Mikel Erentxun. Músico y compositor

“Me estoy volviendo cada vez más improvisador”

Mikel Erentxun.

Mikel Erentxun. / Víctor Vélez

–Regresa a Cádiz, a El Puerto, para ofrecer este sábado un concierto en Dsoko Fest, una propuesta cultural que, en los tiempos que corren, es toda una apuesta.

–Sí. Creo que la gente que apuesta por este tipo de festivales y ciclos tienen un mérito increíble en tiempos tan difíciles. Afortunadamente están surgiendo muchas iniciativas así por toda España, que son dignas de alabar y apoyar.

–Viene en formato trío, anticipando lo que será su próximo disco, ‘Amigos de guardia’. ¿Habrá sorpresas?

–Sí, guitarra, bajo y batería. Se editará la primera semana de octubre y es un disco en directo y a dúo con invitados que repasa mis 35 años de carrera, desde los primeros discos de Duncan Dhu. Y seguro que en este concierto se sube Paco Loco al escenario, porque siempre que venimos a su zona nos regala un momento fantástico e imprevisible.

–Van sacando adelantos poco a poco, el último es con Bunbury.

–Vamos sacando un adelanto al mes. Serán 8 en total, pero ya con ganas de que la gente pueda escuchar todo. Esto de dosificarlo ha sido un experimento de la compañía de discos, dadas las circunstancias de que no se pudo editar cuando se quería. Era un proyecto para las Navidades pasadas, y cuando me dijeron que se tenía que atrasar a octubre, me deprimí bastante (ríe) y por eso hemos ido sacando una canción al mes, para que el disco no envejezca siga vivo.

–Y generando además así más ansiedad entre sus seguidores...

–Sí, sí (risas). Todas las canciones son importantes y todas tienen un artista. Está siendo complicado elegir las que van saliendo. Bunbury es un plato fuerte, quizás el más internacional de ‘Amigos de guardia’. Estoy encantado con todos ellos. Ha sido un trabajo coral precioso.

–La canción con Bunbury es además muy especial para usted, un homenaje a Rafael Berrio.

–Sí, es el segundo porque la canción con la que abrimos, ‘Intacto’, con Quique González, la escribió Berrio. Bunbury también es muy fan de Berrio, que nos dejó en la primera fase del confinamiento. Es un homenaje que le brindamos como grandes fans suyos.

–El vídeo se ha grabado en las Bodegas Osborne, con lo que aprecia usted un buen vino...

–Sí, el tinto, sobre todo, pero los blancos también, y los que preparáis en vuestra tierra. Y sí, son unas bodegas que no están en uso, preciosas. La verdad es que llego a Cádiz en un momento muy gaditano. Y es que mis últimos discos los grabé con Paco Loco en El Puerto, el vídeo está grabado en El Puerto, Bunbury tiene casa allí... En fin, todo nos lleva a El Puerto, aunque no haya tocado tantas veces allí. El de este sábado será un concierto más grande y me apetece mucho. A mi familia y a mí nos encanta Cádiz.

–’Amigos de guardia’, ¿es fruto de esa búsqueda constante suya en la música?

–Es un regalo, es un disco que cierra una época: 35 años de carrera. Se abre una nueva etapa y el año pasado, cuando lo hicimos, pensé que era una efemérides bonita. Es un regalo poder contar con todos estos amigos y amigas haciendo mis grandes éxitos. Ahora siento que libero lastre y puedo empezar a pensar en un nuevo trabajo, libre de carga. Va a perdurar en el tiempo porque es el disco más completo que he hecho nunca, con canciones de todas las épocas. Con el productor, Ricky Falkner, hemos conseguido que suenen muy actuales, porque a algunas de ellas les separan hasta 30 años y parecen escritas en el momento. Ricky ha hecho un trabajo impecable.

–¿Se ha dejado arrastrar por la nostalgia?

–No. No es un disco nostálgico, es actual a nivel de producción y sonido. Y después de 28 discos, no está mal hacer un resumen. No me gusta mirar atrás.

–Dice usted que se siente más creativo que antes.

–Sí, sí. Durante este año raro he escrito menos canciones que nunca a pesar de tener tanto tiempo libre. Ahora es cuando estoy despegando, escribiendo canciones nuevas. Estaremos de gira hasta 2022, pero para entonces espero estar grabando un disco de canciones nuevas.

"‘Amigos de guardia’ es un regalo, un disco que cierra una época de mi carrera y abre otra”

–Las normas Covid obligan a una reducción del aforo. ¿Le gustan los conciertos así más íntimos?

–El formato acústico lo he defiendo desde hace muchos años. No es agradable que la gente esté con mascarilla, claro, pero que estén sentados me gusta. Aunque en otoño ya giraremos con una banda completa de seis personas, y espero que para entonces el público pueda estar de pie, el concepto será otro.

–¿Y en qué formato prefiere tocar, trío, solitario, banda?

–Disfruto como sea encima de un escenario. Pero la mayoría de los conciertos de este año los voy haciendo yo solo, con un piano, mis guitarras... Son muy viscerales, ninguno es igual y me lo paso fenomenal. Solo hago lo que quiero, con banda me siento un poco más atado... Cada vez me estoy volviendo más improvisador, por llamarlo de alguna manera.

–¿Habrá futuras composiciones conjuntas de Duncan Dhu?

–No lo sé. Diego Vasallo colabora también en este disco. Nuestra relación es muy buena y todas las semanas hacemos una comida de parejas. Ahora mismo estoy muy metido en mi disco y en el próximo. A corto plazo es imposible, pero las puertas no se cierran. De hecho, con las dos personas que más me gusta una sobremesa para hablar de música, cine y literatura es con Enrique Bunbury y con Diego Vasallo. Nos encanta debatir.

–¿Debate con sus hijos de música?

–No, no (risas). Son muy pequeños aún, pero tenemos algunos puntos en común. Nos gusta escuchar Ginebras en el coche, que nos gusta a todos.

–Me pide una fan suya que le pregunte de quién son ‘Esos ojos negros’.

–Bueno, es de las primeras canciones que escribió Diego, en el año 86. Quiero pensar que era su novia de entonces, pero no me aventuro. De hecho, en ‘Amigos de guardia’ hay una versión muy bonita junto a Amaia.

–A propósito, sus ’Amigos de guardia’ le dedican frases muy bonitas en Instagram.

–Es lo más bonito de todo, más incluso que las canciones. Se me han saltado las lágrimas.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios