José miguel lópez catalán - fundador y presidente de genera mobile interactiva

"El mercado devora al que se conforma con el éxito inicial"

  • Con 30 años era directivo de una multinaciona. Optó por su vocación de emprendedor y ahora tiene cien trabajadores. Lidera una empresa que produce en Sevilla dispositivos de última generación y contenidos de entretenimiento en móviles.

POCOS sevillanos saben que en dos edificios de Nervión se elaboran las recreaciones para móviles de las ligas de fútbol inglesa y española; los mundiales de motociclismo y Fórmula 1, y la liga de rugby americano. Pronto se van a hacer las aplicaciones de Pocoyó para iPhone, tras firmar un contrato con la empresa Zinkia. Logros de la empresa Genera Mobile Interactive, que además lidera la empresa Bravo, su filial para videojuegos. En su cartera de clientes ya incluyen a la Turner Broadcasting, con la que han cerrado en Londres un acuerdo para hacer un juego de sus televisivas Supernenas, populares a nivel mundial desde Cartoon Network.

Una frenética aventura empresarial, en una producción de contenidos que sólo se cree atribuible a chinos, japoneses, norteamericanos, británicos o hindúes, y que se realiza íntegramente en Sevilla. "No quiero externalizar la creatividad ni perder que nuestros trabajadores desarrollen y aprovechen el know how de cada proyecto", remacha José Miguel López Catalán. Todo un emprendedor.

-¿Cómo entró en este sector?

-En 1995 conseguí mi primer empleo, tuve la suerte de entrar en Madrid en Airtel cuando se estaba configurando la empresa y en los inicios de la telefonía móvil. Tras cuatro años en la sede central en Madrid, fui enviado a Sevilla cuando se abrió la delegación regional. Fui director de logística, de gestión de clientes, entre otras funciones.

-¿Por qué se independizó?

-Vodafone compró Airtel y se produjo el efecto contrario: centralizar en Madrid la gestión. Quedaban pocos puestos interesantes, estaba ya casado, con niños, y opté por volver a Sevilla, tenía ganas de desarrollar mi espíritu emprendedor. Con 30 años tenía un gran sueldo en Vodafone, pero invertí el dinero de la indemnización en convertirme en empresario. Comenzaba la ola del márketing a través de móviles. Fiché a informáticos y me lancé.

-¿Lo pasó mal?

-Los dos primeros años fueron muy difíciles. Tardé ese tiempo en no perder dinero. Pero es un periodo necesario para aprender a gestionar, a crear un producto y a comercializar. En aquella época yo era quien lo ideaba todo, apoyándome en los informáticos a los que contrataba. Estábamos creando un servicio tan innovador que, en las presentaciones en Madrid a grandes empresas como Coca-Cola, McDonald's o Burger King, sus directivos veían que era el camino a seguir pero no se decidían a invertir en ello por falta de referencias sobre su rentabilidad.

-¿Qué fue lo primero que facturó?

-Montamos un portal de tonos de humor para Gomaespuma, confiaron en mí. Y ¡sólo generó 30 euros de facturación en el primer mes! Pero había que ver el lado positivo. Era la época de sembrar, y cuando creció la necesidad de esos servicios en España, nos convertimos en líderes porque ya nos conocían, y conseguimos clientes de referencia como Antena 3, la cadena musical MTV y Disney. Hicimos los juegos oficiales para móviles del Real Madrid, el Manchester United y la Juventus. Ya había aprendido cómo crear un producto y cómo ofrecerlo.

-Tan malo es ir muy por delante del mercado como quedarse atrás.

-Sí, en esos primeros años , de tener un cero por ciento de éxito en las visitas a empresas, pasamos a casi un cien por cien en las contrataciones. Para aguantar, tuve que rehipotecar mis bienes. Mi familia y mis amigos estaban preocupados. Cuando la ola me elevó, ya pude crear una empresa bien estructurada, y que no dependiera de mí todo. Invirtiendo en tecnología, y en profesionales andaluces con perfil internacional.

-¿A qué segunda ola se han subido para seguir creciendo?

-Es la ola de los smartphones y de los nuevos dispositivos como el iPad. Hace dos años vimos que el iPhone iba a ser un salto en el consumo de aplicaciones, que su tienda revolucionaba estos servicios. Y orientamos nuestra estrategia a hacer cosas un mercado mundial y no sólo para España.Estamos logrando contratos muy buenos.

