La semana pasada, entre algunas partidas de nacimiento, encontré un sobre antiguo y amarillento del que no me acordaba. Se trata de una carta que mi bisabuelo irlandés Peter McCormick, le escribió antes de morir a su esposa María con quien se casó cuando emigró a México. En ella enumeraba con lujo de detalle todas las cosas que le tenía que agradecer por haberlo hecho tan feliz. La carta iniciaba contándole su desesperación cuando recién llegado la conoció y no sabía el suficiente español para expresarle todo los sentimientos que ella despertó en él. Me resultó conmovedor leer como le explicaba que haberse casado con ella era lo mejor que le había pasado en la vida y que gracias a la luz de esperanza que siempre veía en sus ojos tuvo el ánimo de perseverar a pesar de todos los obstáculos. La memoria de mi bisabuelo Peter la hemos mantenido siempre viva. Siendo yo muy joven viajé a Dublín para conocer el lugar donde había nacido. En esa ciudad y por instrucciones de mi madre, visité un cementerio donde un grupo de cruces celtas se alzaban sobre la hierba tras una pequeña verja. En el centro del conjunto, una piedra labrada rezaba: "Aquí reposan los restos de la familia McCormick, hombres y mujeres fuertes y fieles al Señor. También descansa aquí el recuerdo de todos aquellos, queridos nuestros, que emigraron a América para nunca volver". Uno de los que no volvieron fue Peter, quien cuando falleció en México era catedrático de Farmacia y Química Analítica, además de Director del Hospital Civil. En su carta pedía a mi bisabuela que no le olvidara y la firmaba con la promesa de esperarla siempre en donde estuviera. Esto me recordó una antigua bendición irlandesa que aprendí de mi madre y con la que cierro este artículo: "Que el camino salga a tu encuentro, que el sol brille cálido sobre tu rostro, que la lluvia caiga suavemente sobre tus campos, que el viento sople a tu favor y que hasta que volvamos a encontrarnos, Dios te sostenga en la palma de su mano".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios