Provincia de Cádiz

El Supremo rechaza considerar prescrita una agresión del violador de las playas de Rota

  • Los hechos ocurrieron en febrero de 2004 y el caso fue juzgado en la Audiencia el pasado diciembre

El Tribunal Supremo ha rechazado considerar prescrita una agresión sexual en grado de tentativa protagonizada por J.V.R., nacido en 1947, supuesto autor y autor confeso, según los casos, de al menos una docena de ataques sexuales que tuvieron como escenario las playas de Rota entre 2001 y 2009. La defensa del procesado presentó un recurso contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz que el pasado diciembre impuso a J.V. cinco años, once meses y 29 días de internamiento en un centro penitenciario psiquiátrico. El Supremo desestima el recurso y argumenta que el plazo de prescripción para el delito de agresión sexual, dada la pena de prisión para él prevista, de uno a cuatro años, sería de cinco años, período que no transcurrió entre el sobreseimiento provisional acordado el 24 de junio de 2005 y su reapertura en julio de 2009.

J.V. ha pasado por el banquillo varias veces en los últimos meses. Fue detenido en julio de 2009 por una violación. La Policía comprobó entonces, mediante pruebas de ADN, que el detenido estaba relacionado con una serie de agresiones sexuales anteriores ocurridas en las playas de Rota. El pasado diciembre, la Audiencia comenzó a juzgar cada caso.

El que ha llegado al Supremo es el de una estadounidense que fue atacada en febrero de 2004 en la playa de La Costilla. En el juicio, J.V. dijo que no recordaba nada de lo sucedido.

Más adelante, en el juicio por el intento de agresión sexual a otra mujer en la playa de Los Corrales en marzo de 2006, J.V. se declaró culpable y aceptó ser condenado a cuatro años de internamiento en un centro penitenciario psiquiátrico. Después, tras otro juicio, una sentencia consideró probado que fue él quien el 12 de abril de 2003, con el rostro cubierto con un pasamontañas, violó a una mujer en la zona de dunas de la playa de Rota. El tribunal le impuso un máximo de doce años de internamiento en un centro psiquiátrico.

J.V. padece un trastorno obsesivo compulsivo que anula su capacidad para entender y decidir. Esto es, que cuando iba por una playa y veía a una mujer sola tendida en la arena, se iba hacia ella y trataba de forzarla.

Eso fue lo que ocurrió al menos en doce ocasiones en un período de ocho años en las playas de Rota. Desde 2001 hasta junio de 2009, cuando fue detenido tras un ataque.

Pese a que estuvo ocho años agrediendo a mujeres en las playas sin que la Policía lograse dar con él, J.V. había dejado una pista que pasó desapercibida para los investigadores.

En 1997, J.V. agredió a una mujer en una playa de Chipiona con el mismo modus operandi y dos años después fue juzgado y condenado en la Audiencia Provincial por ese intento de violación.

El tribunal le impuso dos años de prisión y cinco años de asistencia a un programa de orientación sexual. Ya explicaba esa resolución que J.V. padecía un trastorno que inundaba su pensamiento de ideas obsesivas de contenido sexual y que era incapaz de contenerse. Tras esa condena, J.V. inició su serie de violaciones en las playas de Rota.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios