Línea de fondo

Santiago Cordero

Santiago.cordero@jerez.es

Chapuzas S.L.

El Depor quiere una liga de 24 equipos

¡QUE sí, que somos chapuceros! España organizó en 1992 la Olimpiada de Barcelona y la Expo de Sevilla, para demostrar al mundo que volvía a convertirse en un país moderno, que volvía a la élite mundial de los países desarrollados. Fue maravilloso de puertas hacia fuera, pero de las chapuzas, de los presupuestos engordados, de los nuevos ricos que de allí salieron, chitón.

Por cierto, solo como anécdota curiosa, ambos acontecimientos fueron inaugurados por S.M. El Rey Don Juan Carlos Alonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias. La imagen ideal del paso de dictadura a democracia. Imagen perfecta. El verdadero interior y los intereses del monarca están hoy un pelín más claros. El amor por encima de España.

De aquello hace casi 30 años, pero seguimos siendo españoles y muy españoles, sobre todo tipos como el presidente de la liga de fútbol profesional, Javier Tebas. Este personaje viene a ser una especie de Rey del fútbol en España. Con eso ya estaría dicho todo. El grave caso del Fuenlabrada lo retrata a la perfección. Para empezar, tuvo que ser el Fuenla quien diera los positivos, el equipo en el que Tebas jr., su hijo, es el secretario y abogado del club. Esto es mera anécdota, pero en un país de chapuzas, que el equipo que meta en líos al presidente de la liga sea el que controla su hijo es de manual de guión.

De la gravedad del asunto no tengo mucho que añadir a lo que ya se ha dicho. Se ha puesto en peligro la vida de muchas personas. La justicia dirá la última palabra. Lo verdaderamente chapucero, en cuanto a lo que a Tebas debería interesar, es que esta grave contingencia, es decir, la de un posible caso masivo de positivos por Covid-19 en un equipo no estuviera contemplada, por tanto reglamentada, antes de la reanudación de la competición.

Creo que a fecha de hoy, nadie hace planes de futuro inmediato sin contemplar la posibilidad de que todo cambie a última hora por cuestión de la pandemia. El Deportivo de la Coruña, que en estas últimas semanas ha tirado más de abogados que de jugadores para salvar a su equipo, ha encontrado un clavo ardiendo donde agarrarse. La norma dice que todos aquellos partidos donde haya algo en juego (ascenso o descenso) deben jugarse a la misma hora. Se ha incumplido y no ha sido por su culpa. Lo dicho, abogados al campo de juego. Lo importante y lo grave son las personas del Fuenlabrada afectadas por el Covid y aquellas que hubieran podido contagiarse por el viaje del club madrileño a Galicia.

Lo demás solo es otra chapuza más que igual nos lleva a ver 24 equipos en segunda la próxima temporada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios