Cultura

Un amor a golpes

Drama, Francia, 2011, 104 min. Dirección: Lou Ye. Guión: Lou Ye, Catherine Paille, Liu Jie Falin. Fotografía: Nelson Yu Likwai. Intérpretes: Tahar Rahim, Corinne Yam, Jalil Lespert, Lika Minamoto, Sifan Shao.

Destacado miembro de la Sexta Generación del cine chino nacida al rebufo de la clandestinidad contra-oficial y la era digital, Lou Ye (Suzhou river, Summer palace) había desafiado ya a la censura en su país con su acercamiento crudo y explícito a las relaciones sentimentales y el sexo como reflejos de la cambiante juventud china de la pasada década.

En la que es su primera película europea, producida con dinero francés y rodada entre París y Pekín, Lou Ye regresa al retrato íntimo de la pareja inmersa en una tortuosa relación de amour fou que, como no podía ser de otra manera, se mueve por el filo de la navaja de la corrección política y el riesgo bien pensante.

Y es que los amantes protagonistas de Love and bruises se enamoran después de que el primero, un currante de origen humilde y amistades peligrosas (el ubicuo Tahar Rahim), viole a la segunda (Corinne Yam), una china que ha venido a estudiar a la Universidad de París, tras un primer y fortuito encuentro en las bulliciosas calles de la ciudad.

Lo que sigue a continuación es un viaje por los rincones más complejos e inexplicables de una relación marcada por la violencia, el sexo, el sometimiento, las diferencias culturales y el enganche, en una mezcla explosiva con idas y venidas (regreso a China incluido) que Ye y su operador Yu Lik-wai, habitual de Jia Zhang-ke, filman con nervio realista, pegados a los cuerpos, buscando su energía incontrolada y abrupta.

Love and bruises juega la carta de la opacidad psicológica y el desconcierto, descansando en las acciones antes que en sus motivos, aunque tal vez lo haga más de la cuenta, por momentos de manera algo redundante y caprichosa. Con todo, no deja de ser un interesante retrato de la pasión por el que asoman algunos fantasmas ancestrales de la masculinidad y la dependencia en tiempos multiculturales y confusos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios