EEUU

Trump solicita información sobre vigilancia fronteriza para la construcción del muro

Donald Trump. Donald Trump.

Donald Trump. / EFE

El equipo de transición del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha solicitado información sobre la vigilancia fronteriza y ha pedido al Departamento de Seguridad Nacional que evalúe todos los recursos disponibles para llevar a cabo la construcción de un muro en la frontera con México.

La petición, que incluye un amplio número de documentos y análisis, también contiene varias cuestiones acerca de la capacidad del Departamento para aumentar el número de detenciones de inmigrantes y sobre un programa de vigilancia aérea, el cual fue recortado por la Administración del presidente estadounidense, Barack Obama.

El equipo de transición de Trump se reunió el 5 de diciembre con varios altos cargos de la agencia para solicitar dicha información, según un memorando interno del Departamento de Seguridad Nacional, que muestra parte de la estrategia de Trump para revertir las políticas de inmigración aplicadas por Obama.

El personal de Aduanas y Protección Fronteriza ha identificado más de 643 kilómetros de frontera con México y un tramo similar con Canadá donde podrían levantarse nuevas cercas. Durante la campaña presidencial, el magnate inmobiliario prometió que construiría un muro y ampliaría el número de vallas en algunas partes de la frontera entre México y Estados Unidos.

El equipo de transición solicitó información, además, sobre la Operación Falange, un programa de vigilancia aérea que autoriza a 1.200 pilotos de la Guardia Nacional a vigilar la frontera sur estadounidense en relación con el tráfico de drogas y la inmigración ilegal.

El programa, bajo el cual llegaron a desplegarse unos 6.000 pilotos durante la Administración del expresidente George W. Bush, fue reducido por Obama, una medida que ha sido criticada en reiteradas ocasiones por sectores conservadores, que argumentan que la vigilancia es vital para la seguridad en la frontera.

Propone al antiguo asesor de Reagan

Trump ha propuesto a Robert Lighthizer, antiguo asesor de Ronald Reagan, como Representante de Comercio de la nueva Administración, con la encomienda de "poner al trabajador estadounidense primero".

Trump, partidario de revisar las relaciones comerciales e incluso derogar acuerdos, entregará el timón a un hombre que ya ejerció como 'número dos' del Representante de Comercio bajo el mandato de Ronald Reagan, en la década de los ochenta, informa el portal 'Politico'.

"Tiene una amplia experiencia negociando acuerdos que protegen algunos de los sectores más importantes de nuestra economía y ha combatido en el sector privado para impedir que haya malos acuerdos que perjudiquen a los estadounidenses", ha destacado Trump, en un comunicado difundido este martes por su equipo de transición.

Lighthizer también es partidario de una línea dura en materia comercial y comparte con el magnate neoyorquino la visión de que es necesario cerrar "mejores políticas" para beneficiar a los ciudadanos. "Es un gran honor", ha subrayado.

Critica a los congresistas republicanos

Trump ha criticado la decisión de los congresistas del Partido Republicano de reducir los poderes de la Oficina de Ética, un órgano teóricamente independiente que tiene entre sus cometidos vigilar el comportamiento de los legisladores.

El lunes, durante una sesión a puerta cerrada, los congresistas republicanos dieron 'luz verde' a unos cambios que, en la práctica, implica dejar la Oficina de Ética en manos de las personas a las que teóricamente debe vigilar.

La comisión instaurada en 2008 pasará a llamarse Oficina de Revisión de Quejas y, entre los cambios introducidos, no podrá recibir denuncias anónimas ni realizar declaraciones públicas sobre las investigaciones en curso contra congresistas.

Trump ha criticado en Twitter que la revisión de este órgano haya sido "la actuación y prioridad número uno" de un Congreso que tiene trabajo por hacer. "Centraos en la reforma fiscal, la atención sanitaria y en muchas otras cosas con bastante más importancia", ha exhortado el magnate, que tomará posesión del cargo el 20 de enero.

Trump comparecerá ante los medios el 11 de enero, casi un mes después de la fecha que fijó inicialmente para aclarar los potenciales conflictos de interés por su vasto imperio empresarial.

El magnate anunció que el 15 de diciembre realizaría una rueda de prensa para aclarar, entre otras cuestiones, el futuro de sus negocios. Una de sus asesoras, Kellyanne Conway, ha asegurado a CNN que el presidente electo hablará la próxima semana.

"Ha sido reprogramada para el 11 de enero y si los abogados y los asesores legales creen que estamos listos, nos ceñiremos a esta fecha. Depende de ellos", ha afirmado Conway, que tampoco ha querido dar ese día como definitivo.

Desde su victoria en las elecciones del 8 de noviembre, Trump se ha caracterizado por una comunicación basada principalmente en 'tuits'. El magnate no ha realizado todavía el habitual encuentro con la prensa y ha limitado sus escasas declaraciones públicas a entrevistas a medios concretos.

La última vez que Trump organizó una rueda de prensa fue el 27 de julio. La fecha elegida para su regreso le daría oportunidad de responder al discurso de despedida que ha organizado el mandatario saliente, Barack Obama, previsto para el 10 de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios