos, dos nómina de las cuatro que aún se les deben. "Hay problemas por todos lados. Y que a nadie se le olvide, estamos aquí abandonando a nuestras familias y casas. No estamos de fiesta, esto no es agradable para nadie", remarcó ayer Eva María Alpresa, empleada y representante del comité de empresa.

Desde diciembre no perciben ni un sólo euro de sus nóminas, retrasos que están provocando auténticos dramas familiares entre las empleadas. "Hay cortes de luz, agua, casas embargadas... Y eso que las familias ayudan con lo básico, la comida, pero no con los bancos", señaló otra trabajadora, Teresa Padilla, quien añadió que "cuando cobremos no veremos ni un duro, todo se lo llevará el banco por los intereses. Porque hija, aquí te compras un Peugeot y pagas como si fuera un Mercedes; tu hipoteca es de una casa de 50 metros cuadrados, pero con los intereses parece que estás comprando un chalet en Montealto". José Luis Cordero es también empleado de Acasa con cinco servicios al día que ni sabe cómo llega a ellos. "No cobras, pero claro, para ir a tu trabajo hay que pagar la gasolina. Yo tengo cinco servicios en cinco puntos diferentes de Jerez, así que al final me cuesta dinero venir a trabajar", declaró Cordero. El escenario se complica más cuando se trata de trabajadoras que vienen diariamente de Alcalá, Sanlúcar, Lebrija y San Fernando, entre otros puntos de la provincia.

Cada noche se quedan en el 'campamento dignidad' entorno a las catorce empleadas y de ellas, muchas a las 6.30 horas marchan a cubrir sus servicios diarios. Ahora en Semana Santa están haciendo turnos de 24 horas "para que todas podamos estar más tiempo con nuestras familias. Esto es muy duro, muy duro, pero estamos fuertes, nos hemos unido más que nunca y es increíble cómo se sacan fuerzas de donde no las hay para hacer este sacrificio y defender lo que nos pertenece", reconoció Esther Hidalgo, del comité de empresa.

La representante de los trabajadores quiso agradecer el gesto que la hermandad de La Coronación tuvo con las empleadas el pasado Domingo de Ramos. "Ha sido una experiencia inolvidable. Se pararon ante nuestro campamento y el capataz nos dedicó una levantá. Todas nos pusimos a llorar porque sentimos de verdad el apoyo de los jerezanos", recordó Hidalgo, quien añadió que hasta los penitentes se acercaron a las trabajadoras para darles ánimos. "No lo esperábamos y además de una forma tan bonita como lo hicieron. Nos dedicaron unas palabras preciosas que seguro que no olvidamos", apuntó Inmaculada Sánchez, empleada que estuvo aquél día en Consistorio y que hasta "he apagado la nevera para no tener que pagar la luz, total, ¡no hay comida!".

Pero tras el "subidón" de este domingo, llegó el lunes con un nuevo 'golpe' tras la caída de parte del techo del campamento por el temporal. "Ya se ha arreglado pero es muy fuerte que pidiendo sólo una nómina para salir de aquí nadie haga nada", declaró Sánchez. Pero como dijo Padilla, "nuestro dinero lo tienen secuestrado y nosotras ni podemos comprarle a nuestros hijos un algodón de azúcar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios