Provincia de Cádiz

La Policía alerta del aumento de la violencia de los narcos

  • Evitan los enfrentamietos pero cuando huyen "no se cortan"

Un agente de la Udyco resultó herido el pasado 29 de abril en una operación antidroga desarrollada en la playa de El Rinconcillo de Algeciras. El reloj marcaba las 06:30 horas de la mañana cuando los efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional irrumpieron en pleno desembarco. Arrancó entonces la persecución. Y, durante la misma, un narco se enfrentó a la víctima y la golpeó reiteradas veces en la cabeza y cuerpo, provocándole importantes heridas en el rostro. Incluso, según confirmaron fuentes de la investigación, llegó a arrebatarle el arma y trató de utilizarla.

Una situación reveladora del peligro que entraña el trabajo de los agentes. Y, sobre todo, del incremento de la violencia empleada por las bandas de narcotráfico asentadas en la ciudad y , generalmente, con importantes lazos con el norte de Marruecos. Así lo confirman fuentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional. "Es cierto que intentan evitar cualquier tipo de enfrentamiento directo con nosotros. Pero, a la hora de huir, no se cortan un pelo", explican desde el Instituto Armado.

De hecho, esas persecuciones representan precisamente un punto álgido de peligrosidad. "Cuando escapan no miran por nada ni por nadie", explican fuentes de la Policía Nacional. Es decir, pasan por encima de cualquiera. Una situación que, según recalcan desde las fuerzas de seguridad, ha evolucionado a peor en los últimos años. De ahí que hablen de ese incremento de la violencia; acentuada por el enfrentamiento entre las propias bandas de narcotráfico y, además, por el "cambio de las circunstancias".

Entre otras cosas, tal y como recalcan desde los Cuerpos de Seguridad, los vehículos empleados por las redes delictivas son más potentes -el modelo Land Cruiser de Toyota es muy utilizado por estas organizaciones-. Y, evidentemente, eso implica un riesgo cuando se dan a la fuga y huyen de los agentes. "Cualquier día tenemos un disgusto", apostillan fuentes policiales.

Además, la presencia de armas de fuego también comienza a resultar más habitual. En este caso, según explican las fuerzas de seguridad, por los propios enfrentamientos existentes entre las bandas -entre las nacionales y, también, con las marroquíes-. Unas pugnas que se multiplicaron en los últimos meses. Entre otros motivos, por impago a los suministradores norteafricanos de la droga. "Y porque se empiezan a robar, cada vez más, la mercancía entre ellos", subrayan desde la Guardia Civil.

Paralelamente, algunas personas esgrimen la crisis económica como justificación para adentrarse en el mundo del narcotráfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios