Provincia de Cádiz

Una espera muy larga para regresar a casa

  • Los magrebíes viven horas de espera sin conocer su fecha exacta de embarque Las familias ocupan la mediana de la avenida del Carmen para poder descansar

La llegada masiva de familias magrebíes al puerto de la ciudad, para embarcar posteriormente rumbo a Marruecos, se ha convertido en una tradición que pone en jaque tanto a estas familias como a los algecireños que viven y trabajan en la zona portuaria y también en los alrededores.

Las altas temperaturas registradas en el fin de semana así como las interminables horas de espera que muchas familias se han visto obligadas a esperar, provocaron que estos viajeros tomaran ayer la mediana de la avenida del Carmen para descansar, acomodados como podían en las pequeñas zonas verdes que, a la sombra, separan las dos divisiones del asfalto.

Mujeres amamantando a niños pequeños tumbadas en el acerado, un gran número de niños y adultos acostados en esteras y toallas, a lo largo de la calle, y el lleno absoluto registrado en todos los comercios de la zona, fueron las imágenes que marcaron la estampa ayer en Algeciras.

Las tiendas de alimentación, restaurantes y establecimientos de comida rápida permanecieron colapsados durante todo el fin de semana, abasteciendo, en la medida de lo posible, a unos viajeros que llegaban cansados tras haber pasado hasta 24 horas en un trayecto por carretera que precede, cada año, a la posterior avalancha de usuarios que esperan un billete que les lleve de vuelta a sus lugares de origen.

Los responsables de dichos establecimientos se vieron en la obligación de salir a buscar víveres a otras zonas de la ciudad ya que alimentos básicos como la carne, la leche, el agua y algunos refrescos con azúcar se acabaron mucho antes de lo esperad, dejando sin existencias a los usuarios que permanecían a la espera de poder continuar su viaje.

Por su parte, las familias que permanecían hacinadas en las calles anexas a la avenida Virgen del Carmen reconocieron a este diario que la espera hasta poder cruzar el Estrecho se estaba convirtiendo "en un auténtico suplicio".

Mohammed Alaluf, un padre de familia que viaja cada año hasta Tánger acompañado de su mujer, sus hijos así como de su hermano y la mujer de este, aseguró a Europa Sur que había pasado varios días conduciendo para llegar a la comarca y que llevaba desde el pasado viernes estancado en el puerto, sin saber cuándo podrá regresar a casa.

Asimismo, este magrebí de 48 años explicó que las condiciones de espera en la zona portuaria son "lamentables" puesto que sólo cuentan con la posibilidad de asearse una vez al día en "unas duchas que tienen mucha suciedad y que no están acondicionadas para los pequeños". De otra parte, Alaluf aseveró que sus hijos de 4 y 7 años "no pueden pasar tantas horas al sol, alimentándose a base de comida precocinada y durmiendo en la calle".

Por su parte, los vecinos de la avenida del Carmen así como de los alrededores, también mostraron su indignación ante el colapso que sufre la zona, ya que aseguraron que "en más de una ocasión, algún viajero despistado ha cruzado la carretera sin pararse a mirar y por zonas que no son las indicadas, lo que puede provocar accidentes que afecten tanto a conductores como a peatones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios