Con lápiz y papel

La hora de Andalucía

Mañana, jueves, comienza oficialmente la campaña electoral en Andalucía. Dos semanas de vértigo en las que los candidatos darán la batalla por hacerse con las riendas de una autonomía que se merece ser la protagonista de sus comicios. En las últimas semanas, coincidiendo con la precampaña, nos hemos hartado de ver y escuchar a los líderes nacionales hablar de los problemas del país, lo cual me parece correcto, teniendo en cuenta que, como nos han repetido hasta la saciedad, estos afectan también a los andaluces. Y no les quito la razón, siempre he defendido en los medios locales la importancia de trasladar los asuntos nacionales a la ciudad, pues los andaluces son españoles y son también europeos y, por tanto, la inestabilidad de la UE o el intento de fragmentar España repercuten directamente en su economía. Lo que ya no se entiende es que, durante semanas, el debate sobre los asuntos que preocupan a la comunidad haya sido prácticamente nulo con candidatos en un segundo plano.

La región no está para estrategias de partido con epicentro en Madrid y mucho menos para experimentos políticos ante próximas citas electorales. Como decía, el electorado ya sabe que lo que ocurre en el país son también sus problemas y viceversa. Igual de claro deberían tener los líderes nacionales que la batalla que se va a librar en la comunidad con mayor población del país tiene como meta mejorar la vida de los andaluces. Esto significa que Andalucía no puede estar en el vagón de cola de Europa. Andalucía debe actuar como revulsivo y eso no sólo depende del trabajo de sus habitantes. Depende, sobre todo, de contar con un Gobierno estable que inspire confianza. La décima legislatura termina con la triste noticia de regresar al grupo de las regiones más pobres de la UE a pesar de haber recibido 100.000 millones de euros. No se ha hablado de ello en una precampaña con poco acento andaluz. Esta comunidad puede y debe compartir espacio con las regiones más ricas porque tiene potencial para ello y, no es un tópico, es cuestión de saber gestionar marcando las prioridades y cumpliendo con todo lo prometido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios