educación Los problemas de accesibilidad de un colegio

"Mi hijo tiene movilidad reducida y no puede subir las escaleras"

  • La madre de un niño del colegio Río San Pedro denuncia que el centro no tiene un ascensor para minusválidos · Educación dice que lo solucionará el próximo curso

El próximo curso, Sergio, como cualquier otro niño, comenzará segundo de primaria en el Colegio de Educación Primaria Río San Pedro (Puerto Real). Lo que le diferencia del resto de sus compañeros es que padece mielomeningocele, también conocida como espina bífida, e hidrocefalia congénita, que consiste en la acumulación de líquido en el cerebro y en la médula espinal. Debido a esta enfermedad se le diagnosticó un 75% de movilidad reducida por lo que necesita la ayuda de una monitora de educación especial para atenderle durante las tareas del día. La única dificultad a la que se enfrentará el niño cuando comience el colegio son las escaleras para acceder a la primera planta del edificio donde se imparten las clases de segundo. El centro no cuenta con un ascensor para minusválidos. Además, a principios de septiembre someterán a Sergio a una intervención en el pie, lo que le mantendrá sentado en una silla de ruedas con la pierna escayolada: "Mi hijo no puede subir sólo las escaleras y la monitora dice que ella no lo sube porque podría hacerse daño en la espalda ", argumenta su madre, Nany Díaz.

Ella, apoyada por la directora del colegio, María Dolores Blanco Alegre, lleva varios años solicitando la instalación de un elevador. "Hasta ahora mi hijo no ha tenido ningún problema porque siempre ha estado dando clases en una planta baja", explica Díaz.

Asegura que ambas han intentado, en numerosas ocasiones, mediante correos y cartas por escrito, ponerse en contacto con la Delegación de Educación y con el coordinador de Necesidades Educativas Especiales, Emilio Hurtado, pero "las respuestas siempre eran negativas". El último que recibieron fue del propio Hurtado: "Nos decían que ellos llevaban años solicitándolo pero que creía que, una vez más, este año no va a ponerse y que quizás lo que ponen es una 'oruga' , que es un soporte para subir escaleras".

En un centro de Puerto Real, a seis kilómetros de la barriada, si que disponen de un ascensor habilitado para los alumnos que no tengan movilidad autónoma. Pero Nany Díaz no puede trasladar a su hijo hasta allí debido a que no posee carnet de conducir y económicamente tampoco se lo puede permitir.

"De vez en cuando nos encontramos con alumnos que acuden al centro con una pierna escayolada o movilidad reducida debido a algún accidente escolar y también necesitan ayuda para poder subir las escaleras", explica la directora en una de las solicitudes a Educación. "Muchos se quedan en clase durante la hora del recreo para no bajar y subir".

Fuentes de la Delegación Provincial de Educación de Cádiz consideran que el caso es bastante curioso porque la solicitud se realizó con anterioridad a las necesidades del niño. "Ahora es cuando hace falta", comentaron. Fuentes de Educación dijeron que:"no sabemos si para septiembre se instalará el ascensor pero es seguro que se hará para el próximo curso". Y aclaró que el pasado miércoles llegó el escrito de la solicitud a la Jefatura del Servicio de Ordenación Educativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios