Obituario

Manuel Guerrero Pemán

Presidente del Consejo Asesor de Diario de Jerez

Adiós a Pepe López, magistrado del Tribunal Supremo

José López García de la Serrana. José López García de la Serrana.

José López García de la Serrana.

Me encuentro con la necesidad moral de escribir unas letras a mi amigo Pepe López, que se acaba de ir, como él hacía siempre, “sin hacer ruido”.

Andaluz, granadino y jerezano de adopción, que en lo terrenal tuvo una carrera brillante y en lo personal un corazón grande.

Pepe nació en Baza y desde 1975 se dedicó a su carrera judicial empezando en Manresa, después a Villacarrillo (Jaén) y una vez que fue magistrado de lo Social, fue un año a Huesca y llegó a Jerez en 1982, quedándose casi diez años.

Como él decía, “Jerez me hizo mella”, allí pudo disfrutar de otros aspectos de la vida, sobre todo la caza, el campo, el aire y más que nada de esas tertulias interminables acompañadas de una copa de fino, siempre muy frío.

Después de esos años, siempre se quedó en sus ratos de ocio entre Jerez y El Puerto de Santa María, donde veraneaba.

Para mí era una escena clásica del mes de agosto encontrarme a Pepe andando haciendo los recados que Emilia, su mujer, le encargaba. Yo, que iba en bicicleta, con sólo un timbrazo era la contraseña para parar y tomarnos una copa. Tanto hablábamos que al final o no hacía los recados o se olvidaba de algo. Ya no puedo contar las “reprimendas de la familia” al regresar a casa cuando le pedirían el resultado de lo que tenía que comprar.

El ir a los toros con Pepe formaba también parte de nuestros buenos ratos. Entendía la fiesta nacional como nadie y se encendía con el arte del toreo de nuestra tierra.

Pero quizás lo que me gustaría destacar es que Pepe era de verdad, amigo de sus amigos. Vi a su amigo Emilio Muñoz con un nudo en la garganta cuando en una llamada me avisaba de su muerte. Emilio fue una de las personas que lo acompañó durante toda su vida.

Él al final sabía que se iba. Unos días antes de su final, al darle a su colega el Presidente de la Sala dos sentencias firmadas, se las entregó y le dijo “quizás sean las dos últimas sentencias que firme”.

Sin haber ido al hospital y ya lo sabía. Es que Pepe después de su paso por Jerez se fue a Sevilla en 1991 como magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, donde permaneció quince años hasta 2006 que marchó a Madrid como magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo.

Dedicó también parte de su tiempo a sus compañeros, que le eligieron vicepresidente nacional de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), que es la principal asociación de magistrados y jueces.

Pero la verdadera artífice de su vida fue siempre su mujer Emilia, discreta y fiel compañera para todo; seguía a Pepe a donde fuera. Sus hijos Elena y Marichu les dieron cinco nietos. Hace algunos días me contaba mi amigo Pepe lo que habían disfrutado todos en un viaje que hicieron en familia.

Será difícil olvidar a Pepe por su bondad y conocimiento de las cosas.

Desde aquí os mando a todos un abrazo grande y que nuestro consuelo sea el enorme vacío que Pepe nos deja a todos los que tuvimos el privilegio de ser amigos suyos.

Pepe, en la misa de hoy martes a las 19:30 en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced de Jerez no te podré acompañar por estar lejos pero me quedo con las palabras del POETA que me reconfortan:

Por tu bondad y tu amor,porque lo mandas y quieres,porque es tuyo mi dolor.¡Bendita sea Señor,la mano con que me hieres!

¡Descansa en Paz, amigo mío!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios