Crítica de Cine

Batallita menor

Armie Hammer, en una escena de 'Mine'.

Armie Hammer, en una escena de 'Mine'.

Minehhhhh style="text-transform:uppercase">

Drama, EEUU-Ita-Esp, 2016, 111 min. Dirección y guion:F. Guaglione y F. Resinaro. Fotografía: Sergi Vilanova. Música: Luca Balboni. Intérpretes: Armie Hammer, Tom Cullen, Annabelle Wallis.

Auspiciada por los mismos productores de Buried, Mine comparte con la cinta de Rodrigo Cortés la situación única del hombre solitario ante la adversidad y la muerte, si bien donde allí éste estaba misteriosamente encerrado en un ataúd enterrado, aquí lo tenemos anclado a una mina a punto de estallar en pleno desierto.

Ambas cintas comparten así el reto de sacar partido dramático a una situación espacio-temporal muy limitada, terreno propicio para experimentar soluciones de puesta en escena que, sin embargo, acaban aquí desgraciadamente eclipsadas por los caprichos de los guionistas de turno y mucha musiquita de tensión artificial.

Y es que, abandonado el protagonista marine a su suerte tras un prólogo de camaradería francotiradora y aventurera, Mine abandona pronto también el sentido del tiempo y el suspense para adentrarse en los vericuetos psicológicos del espejismo y la introspección, lo que convierte a nuestro varonil soldadito en carne de psicoanálisis elemental sobre su relación de pareja o un traumático pasado de violencia familiar que se le aparecen indistintamente de la misma forma que lo acechan las alimañas o le da conversación y consuelo espiritual un buen bereber que pasaba por allí.

Desaprovechado así todo potencial expresivo del paisaje y la figura inmóvil, Mine se hunde ella solita en la arena de la estridencia, la falta de verosimilitud y los tópicos del trauma (de guerra) repartidos con tan poca eficacia como sentido de la medida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios