Casi de la mitad de mi vida he vivido bajo la gloriosa satisfacción de ser una "raza" que "descubrió" América y les llevó la "evangelización". En el año 75 o el 78 del pasado siglo recorrí varios países de América del Sur. Estuve en Lima, Perú, y unos amigos me invitaron a un teatro en el ministerio de Trabajo. La obra se llamaba "El sol bajo los pies de los caballos". Isabel la Católica, El Papa, fueron paseados en tronos por el escenario, impulsando las tropelías de los militares católicos españoles. Sin embargo el 12 de octubre amaneció con banderas peruanas en los balcones. Pregunté y me dijeron que era la fiesta nacional del descubrimiento de América.

Williams Ospina, célebre escritor colombiano, Doctor Honoris Causa de diversas universidades, periodista, escribió tres novelas: "Ursúa", "El país de la canela" y "La serpiente sin ojos", trilogía dramática de la colonización americana. Ospina tiene un libro, que tengo dedicado, "En busca de Bolívar", que hay que leer para comprender la independencia del Virreinato Nueva Granada: Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá.

Jacques Attali economista, político, novelista, Asesor del Presidente francés Mitterrand, escribió en 1992, un libro titulado "1492" Estudio muy amplio que describe las aportaciones positivas y las masacres a través del trabajo en las minas de más de un millón de indios.

Nos queda mucho camino por recorrer para ser hermanos con Latinoamérica.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios