Cultura

Y sigue siendo aquel

  • Raphael regresa a Jerez, tras más de tres años de ausencia, para presentar sus 'Infinitos bailes' en cuatro funciones con las entradas agotadas desde hace meses

Raphael durante su actuación en el Teatro Villamarta, donde actuará también hoy sábado y mañana domingo. Raphael durante su actuación en el Teatro Villamarta, donde actuará también hoy sábado y mañana domingo.

Raphael durante su actuación en el Teatro Villamarta, donde actuará también hoy sábado y mañana domingo. / josé contreras

"Creí que después de Sinphónico no escucharía nada mejor, pero este hombre es increíble, se ha reinventado el tío. Es impresionantísimo. Tengo un nudo aquí de la emoción". Con estas palabras definía una fan el concierto de Raphael la noche del jueves en el Teatro Villamarta. Fueron más de dos horas y media de Infinitos Bailes con el artista de Linares que presentó en Jerez su último trabajo.

Desde octubre de 2013 no pisaba las tablas del coliseo jerezano y el jueves lo hizo a lo grande, tras haber vendido en diciembre las entradas para todas sus funciones en pocos días. De hecho, aunque estaban previstos inicialmente tres conciertos, las entradas se agotaron tan rápidamente que el cantante amplió un día más su presencia en la ciudad, donde permanecerá hasta este domingo.

"Se ha reinventado", decían los asistentes al salir del concierto del Teatro VillamartaEl artista interpretó sus nuevas canciones y recuperó algunos de sus grandes éxitos

A pesar de llevar más de medio siglo sobre los escenarios, Raphael continúa emocionando a sus fieles seguidores que el jueves lo recibieron de pie y con una fuerte ovación. Casi cuarenta canciones fueron sonando a lo largo de una noche que se quedó corta para un público entregado desde el minuto uno. Aunque a veces duela, Loco por cantar, Cada septiembre y La Carta -temas todos de su nuevo disco- fueron estrenados en Jerez e intercalados con las ya míticas letras de Estuve enamorado, Mi gran noche o Provocación.

"Qué grande eres", le gritaban entre tema y tema a un artista que ayer viernes cumplió los 74 años dejando claro que aún tiene mucho que ofrecer. Vestido de riguroso negro, con sus descarados movimientos de caderas y con una voz impecable, Raphael se metió al público en el bolsillo demostrando que, por muchos años que pasen, él sigue siendo aquel, aquel que triunfa con las canciones de antes y también con las de ahora. Por ello, se ha atrevido en este nuevo trabajo a ponerle voz a las letras que para él han escrito autores actuales de éxito como Rozalen, Bunbury, Dani Martín, Vega, Manuel Carrasco y Vanesa Martín, entre otros.

Así no es de extrañar que en las butacas del Teatro Villamarta se dieran cita unos asistentes, muchos de ellos extranjeros, tan variados como el propio repertorio del artista. Señoras de 80 años que aplaudían muy animadas junto a jóvenes que rondaban los 40 y que, en ocasiones, dejaban escapar lágrimas de emoción al escuchar a Raphael en directo. Y no era para menos, porque la noche dejó muchos momentos mágicos como, por ejemplo, cuando el cantante interpretó Cuando llora mi guitarra acompañado, una vez más, del genial Juan Guevara. "¡Qué buena guitarra!" y "¡qué buen muchacho!" fueron algunos de los piropos lanzados por el público durante esta actuación.

Tras una hora de función, Raphael tomó asiento para interpretar Por ser tú, aunque pronto continuó de pie para cantar Estar enamorado es, teniendo al público del Villamarta como improvisado coro en plena sintonía con el artista. "¡Qué arte tienes!", le gritaban desde el patio de butacas. Con la emoción ya desbordada en el teatro, Raphael aprovechó para recuperar algunas 'joyas' más de su prolífica trayectoria: En carne viva, Escándalo y Qué sabe nadie fueron sonando y anunciando que la noche llegaba al final. "A multa diaria voy", decía entre risas Raphael, reconociendo que sus actuaciones siempre incumplían (por largas) los horarios de los teatros donde actuaba y mostrando su satisfacción por haber vuelto a Jerez tras más de tres años de ausencia. Y es que esta ciudad siempre ha estado muy ligada al cantante porque es precisamente un jerezano, Manuel Alejandro, el que ha compuesto muchos de sus grandes éxitos. A él rindió homenaje en su despedida al interpretar Como yo te amo como cierre de una magnífica noche.

Con el público de pie y tras muchos minutos de aplausos, Raphael abandonó el escenario dejando claro que el título de su gira no es sólo una declaración de intenciones sino una demostración de que, por muchos discos que grabe, él sigue Loco por cantar.

Será por eso que año tras año continúa enlazando éxitos, colgando el cartel de 'no hay entradas' en medio mundo y siendo el único cantante hispano que ha recibido el simbólico disco de uranio (por las ventas de más de 50 millones de discos). Raphael, que en cada entrevista repite que no le gustan que lo denominen mito, leyenda ni icono porque sigue trabajando como el primer día, lo que sí dejó patente en Jerez es que sigue siendo un artista en plena forma, que no defrauda y al que merece (mucho) la pena ver en directo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios