Arcgisa

Arcgisa, calidad y gestión de un bien básico

  • La empresa Agua y Residuos del Campo de Gibraltar abastece y gestiona los servicios de gran parte de la comarca: siete municipios, con una población de casi 265.000 personas.

Arcgisa, calidad y gestión de un bien básico Arcgisa, calidad y gestión de un bien básico

Arcgisa, calidad y gestión de un bien básico

El agua. El líquido más abundante en la Tierra, y también el más esencial. Esencial para la vida, esencial para la agricultura, esencial para la industria... El 70% del planeta es agua, y sin embargo es uno de los recursos naturales más afectados por el cambio climático y que, por tanto, con más mimo hay que gestionar. En la comarca del Campo de Gibraltar, ARCGISA se encarga de hacerlo con profesionalidad, experiencia y la mejor tecnología. Esta empresa pública, participada en su totalidad por la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, abastece a una población de más de 264.000 personas, un volumen ingente de metros cúbicos de agua que la convierte en la principal empresa de prestación de servicios urbanos del Campo de Gibraltar y de la provincia de Cádiz, y una de las primeras empresas públicas de estas características en Andalucía.

arcgisa arcgisa

arcgisa

ARCGISA se encarga del suministro de agua a la población y a las empresas y entidades públicas de la comarca, además de cubrir los servicios de alcantarillado y tratamiento de aguas residuales, tanto de uso doméstico como para destinos comerciales e industriales. También realiza las actividades relacionadas con la planificación, ejecución, gestión y administración de actuaciones obras de todo tipo sobre el ciclo integral del agua en la comarca y administra la explotación y conservación de las instalaciones del Servicio de Agua en Alta que ostenta la propia Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar.

En lo que respecta al área de influencia de la empresa, el servicio de tratamiento y distribución de agua en alta lo realiza en toda la comarca, excepto en el municipio de Tarifa, por depender de otra Cuenca Hidrográfica, y gestiona el ciclo integral del agua en baja (abastecimiento, saneamiento y depuración) en los municipios de San Roque, Castellar de la Frontera, Jimena de la Frontera, Los Barrios, La Línea de la Concepción  y San Martín del Tesorillo (en el municipio de Algeciras se gestiona el Servicio de Depuración). En total, produce más de 35,4 millones de metros cúbicos de agua.

El trabajo de ARCGISA empieza en el proceso de tratamiento del agua bruta, suministrada por la Agencia Andaluza del Agua desde los embalses de Guadarranque y Charco Redondo, para convertirla en agua potable. La empresa dispone de tres plantas de tratamiento de agua potable: la que está situada en Castellar (denominada Nateruela)  la nueva planta de Arenillas (que abastecerá a Castellar, Jimena y la zona norte de San Roque), y la de mayor caudal, denominada El Cañuelo, que abastece al resto de la Comarca. Una vez tratada el agua bruta se distribuye posteriormente a las poblaciones e industrias. El proceso de distribución se efectúa a través de conducciones de gran diámetro, existiendo doble ramal a este y oeste de la Bahía, con una longitud total de más de 70 kilómetros de conducciones de este tipo.

Una vez transportadas las aguas por las conducciones de agua en alta, éstas llegan a los depósitos de regulación desde donde son conducidas a los núcleos urbanos para su distribución domiciliaria. ARCGISA gestiona el mantenimiento preventivo y correctivo de las instalaciones que hacen posible el sistema de distribución, constituido por depósitos, arterias, redes, válvulas, bombeos, contadores, acometidas, control sanitario, etc. y realiza los estudios, análisis, obras, ampliaciones e informes necesarios para mantener el agua en los máximos niveles de calidad procurando reutilizarla al máximo. Un dato que sirve para hacerse una idea del control de este proceso: anualmente la planta de El Castañuelo realiza del orden de los 3.000 análisis, con resultados positivos en prácticamente el 100 por 100 de ellos.

Una vez utilizada el agua suministrada para uso domestico e industrial (salvo en el caso de la gran industria) ésta es evacuada, recogida y trasportada por las redes unitarias o separativas de alcantarillado urbano, las cuales mediante colectores y bombeos son trasportadas hasta las estaciones de tratamiento de aguas residuales. El mantenimiento preventivo y correctivo de éstas redes, bombeos, sumideros, acometidas y otros elementos son competencia del servicio de saneamiento, además de controles, estudios, obras e informes. Las aguas residuales son transportadas fuera de los núcleos urbanos, antes de su vertido, y pasan por las estaciones de tratamientos de aguas residuales, EDAR. En ellas se tratan las aguas de manera que sus condiciones de vertido no dañen el medio receptor. Un intenso control analítico se asegura de la calidad de los vertidos. Aproximadamente el 95% de las aguas residuales son tratadas y depuradas en estas instalaciones.