-Cítenos algunos.

-Con la empresa norteamericana THQ, que tiene los derechos de Star Wars, hemos firmado crear una aplicación para móvil en la que juegas con el movimiento de la espada láser. Estuvieron en Sevilla hace dos semanas, vieron las instalaciones y a nuestros creativos, y confirmaron la capacidad para hacerlo. Hemos llegado a un acuerdo con la liga de rugby americano, la NFL, para hacer juegos en iPhone. Ellos nos pasan toda la información sobre todos los partidos y todas las jugadas. Y la idea es desarrollarlo en todas las plataformas: Android, Nokia, Blackberry, etc. Para Glu, la empresa que tiene los derechos del concurso ¿Quiere ser millonario?, hacemos un juego de ese concurso en iPhone y Android.

-¿Qué objetivo se ha marcado?

-Ser una de las diez empresas líderes en el mundo en aplicaciones o juegos para smartphones. Estoy convencido de la universalización de esos dispositivos.

-¿Qué estructura tienen?

-Tenemos 60 personas trabajando en Genera y otras 40 en Bravo. Entre las dos, facturaremos este año unos 5 millones de euros. Contamos con oficinas comerciales en Madrid, Londres y México. Ahora estamos en la fase de abrir oficina en Nueva York y seleccionar un candidato a ser nuestro delegado.

-¿Quién le ha apoyado?

-Genera ha prosperado sin una sola subvención. Para poner en marcha Bravo, sí hemos contado con el apoyo del Fondo Jeremie, de la Unión Europea y gestionado por la Junta, para el desarrollo de pymes tecnológicas. Después de pasar exámenes muy exigentes, nos han dado un millón de euros de préstamo, han puesto otro millón como entrada en el capital social, y nos hemos aliado con otra empresa sevillana, Mobivery, para poner el millón restante y dirigir la empresa.

-¿En qué más se diferencia Bravo de Genera?

-Bravo lleva otro ritmo en el desarrollo de negocio porque la elaboración de videojuegos es más compleja y también duran más tiempo en el mercado. Pero hay que saber invertir, perdiendo dinero inicialmente, para ganar después. Bravo, en su primer año, va a tener 1.500.000 de gastos, y en el segundo se va a 3 millones de gastos. Hay que sabe asumir el riesgo. Cuando logramos un millón de euros de beneficios con Genera, no quisimos conformarnos. El mercado devora a quien se conforma con el primer éxito, y acabas cerrando. Lo que creábamos hace varios años ya no reporta beneficios porque se va quedando atrás al lado de nuevos productos.

-¿Cómo ve la reforma laboral y cómo valora la huelga general?

-La reforma laboral no cambia en nada lo que yo puedo hacer en la empresa. Tanto esa reforma como la huelga las percibo como parte de una escenificación teatral de la España política. Hace falta un cambio total, en la política, en el mundo empresarial. Los resultados de España son nefastos, es evidente que este Gobierno no parece capaz de solucionar la crisis. Si en el fútbol los fracasos provocan el cambio de entrenador, en política debería ocurrir lo mismo.

-¿Qué sugiere a la Sevilla empresarial y política?

-El espejo en el que hay que mirarse es el de Abengoa, cómo se han transformado e internacionalizado. Debe cambiarse el modelo de crear empresas tecnológicas alrededor de la Junta de Andalucía para dedicarse sobre todo a hacerle programas informáticos a la Junta. Eso no genera valor añadido. Hay que crear lo que se pueda vender en todo el mundo.

-Parece inevitable la alianza de empresas pequeñas para crear grupos grandes.

-En Sevilla, en junio hemos constituido con otras empresas un clúster para compartir la comercialización internacional de nuestros productos y servicios. Por otro lado, hay que resaltar a pequeñas empresas como Indisys, Syderis o Flowers in the Space, que son buenas y podrían aspirar a resultados de mucha más envergadura, pero su pequeño tamaño las limita demasiado. Con apoyo podrían dar un gran salto. También me interesa estrechar lazos con Kandor Graphics, la empresa de animación digital con sede en Granada, es buenísima. Son islas que debemos enlazar desde criterios empresariales, sin politiqueo de por medio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios