Operación Teydea

"La acusación es una barbaridad"

  • La hija de la detenida defiende a su madre y sólo reconoce que “pudo cometer un fallo al hacer uso de un dinero que no era suyo, pero de ahí al asesinato...”

En declaraciones a este periódico, la hija de Estrella Marina, detenida por los diferentes delitos que se le imputan contra varios ancianos extranjeros, ha querido dar su versión, muy diferente de la que, según afirma, “se está difundiendo a raíz de la información ofrecida por la Guardia Civil”. En esta línea, ha asegurado a este medio que su madre “ha estado cuidando a esas personas durante más de 15 años y en su momento le otorgaron un poder para que dispusiera de sus bienes, pero en ningún caso es responsable de ninguna muerte ni del maltrato del que se le acusa”, defiende.

“Mi madre ya ha reconocido que pudo cometer un fallo al hacer uso de un dinero que no era suyo, pero de ahí a las acusaciones que está recibiendo de asesinato o de haber raptado a ancianos es una barbaridad”, argumenta la hija de la acusada, al tiempo que defiende que la muerte de la anciana se produjo por causas naturales y que fue precisamente su madre la que se preocupó de que fuera debidamente atendida en los hospitales necesarios.

En relación con las investigaciones que ahora han concluido, asegura que la familia está muy sorprendida con las informaciones que están trascendiendo, al considerarlas del todo alejadas de la realidad, y afirma que cuentan con testigos que desmienten las acusaciones que se están vertiendo sobre su madre, asegurando incluso que “algunos ancianos ya han declarado que no han sido maltratados ni desnutridos”.

Respecto a la vivienda en la que presuntamente se cometieron los hechos, la hija de la detenida afirma que se trata de un chalé propiedad de su madre que compró con su dinero, “no con el de ninguna anciana como se está diciendo”, concluyendo que “se trata de una historia muy larga y muy compleja en la que mi madre ha podido cometer algunos fallos, pero en ningún caso de la gravedad de lo que se le está acusando. En el juicio, que esperemos sea pronto, se demostrará que no todo es como se esta difundiendo, y pediremos daños y perjuicios por la versión que se ha contado y que en nada coincide con la realidad”, asevera.

El chalé se encuentra en un lugar tranquilo y poco habitado del diseminado de Chiclana, en la zona de El Sotillo entre el complejo de celebraciones que lleva su nombre y el club deportivo El Mosquito. Éste fue el lugar elegido para vivir y poder llevar a cabo presuntamente los actos delictivos que se le imputa a la pareja que, tras las investigaciones de la Guarda Civil, ha sido detenida en Chiclana.Un emplazamiento en el que, a buen seguro, pasaría desapercibido cualquier hecho sospechoso ya que, si bien existen otras viviendas cercanas, no es de las zonas más habitadas del extrarradio chiclanero y se encuentra prácticamente rodeada de campo.

Tal es así que una pareja de vecinos cuyo chalé se encuentra a escasos metros del lugar de los hechos se mostraba del todo sorprendida al ser preguntada por este medio sobre los presuntos sucesos allí acontecidos, asegurando que en ningún momento vieron nada relacionado con los hechos que se han conocido. “Ella es una persona muy agradable y cercana que en todo momento nos ofreció su hospitalidad cuando llegó a la zona, hace menos de dos años”, explicaba esta vecina, incidiendo en que hacía ya tiempo que no sabían de ella y que incluso estaban preocupados por si le pudiera haber ocurrido algo.

“En una ocasión vimos salir una ambulancia del chalé, y pensamos que podría haberle sucedido algo a ella o a su pareja, pero no tuvimos noticias luego”, manifestaba el vecino, asegurando que en ningún momento vieron nada raro en torno a la pareja ni a la vivienda, “y mucho menos relacionado con ancianos”.

Asimismo, estos vecinos ocasionales, al contar con un chalé en la misma calle pero como segunda vivienda, describen a la detenida como una persona muy agradable, sociable y muy cercana, “a la que solíamos ver paseando el perro por la zona”, explicaban. “Cuando se instaló en esta calle le advertimos de los problemas que tenía la zona cuando llovía mucho y se inundaba el entorno, pero ella nos aseguró que no le importaba, que era un lugar perfecto para ella, cuanto más perdido mejor”, recordaban los vecinos sin dar crédito aún a lo sucedido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios