Semana Santa

El Vía Crucis de la Sacramental de Santiago de nuevo volvió a brillar

  • El Santísimo Cristo de las Almas salió un año más a las calles de la collación de la parroquia de Santiago

El Santísimo Cristo de las Almas salió en la noche de ayer en solemne vía crucis por las calles cercanas a la iglesia de Santiago. El Santísimo Cristo de las Almas salió en la noche de ayer en solemne vía crucis por las calles cercanas a la iglesia de Santiago.

El Santísimo Cristo de las Almas salió en la noche de ayer en solemne vía crucis por las calles cercanas a la iglesia de Santiago. / Vanesa Lobo

La jornada de ayer amagaba con agua. Las aplicaciones sobre pronósticos de meteorología que tan de moda se ponen en estos días cuaresmales, y no digamos cuando llegue la Semana Santa, daban apenas un diez por ciento de probabilidad de lluvia. Nadie dudaba de que la noche se iba a aguantar y el Santísimo Cristo de las Almas saldría a las calles del populoso barrio de Santiago. Se trataba del solemne vía crucis que, cada año, organizan con esmero los cofrades -porque lo son y hasta los tuétanos- de la Sacramental de Santiago.

En años pasados, este regalo de hermosura nos lo ofrecían en la jornada del Miércoles de Ceniza. Ahora, con Santiago abierto y con otras muchas celebraciones y actividades en la parroquia, la litúrgica jornada que abre la Cuaresma se ponía demasiado cuesta arriba para la Sacramental. Así que el cabildo de hermanos decidió pasarlo al segundo sábado de Cuaresmal. Y dio buen resultado a tenor de los muchos hermanos que se pudieron ver acompañando al Cristo que tallara Diego Roldán y Serrallonga, el que cuentan que fue nieto del mismísimo Pedro Roldán y sobrino de Luisa Roldán 'La Roldana'; de reata le venía el arte y la elegancia a través de la gubia.

El Santísimo Cristo sacó un efímero pero elegante friso de claveles rojos, y su monte de roca para erigirlo al cielo jerezano. Acompañaba a la perfección la capilla musical Asidonense, con sus pitos del silencio. En medio de la espesura de la noche, la música, el rezo de las estaciones, las bocanadas de incienso, regalaron una maravillosa estampa en la noche de ayer.

Acompañamiento

Como decíamos con anterioridad, muchos hermanos de luz. Pero también estuvo surtida la representación de hermandades en este bello acto cuaresmal. Se pudieron ver estandartes de las cofradías del Prendimiento y la Buena Muerte, hermanas al vivir bajo el bendito techo de la iglesia de Santiago el Real y del Refugio. Y también se pudo observar el acompañamiento de la cofradía del Rosario de Capataces y Costaleros que tanto movimiento le está dando el cofrade Jaime Gutiérrez Bustillo junto a su buen equipo de fieles colaboradores.

Por Porvera, Puerta Nueva, Chancillería, plaza San Juan, San Juan, Palma, Justicia o la plaza de los Ángeles, entre otras calles de la collación, el vía crucis se fue desarrollado con total normalidad. Era como un recorrido por una parte importante de los tuétanos de la ciudad. Martín Gómez, un año más, comandó con maestría el andar del Cristo de las Almas.

Jerez presume de tener grandes momentos en los días de Cuaresma. Y así es por la categoría que atesoran sus cofradías. Besamanos, altares de cultos, exaltaciones y presentaciones. Pero a nadie le cabría la menor duda de que entre los muchos vía crucis que se organizan, el de la Sacramental de Santiago siempre luce con garbo y elegancia. Enhorabuena a sus cofrades un año más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios