Provincia de Cádiz

Una plaza de abastos más que provisional

A la vuelta de este próximo puente festivo se cumplirá un año del traslado de la Plaza de Abastos de Sanlúcar al recinto provisional del paseo de La Calzada por las obras de remodelación que se están ejecutando en el histórico mercado. El regreso de los detallistas se producirá previsiblemente en el segundo semestre de 2016, pero la mayoría de los detallistas no parecen tener demasiada prisa por volver.

Es verdad que los hay que quieren regresar ya, otros a los que simplemente les da igual, pero son muchos más quienes le han cogido cariño a la carpa. La respuesta está en la mayor afluencia de clientela y, por tanto, en el incremento de las ventas con respecto a las que venían registrando en la Plaza "de toda la vida".

El presidente en funciones de la asociación que agrupa a los detallistas, Francisco Márquez, lo tiene claro. "Si te soy sincero, yo no volvería nunca, porque regresaremos a un sitio donde no existe aparcamiento y donde seguirá habiendo 18 ó 19 escalones para subir al mercado; en definitiva, incomodidades para los clientes. Al principio irá gente por el efecto novedad, pero después se irá perdiendo el mercado como ya se estaba perdiendo antes del traslado", asegura. Y añade: "cuando nos venimos a La Calzada, ya habían cerrado en la Plaza el 20% de los comerciantes. Así que es complicado dar el primer paso para volver adonde tú ya sabes que puede pasarte lo mismo".

El parking subterráneo, las plazas de aparcamiento en las calles aledañas, las dos paradas de autobuses urbanos próximas al recinto y su condición de "zona de paso" son claves en el "éxito" del mercado provisional. "En la Plaza de Abastos, el tema del aparcamiento no está resuelto ni se va a solucionar", afirma tajante. A su juicio, "en La Calzada hemos ganado todos los comerciantes y, sobre todo, el pueblo de Sanlúcar, porque está en boca de todos los visitantes, que comprueban que este mercado está en un sitio céntrico y con accesibilidad".

La asociación cifra en un 40% el aumento de las ventas en la céntrica carpa. Es una media de todos los negocios y también de los doce meses del año, pero ha habido altibajos en la actividad económica del mercado. El periodo más sufrido fue el pasado verano. Las altas temperaturas registradas en aquellas fechas obligaron a varios comerciantes a echar mano de ventiladores en sus puestos para aliviarlas y al Ayuntamiento, a mejorar las condiciones del recinto instalando pulverizadores de agua para climatizarlo. "No acabamos todavía de entender cómo una carpa que ha costado 600.000 euros no dispone de aire acondicionado", asevera el presidente del colectivo, que espera reunirse con el Consistorio para que en la próxima temporada estival "no vuelva a pasar lo mismo" con "apaños" como el de este verano.

49 detallistas comparten el recinto de La Calzada. Daniel Cabeza no está "muy ilusionado por volver"; Juan Brioso, que dice estar "un poquito más contento", quiere regresar "con todo aquello en condiciones"; y Antonio Bellido aboga por hacerlo en cuanto sea posible reconociendo que están ocupando "un lugar donde no debemos estar, porque es el paseo del pueblo", y acordándose de los compañeros de la calle Trascuesta "que están pasándolo muy mal". Rocío Benítez teme que la costumbre de los jóvenes que compran en la carpa porque "les coge de paso" no se traslade al mercado, "donde sólo iban las personas mayores de toda la vida". José Luis García tiene clientes fijos y le gusta más la histórica Plaza, porque "en La Calzada hay mucho paseo pero poca compra". Andrés Macías hace un balance de "ni fu ni fa" y cuenta con más entusiasmo que, debido al fuerte calor del recinto, el pasado verano, por primera vez en casi 50 años, vio uno de sus puerros secarse en 24 horas. Un récord para el anecdotario de este mercado más que provisional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios