Cultura

La herencia de los genios

  • El legado de numerosos personajes y artistas de la provincia aún espera que los responsables políticos le den el valor cultural y turístico que se les supone

Hijos predilectos, personajes populares, grandes genios que bebieron de la cultura y la forma de vivir de esta tierra, hombres y mujeres de los que los gaditanos dicen sentirse orgullosos, han dejado una huella en el sentir popular, -y en las palabras de las autoridades-, que no siempre se corresponde con el reflejo práctico en sus pueblos. Una herencia rica en forma de efectos personales, obras artísticas y recuerdos de diferente significación que, ya sea por la crisis, ya sea porque el desinterés es más grande de lo que se reconoce, no parece estar redundando en el legítimo provecho cultural, turístico y económico que se les supone. Hacemos un repaso de este legado, que en muchos casos espera que alguno de sus herederos quiera hacerles el honor.

En la capital tienen sus sedes las fundaciones del poeta Carlos Edmundo de Ory y del cantaor Chano Lobato. Las dos instituciones se crearon en el mismo año, en 2011, pero sus trayectorias han sido distintas. Mientras que la del creador del postismo tiene su programación propia con diversos actos literarios y funciona con regularidad, aunque aún tiene proyectos pendientes, la del flamenco gaditano existe sólo en nombre porque prácticamente ninguna de las actividades anunciadas se ha llevado a cabo. El Ayuntamiento de Cádiz también dispone de los legados de otros tres artistas: el del escultor Juan Luis Vassallo, la colección artística de la familia Arámburu y el legado del maestro de la copla Salvador Guerrero. Los dos primeros se muestran en el Centro Cultural Reina Sofía, mientras que la herencia del tercero duerme el sueño de los justos desde que el músico falleció en el año 2010.

Carlos Edmundo de Ory murió en Francia en noviembre de 2010. Consciente de su próximo final, el poeta gaditano aceleró los trámites para la creación de la fundación que lleva su nombre, de manera que su legado fuera trasladado a Cádiz: 8.400 libros y revistas, 1.000 fotografías, 100 dibujos y unos 150 objetos personales. Un año después se constituyó la fundación, presidida por su viuda. Además de las jornadas que cada año recuerdan la fecha de su nacimiento, en torno a la Fundación Ory se celebran con asiduidad presentaciones de libros, cursos y seminarios que mantienen viva a la institución y que tratan de perpetuar el nombre y la obra del escritor. El único debe que hasta el momento se le puede asignar a esta fundación es la exposición pública del legado y su apertura a los investigadores para su consulta.

Peor suerte corre hasta ahora el nombre de Chano Lobato, que murió en Sevilla en el año 2009. Dos años después se constituyó una fundación, con sede en el Centro Municipal de Arte Flamenco de La Merced, que iba a ser la encargada de asumir parte de la programación de dicho centro y que, además, se propuso organizar reuniones, conferencias, seminarios, recitales y premios de investigación sobre la figura del cantaor. Incluso se anunció públicamente un intento de rescatar grabaciones inéditas de Chano Lobato para conformar un archivo sonoro. Aquella declaración de intenciones, con la alcaldesa Teófila Martínez presente, se produjo en abril de 2011. Hasta la fecha, apenas unos homenajes y charlas han recordado a los gaditanos la existencia de esta fundación.

Y del maestro Guerrero, nada de nada. Que se sepa públicamente, el Ayuntamiento no ha movido un solo dedo para gestionar de alguna forma un legado disponible desde la muerte del maestro, en 2010, y que permanece desde entonces en la casa del casco histórico en la que vivió el popular compositor.

El Puerto de Santa María cuenta con un total de cinco fundaciones culturales, de las cuales sólo dos, las dedicadas a Rafael Alberti y a Pedro Muñoz Seca, tienen sus sedes abiertas al público. En el caso de la Fundación Rafael Alberti, institución que fuera un gran referente cultural de la ciudad durante más de una década y por cuyas instalaciones pasó lo más granado de la cultura nacional, la entidad se encuentra a la espera de su liquidación y disolución definitiva, para pasar a convertirse la casa natal del poeta ubicada en la calle Santo Domingo en una casa-museo. Actualmente la sede de la Fundación se utiliza como escenario para diversos actos culturales, pero ya la Fundación no tiene actividad al encontrarse desde hace meses a la espera de que concluya su proceso de disolución.

Los recortes económicos que afectan a los Ayuntamientos han afectado gravemente a la vida de estas entidades culturales, y algunas de ellas, como las dedicadas al pintor y diseñador Manolo Prieto o la del poeta José Luis Tejada, ni siquiera han llegado a tener una sede ni apenas han tenido actividad. Sí la tuvo durante unos años la fundación dedicada a Luis Goytisolo, que cuenta con sede propia y que llegó a promover importantes simposios sobre literatura, aunque en estos momentos su proyecto de apertura a las visitas se encuentra estancado, al no terminarse de abrir las instalaciones rehabilitadas en el palacio de Purullena por falta de recursos.

En el caso de la Fundación Muñoz Seca, tras haber contado con una sede a pie de calle durante años en la casa en la que vivió el escritor, en la calle Nevería, desde hace algún tiempo se ubica en la segunda planta del edificio municipal de San Luis, al que no acceden la mayor parte de los turistas que llegan a la ciudad, y se puede decir que mantiene también una actividad mínima.

En esta zona, Algeciras tiene por delante la apasionante tarea de resaltar y aprovechar la figura de Paco de Lucía, guitarrista y maestro universal. Mientras que en La Línea se está trabajando a conciencia por parte del actual equipo de gobierno para acondicionar y abrir en próximos meses el Museo José Cruz Herrera, que recogerá la obra del emblemático pintor linense. Otro ejemplo está en San Roque donde, de forma ágil, tras el fallecimiento del actor Juan Luis Galiardo, se gestionó, junto a su familia, la creación de un museo-legado que puede visitarse en el teatro que también porta su nombre.

El museo dedicado a Rocío Jurado es un proyecto pendiente de ejecución en Chipiona desde hace años. De acuerdo con la idea original del Ayuntamiento, las instalaciones formarían parte de un centro sociocultural -auditorio incluido- que llevaría el nombre de la artista en la Avenida de Regla, concretamente en los terrenos de los antiguos cines de la localidad. Este ambicioso proyecto quedó aparcado a la espera de tiempos mejores y el Consistorio optó, hace ya años también, por abrir un museo provisional en el Palacio de Ferias y Exposiciones 'Naves Niño de Oro'. Con todo, a pesar del tiempo transcurrido, la apertura todavía no tiene fecha.

Más allá de este proyecto, Rocío Jurado ocupa un lugar destacado en la promoción turística de Chipiona. El Ayuntamiento recomienda a los visitantes una ruta que incluye los lugares de interés relacionados con la artista. Además, el Día Internacional de Rocío Jurado, que se celebra cada mes de mayo, y la semana cultural que anualmente, justo antes de las Fiestas Patronales de la Virgen de Regla, recuerdan la figura de la cantante universal de Chipiona en son dos citas que reúnen a numerosos visitantes de la mano de la asociación 'RJ La Más Grande' y el propio Consistorio.

El presidente de la Fundación Fernando Quiñones, Mauro Quiñones, está ahora inmerso en las negociaciones relativas al presupuesto del que dispondrá esta entidad, si bien adelanta que no supondrá una cuantía muy elevada. "El poco dinero que se recibe hay que estirarlo", de esta manera resume el responsable de la fundación chiclanera la situación a la que se enfrenta para poder llevar a cabo las distintas actividades previstas para este año. En cuanto a esto último adelantó que prevé desarrollar varias actividades a lo largo de 2014, entre ellas conmemorar el Año Platero, para celebrar el centenario de la primera edición del libro Platero y yo de Juan Ramón Jiménez; un homenaje póstumo a los escritores Félix Grande y Domingo F. Faílde; lecturas en los centros educativos; conferencias sobre el flamenco e incluso otras citas literarias en localidades de la provincia.

Mauro Quiñones, hijo del reconocido escritor chiclanero, reconoce que de momento no sufre los problemas que ya padeció el pasado año en cuanto a las asignaciones presupuestarias y el recorte de personal en la entidad, con sede en la Casa Briones: "La Fundación sólo me tiene a mí, ya que el año pasado se tuvo que prescindir de la auxiliar administrativa, sin contar que con anterioridad también se marchó la técnico cultural". De esta manera, incidió en las dificultades con las que se enfrenta a la hora de organizar cualquier actividad. Es por ello, por lo que, en este sentido, recurrirá a la ayuda de la Asociación de Amigos Fernando Quiñones para sobrellevar la programación prevista para este año.

En resumen, el presidente de la fundación chiclanera admitió que corren tiempos difíciles para la cultura, "la primera a la que se dispara cuando hay crisis", indicó, en referencia a los pocos recursos económicos a los que puede recurrir ante la paralización de la Ley de Mecenazgo por parte de manos privadas o el escaso apoyo por parte de entidades bancarias, entre otras dificultades.

Cabe recordar que el pasado año se celebró un homenaje en recuerdo a Fernando Quiñones por el XV aniversario de su muerte que consistió en una serie de actividades organizadas por el Centro Andaluz de las Letras (CAL) y la fundación del escritor. Esta efemérides obtuvo su respaldo por parte del mundo cultural que apoyó la iniciativa con la celebración de mesas redondas, conferencias, ofrenda floral y otros eventos que tuvieron lugar en Chiclana y Cádiz.

Hace una semana, el Ayuntamiento firmó con la familia de Camarón de la Isla un convenio que le permitirá disponer del legado del artista, una colección formada por sus guitarras, premios y distinciones e, incluso, por la ropa y objetos personales del cantaor que hasta ahora custodiaban su viuda y sus hijos. Todo ello formará parte del futuro museo y centro de estudios dedicado al flamenco contemporáneo que el Ayuntamiento tiene intención de construir en el centro de San Fernando y que se convertirá en el corazón de lo que ha dado en llamar: Espacio Camarón, una ruta por los rincones de la ciudad que de una y otra forma se vinculan al artista. Se incluye aquí la casa natal, ubicada en la calle Carmen, que el Ayuntamiento acaba de adquirir y que planea convertir también en un equipamiento cultural y museístico. Y la fragua de la familia, en la calle Amargura, cuya adquisición también gestiona el Consistorio.

Esta iniciativa comenzó a tomar forma hace año y medio, coincidiendo con los actos conmemorativos del 20 aniversario del fallecimiento de Camarón que se desarrollaron en la ciudad. Se trataba, como en reiteradas ocasiones ha advertido el alcalde, José Loaiza, de cumplir con una de las asignaturas pendientes que tenía San Fernando: articular y dar forma a todo lo que el mito del flamenco supone para La Isla, tanto para la promoción cultural y turística de la ciudad como por una cuestión meramente sentimental, ligada en cierto modo a la propia identidad del municipio.

Lo cierto es que la iniciativa se ha hecho esperar durante más de 20 años. Ha habido varias tentativas anteriores. Incluso, durante el último mandato se hablaba de la puesta en marcha de la Fundación Camarón para la que incluso se buscó una parcela de suelo municipal junto a la Venta de Vargas. Pero ninguna de estas iniciativas consiguió salir a flote. En realidad, el único paso en firme que se ha dado en dos décadas ha sido la reciente firma del convenio suscrito con los herederos de Camarón que permitirá que el Ayuntamiento se convierta en depositario de su legado en usufructo durante al menos 50 años.

El proyecto Espacio Camarón empieza ahora a andar, pero tiene todavía por delante un largo camino: la adecuación de la casa natal, la adquisición de la fragua y, sobre todo, la construcción del futuro museo cuya ubicación aún no se ha decidido y cuyo coste -se dice- rondará los dos millones de euros.

Después de 16 años de funcionamiento, el programa de actividades literarias y culturales de la Fundación Caballero Bonald se ha consolidado como un claro referente de la vida cultural de Jerez, y en todo el ámbito cultural de la provincia y de toda España. Algunos de los congresos y jornadas celebradas en sus instalaciones de la calle Caballeros han reunido a personalidades culturales de todo el mundo. "Estamos satisfechos del reconocimiento recibido, y de haber cumplido los objetivos marcados; pero cada año se nos presentan nuevos proyectos y nos proponemos nuevas metas", dicen desde la Fundación.

Aunque no está a salvo de las estrecheces económicas que azotan a las instituciones culturales de todo el país, la Bonald puede presumir de un balance que responde a lo que se ha fijado como sus prioridades: "Nuestra actuación debe prestar atención a las demandas del público, a cuya evolución estamos atentos. Por ello pretendemos conjugar la calidad de la oferta y la satisfacción del público potencial de nuestras actividades", declaran.

Durante este año 2014, la Fundación que lleva el nombre del escritor jerezano, Premio Cervantes en 2012, seguirá "presentando libros, ofreciendo recitales de poesía, talleres de creación literaria, atendiendo las demandas de diversos colectivos y asociaciones", y también "prestando especial atención a la comunidad educativa, con ciclos dirigidos a escolares de primaria y secundaria, en colaboración estrecha con el profesorado y con nuestra biblioteca y archivo especializados, abiertos a la investigación y al estudio".

La Fundación recuperará el Seminario Permanente, que organiza junto al Centro del Profesorado (CEP) y la UCA y, por supuesto, cerrará el año con el prestigioso congreso anual (este año dedicado a La literatura en tiempos de Alfonso X) y con la entrega del Premio Internacional de Ensayo Caballero Bonald, que es ya uno de los más deseados en el panorama ensayístico.

Consideran desde la institución jerezana que todo ello hay que hacerlo "aprovechando las herramientas que la modernidad nos ofrece. Por eso intentamos hacernos visibles en la prensa audiovisual y escrita, pero también en las redes sociales y en Internet, y en ese camino estamos afianzándonos".

Información elaborada por:

José A. López, T. Almendros, María E. Selva, F. Melero, A. Rivera y F.J. Franco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios