Artistas de Jerez

MAGDALENA BACHILLER. La estructura de los espacios

  • Diario de Jerez pone en marcha una sección dedicada a los artistas jerezanos que tanto entusiasmo creativo están consiguiendo en el arte, sobre todo en la pintura, que se hace en la ciudad

La pintora jerezana Magdalena Bachiller. La pintora jerezana Magdalena Bachiller.

La pintora jerezana Magdalena Bachiller.

Análisis Naturalista III. Análisis Naturalista III.

Análisis Naturalista III.

A Magdalena Bachiller la conoce toda la profesión artística. Es conocida y, además, es respetada; lo que no es habitual en un universo cainita como el de la cultura, en general y en el del arte, en particular. Es pintora que está en la mente del pueblo, aunque, no todos sepan caracterizar su obra. Hace muchos años, tantos como los que llevo escribiendo de esto, descubrí a una joven Malali que pintaba de manera distinta a lo que, entonces, se llevaba. La joven artista acababa de terminar Bellas Artes en Sevilla y volvía a Jerez con unas maneras y unas formas que trascendían más allá de aquella pintura tan igual que, entonces, casi todos hacían por aquí. Además, el tiempo en una Facultad tan escorada hacia lo clásico como era la sevillana de aquellos años, no le había impedido afrontar una pintura con una mirada mucho más abierta de lo que, allí, se enseñaba.

Sus primeras comparecencias nos ofrecían paisajes muy bien construidos técnicamente, con un lenguaje con clara modulación expresionista y estructurado en unas bandas donde se disponía una representación acertadamente distribuida. El tiempo que pasó en unos determinantes parajes italianos - estuvo becada en la Fundación Ratti de Como -, le permitió familiarizarse con una determinante arquitectura y con un sentido de la espacialidad que, desde entonces, iba a ser muy importante para su preclara concepción artística.

Siguió una apasionante evolución, siempre con los espacios escénicos muy bien marcados; unas superficies representativas que, al principio, pobló de elementos de variada naturaleza - como aquellos elegantes perros que llenaban sutiles estancias - y que, poco a poco, iba despojando de ilustración para sólo quedarse en una arquitectura en la que lo geométrico conquistaba un terreno esencial para alcanzar un estamento creativo donde el sentido de la racionalidad se posicionaba en una obra con muy buenas proposiciones tanto formales como conceptuales.

'De alguna manera las piezas encajan'. 'De alguna manera las piezas encajan'.

'De alguna manera las piezas encajan'.

Magdalena Bachiller es una pintora seria; una artista en quien confiar; de esas que aportan sensatez y rigurosidad a la profesión, Desde un primer momento ha sido referente para muchos de los que en esto empezaban. Su trayectoria ha estado jalonada por una pintura consciente, sin exuberancias ni efectismos; ha sido una autora de artistas y para artistas. En su obra la claridad es norma habitual. Está en posesión de un dibujo poderoso capaz de situar cualquier situación en un estamento muy bien acondicionado desde esa contundente fortaleza sustentante. Desde ella plantea una realidad espacial que estructura áreas muy bien definidas; superficies geométricas vacías de elementos ilustrativos que, a veces, nos llevan a situaciones que perfilan esquemas abstractos o, al menos, con registros reduccionistas, vacíos de concreciones.

En la obra de Magdalena Bachiller la pintura encuentra racionales perfiles que van situando las estructuras compositivas en sutiles emplazamientos donde la geometría, sin excesivas estrictas manifestaciones, permiten recreaciones espaciales de una profunda intensidad creativa. En ella el dibujo juega un papel determinante, definidor, que marca las rutas de una ilustración en la que la ausencia de elementos de poderoso contenido visual, abre las perspectivas de esas formas perfectamente estructuradas y que manifiestan esos parámetros donde se atisba ese sutil reduccionismo de marcado espíritu abstracto.

Desde el principio de su carrera, Magdalena Bachiller nos ha ofrecido una pintura llena de entusiasmos. En sus sucesivas etapas, el rigor y la seriedad ha impuesto sus sabios argumentos. Nos hemos encontramos con una artista lúcida, que realizaba una pintura, también, lúcida; con las argumentaciones de un desarrollo pictórico donde se mantenía las posiciones pictóricas de la gran pintura de siempre. Una pintura clásica en su planteamiento formal, en sus desarrollos y desenlaces plásticos, en sus postulados artísticos; pero una pintura moderna en concepción, clara, convincente y descubridora de una artista en constante y permanente búsqueda.

Con la obra de Magdalena Bachiller estamos en los medios de una artista en plena madurez pero que, todavía, le queda mucho de aquella inquietud que protagonizaba la joven Malali; aquella que descubrimos iniciando un camino que, entonces se nos antojaba lleno de expectación y que, el tiempo y su contundente pintura, nos ha dado la razón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios