La carrera hacia la casa blanca Estadounidenses repartidos por el mundo

Rota apuesta por Barack Obama

  • Los norteamericanos de la Base tienen pocas dudas de que el demócrata ganará las presidenciales el martes: "Creen que la guerra les ha llevado a la crisis y ellos no quieren ni que se mencione la palabra Iraq"

Los marines más jóvenes de la Base de Rota, casi unos chiquillos, matan el tiempo en el Chucky, un bar con media docena de mesas de billar en el que suena una canción de American Idiot, el disco contra Bush de Green Day. La amalgama étnica del país que el martes decide si su presidente será por primera vez un negro o un veterano de Vietnam está ante nosotros. En una mesa juegan blancos, en otra chicanos, en otra negros y, en la del fondo, menudos suramericanos. Nos dirigimos a ellos. El cabecilla del grupo autoriza a sacar fotos y charlamos con el más parlanchín de todos ellos, Javier, un ecuatoriano de 19 años que se trasladó a Nueva York a los doce. Justifica la separación por razas en las mesas. 'Nos juntamos poco con los morenos...', dice refiriéndose a los negros que embocan bolas al lado. Javier se felicita de estar en el Ejército americano a diferencia de otros compatriotas que están en el Ejército español: 'Yo soy un grumete, como quien dice, y saco 1.800 dólares al mes. El ejército español paga peor'. El cabecilla observa desde la otra punta de la mesa a Javier mientras éste asegura decididamente que 'todos nosotros votaremos a Obama, hay que cambiar Estados Unidos y eso lo puede hacer Obama, no un hombre de 72 años'. 'Pero algún seguidor tendrá McCain entre tus conocidos'. 'No conozco a nadie que vaya a votar a McCain', aunque él mismo nos insiste en que prácticamente sólo habla con su gente. La camarera del Chucky, una simpática colombiana, informa que se ha hablado mucho de las elecciones: 'A los blancos les da un poco de vergüenza decir que votarán por Obama, pero votarán por él por un motivo sencillo. Con McCain creen que seguirá la guerra y ellos no quieren guerra, no quieren ni que se les mencione la palabra Iraq'.

'Hay muchos americanos que piensan que matarán a Obama. Tenemos la mala costumbre de matar a nuestros presidentes cuando pronuncian la palabra cambio en alto, de Lincoln a Kennedy'. Quien habla no es un americano sin pedigrí. Christian es de New Hampshire, uno de los estados de Nueva Inglaterra, 'los que echaron a los ingleses de esas tierras'. Christian, de 46 años, se enroló en la marina a los 22 años para conocer mundo y se desenroló a los 25, una semana antes de la caída del muro. Ahora regenta en Rota el bar Los Arcos junto a su mujer roteña. La decoración de calaveras, calabazas y brujas en el establecimiento anuncia Halloween. No tiene demasiadas dudas en su pronóstico. Ganará Obama, aunque 'si preguntan a mis compatriotas muchos no sabrán decirles por qué. En mi país la política se consume como se consumen hamburguesas'. Pero el principal argumento es Iraq. 'Nadie, excepto los fanáticos o los Jesus Freaks (ultras religiosos) se atreve a sostener en público que esa guerra valía para algo. Pasamos del inmenso presupuesto en la guerra fría a gastar lo mismo en nuestra nueva guerrita'.

Louis dejó el ejército en el 91 y se instaló en Rota, también para montar un bar, el Boar's, el decano de los bares americanos de la localidad. De fondo, en la televisión, hay fútbol americano y en las paredes hay fotos de cazas. En uno de ellos se puede leer en inglés: 'De Nueva York a otro infierno peor'. Louis, que se confiesa admirador de McCain, no votará a McCain. Otra vez más la palabra cambio y la palabra guerra. '¿Pero no es la economía?'. 'La guerra nos ha llevado a esta situación económica. Eso es lo que la gente piensa. McCain puede ser un buen tipo, pero la herencia de Bush es demasiado pesada. Conozco a muchos republicanos que no votarán a McCain'. Estamos solos en el bar. Fin de mes. 'Hay poco dinero. Te aseguro que muchos bares de Nueva York estarán igual'. Es la guerra, es la economía. Louis, blanco neoyorquino, quiere pensar que la única solución, de haberla, la tiene un 'moreno'.

1.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios