Crítica flamenca

Estampas de la navidad clásica

  • Joselito Gálvez preparó un montaje estructuralmente básico y en el que los picos de su línea argumental fueron grandiosos

En ocasiones, cuando la propuesta artística está muy clara, los apéndices o anexos que se quieran colocar suelen funcionar. ¿Por qué? Pues porque en este Jerez no hace falta ser un profesional del cante para tener ese regusto o esa pizquita de gracia. “Eso lo da la tierra”, como dice Ali de la Tota. Todo esto lo ha tenido muy en cuenta José Gálvez, director del proyecto, desde que en agosto la Hermandad del Cristo le expuso la posibilidad de realizar un espectáculo de este corte con tintes benéficos. Pese a todo, a veces no es fácil plasmar las ideas sobre un teatro como Villamarta, de ahí que la Navidad en Jerez, que durante viernes y sábado ha pasado por el coliseo de la calle Medina, haya tenido tan buena acogida. 

Con este tipo de eventos, como ya hemos comprobado años atrás, el público no busca excentricidades, ni busca cosas fuera de lo común, sólo quiere disfrutar, e incluso participar, de la clásica zambomba, de esos villancicos de toda la vida que tanto gustan y que en su día recuperaron gente a los que se les debe tanto, como Manuel Parrilla, Juan de la Plata, Torrito, El Mono y una larga lista de artistas, pero que por ‘H’ o por ‘B’ casi nuncan han recibido ese honor.

Partiendo de esta base, Joselito Gálvez preparó un montaje estructuralmente básico y en el que los picos de su línea argumental fueron grandiosos. Enmarcado en la Plaza de El Cristo de la Expiración, la tradicional zambomba de la hermandad discurrió con una primera parte de villancicos, muchos de ellos tradicionales, como Entré por la sacristía, el Melo, Melo, y Estaba Santa María, y otros con un toque al uso que centran su protagonismo en la propia hermandad del Cristo.

Sin querer salirse de una misma línea y con voces temperamentales y muy flamencas, hasta las guitarras, Gálvez, Ismael Heredia y Miguel Prado, establecieron como canon el magisterio de Manuel Parrilla, con los rasgueos redondos y entrecortados y con escalas para rematar. El otro aporte de la casa fue el villancico Entré en el Jardín de Venus, mucho más acelerado de ritmo que lo habitual y con tres voces femeninas llevando el timón, las de Lola Rodríguez, Carmen Peña y Carmen Galán.

El primer punto de inflexión de la noche fue cuanto menos vibrante. Trajeado, metido en su papel y con semblante serio apareció Antonio Peña ‘El Tolo’ para hacer un villancico compuesto por el propio José Gálvez y dedicado al Cristo. Su quejío fue un lamento, su manera de decir el cante, una maravilla. Sentimiento puro, que diría aquel. El joven cantaor levantó de golpe a Villamarta y más de uno le hizo llorar.

Casi sin tiempo para asimilar la ovación, y con el Ya se van los quintos, mare, de por medio, la Peña Tío José de Paula irrumpió en la escena. Manuel Peña y El Maleno se apoderaron de las zambombas entonando al unísono Calle de San Francisco. Seguidamente, Juani Peña versionó el Cantaba José, un villancico que en la función del viernes había realizado Joaquín El Zambo. Con ese arte y esa voz tan melosa, fue acaramelando el cante, igual que lo hizo Vitoria Prado al interpretar Ventana sobre ventana donde puso de manifiesto su gracia y desparpajo encima del escenario.

La primera parte del espectáculo concluyó con otra novedad respecto al día anterior. José Gálvez disculpó a Joaquín El Zambo y a Ángel Vargas, ausentes por motivos laborales, e invitó al público a participar. Hasta redobles de palmas sobrevolaron Villamarta, donde los más osados cantaron y participaron del mismo. La rúbrica final se la marcó Joselito con una versión peculiar del mismo villancico en el que se acordó de Terremoto, de Parrilla, de El Mono y de Diego Rubichi. “Olé Santiago y San Miguel”, se oyó desde el patio de butacas.

A continuación, el recurso del humor entró en escena, siempre con la crisis como trasfondo. La gracia de Juanillorro, representando a Papa Noel, y de El Berza, haciendo las veces de Duende, llevaron las carcajadas al espectador, que disfrutó con sendas pataítas.

Si la cómica escena sirvió para romper la monotonía, el paso siguiente dio un empujoncito más al éxito de la noche. Y fue gracias al garbo y la elegancia de Fernando Soto. Con el famoso Échale guindas al pavo y al más puro estilo Torrito, el joven artista no sólo dictó el cante sino que lo escenificó como pocos. Sus tablas sobre el escenario y sobre todo su personalidad conquistaron a Villamarta, que le despidió en pie.

La última parte de esta Navidad en Jerez transcurrió como viene siendo habitual, por bulerías. Cada cual aportó su granito de arena. Israel López con su animoso compás, Rafael Santiago con su voz profunda, Luis Santiago, padre e hijo, con su nobleza cantaora, la improvisación en la pataíta del Zorri, El Tolo con letras acordándose de su abuela María  y los bailaores Mercedes Pantoja y Fernando Jiménez con la raza y el baile más genuinamente jerezano. Quizás faltó algo más de cante femenino, desaparecido en este tramo.

No obstante, la anécdota de la noche la protagonizó Tía Yoya, quien en medio de su baile se le cayó la falda. Ante el estupor del público y lejos de amilanarse, agarró la bajera y enseñó la faja llevando el jolgorio al teatro, impávidos ante su capacidad para mantener la compostura. ¡Qué ángel!

La voz de Manuel Carpio ‘Juanillorro’ (con seriedad en el cante y atrevido en las letras, todas con sello navideño propio) y el baile de El Berza (en la loza) antecedieron al último aletazo de la velada, un villancico que ejecutó José Gálvez, solo en el escenario y acompañándose él mismo. “Y es que había nacido el verbo divino....”.

Navidad en Jerez

Dirección: José Gálvez. Artistas invitados: Antonio Peña ‘El Tolo’, Manuel Carpio ‘Juanillorro’, Fernando Soto, Mercedes Pantoja, Fernando Jiménez y El Berza. Coro de la Hermandad del Cristo: Carmen Zambrano, Paco Zambrano, Carmen Martínez, Verónica Junquera, Carmen Galán, Milagrosa Jaén, José María Núñez, Dori Martínez, Javier García, Yolanda Morales, Luisa Santiago, Pepe Reina, Manuel Sánchez, Rosi Santiago, Manuel Marín, Mararena Pineda, Rocío Marín, José Romero, José González, Lorenzo Rollo, Miguel Collantes, Lola Rodríguez, Israel López, Carmen Peña, Rafael Santiago, Carlos Zambrano, Paco Gálvez y Luis Santiago padre. Guitarras: José Gálvez, Ismael Heredia y Miguel Prado. Cuadro Flamenco Tío José de Paula: Teresa Montoya, Dolores Loreto, Salvadora de Rebeco, Juani Peña, Manuel Peña, Antonia Reyes, Rosario ‘La Majuma’, Carmeluchi Pantoja, Victoria Prado, Manuela Reyes, María Vargas, Curra Soto y José Soto. Día: 4 de diciembre. Aforo: Lleno. Lugar: Teatro Villamarta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios