Sociedad

O. J. Simpson es declarado culpable de secuestro y robo a mano armada

  • El ex jugador de fútbol americano puede ser condenado a cadena perpetua

El ex jugador de fútbol americano O. J. Simpson, famoso por sus triunfos deportivos, sus incursiones en el cine y por el juicio por el asesinato de su ex esposa del que salió libre, podría ser condenado a cadena perpetua tras ser declarado culpable en Las Vegas de asalto, secuestro y robo a mano armada.

Simpson, de 61 años, podría pasar el resto de su vida en prisión junto con su compañero de golf Clarence Stewart, de 54, también declarado culpable de doce cargos por el atraco a mano armada a dos vendedores de artículos deportivos de colección en Las Vegas en septiembre del 2007.

Después de tres semanas de un juicio en el que testificaron una veintena de personas, el jurado -compuesto por nueve mujeres y tres hombres- emitió su veredicto por unanimidad.

La titular del juzgado del distrito Jackie Glass ahora debe fijar la condena que, aunque se preveía que llegara en un plazo de 30 días, se aplazará hasta el 5 de diciembre, a petición de la defensa.

Simpson, que estuvo todo el juicio tranquilo, se mostró emocionado cuando el ayudante del juez leyó el veredicto.

El veredicto llega 13 años después de que Simpson saliera impune del juicio que se siguió contra él en Los Angeles por el asesinado de su ex esposa, Nicole Brown, y un amigo de esta, Ronald Goldman.

Fue uno de los juicios más seguidos en la historia de Estados Unidos, pues abrió serias dudas sobre el sistema policial y el racismo latente en EEUU, así como sobre la imparcialidad de los jurados, e hizo tomar consciencia a la sociedad de las diferencias que persistían entre negros y blancos (el acusado era negro y las dos víctimas blancas).

El factor racial fue determinante en el juicio, ya que el abogado defensor cargó las tintas sobre el comportamiento racista del principal detective de esta investigación, al que acusó de poner en el lugar pruebas contra su cliente por ser un famoso de raza negra. El proceso criminal televisado a todas horas en EEUU, se convirtió en un espectáculo mediático, que puso en solfa el sistema de jurado cuando éste, de mayoría negra, absolvió al acusado.

Simpson fue hallado después culpable en un juicio civil y esto, sumado a la publicación el año pasado del libro If I Did It (Si yo lo hubiera hecho) en el que de manera ficticia describe cómo los habría matado, continuó sembrando la duda sobre si lo hizo o no.

Una sombra que según del abogado de Simpson, Yale Galanter, ha tenido que ver en esta sentencia, que considera una revancha por aquel juicio, y que ya ha anunciado que apelará.

"El veredicto no fue una sorpresa. Sabíamos lo que iba a pasar", dijo Galanter.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios