Juan Antonio Anquela. entrenador del Alcorcón

"Me encanta la plantilla que tiene el Deportivo, posee un potencial enorme"

  • Advierte que "está cerca del descenso pero si me dicen que va primero, me lo creo" y augura un partido "difícil, nos cuesta ante rivales de tanta calidad"

Juan Antonio Anquela, entrenador del Alcorcón, llegará el sábado a Chapín con la firme intención de llevarse los tres puntos, aunque en estos momentos su futuro bien podría haber estado lejos del club alfarero. Quique Pina intentó firmarle para su Granada la pasada semana pero no hubo acuerdo y su sueño de entrenar algún día en Primera División tendrá que seguir esperando...

En Chapín se verá las caras con un rival que en la primera vuelta le ganó en Santo Domingo por 0-1 y que le causó “una gran impresión. Me encanta la plantilla que tiene el Xerez, tiene un potencial enorme, para estar entre los seis o siete primeros. De todos modos, en esta categoría ya no me sorprende nada. Está abajo en estos momentos pero si me dicen que va primero, yo también me lo creo. Segunda es una competición muy igualada, la segunda vuelta es muy larga y es la que pondrá a cada uno en su sitio”.

Desde la distancia, no se atreve a explicar los motivos por los que cree que el cuadro azulino se encuentra abajo, aunque resalta que “en momentos puntuales creo que le ha faltado suerte, todos los partidos se deciden por pequeños detalles y si te fallan, pierdes. Insisto en lo que he comentado antes, el Xerez es mejor equipo de lo que dice la clasificación y lo acabará demostrando en la segunda vuelta”.

De todos modos, también sabe por experiencia que “no te puedes confiar y siempre hay que estar alerta. Hay que estar preparados para los momentos buenos y para saber soportar la presión en los momentos malos. Ahí, sí tiembla el pulso, malo”.

En Chapín se medirá en el banquillo a Vicente Moreno, que está viviendo en el Xerez una situación similar a la que a él le tocó vivir en el Jaén, y no se siente “capacitado para dar consejos a nadie por muy joven que sea. Eso sí, he pasado por ahí y sé que es muy complicado. Yo colgué las botas en el Jaén y al año siguiente empecé como segundo y luego hice de todo en el club durante muchos años. Lo que sí le deseo es muchísima suerte, no es fácil dirigir a un grupo de futbolistas que el año anterior han sido compañeros tuyos de vestuarios, hay que tomar decisiones y no a todos les gustan o les benefician”.

El Alcorcón esta temporada también está cumpliendo las expectativas y el sábado se verá a un rival “combativo seguro, pero nos cuesta mucho. Trabajamos como bloque, es complicado plantar cara a equipos que tienen tanta calidad. Los rivales parten con ventaja pero intentamos suplirla con intensidad y ganas, a eso es difícil superar a mis futbolistas. Nuestro objetivo es no pasar agobios sin renunciar a nada. Aún así, sabemos que es muy difícil repetir lo del año pasado, nuestra segunda vuelta fue espectacular”.

Quini en el Alcorcón y José Mari en el Xerez fueron el año pasado dos firmes aspirantes al pichichi y esta temporada ambos están firmando unos registros inferiores. Anquela explica que “Quini lleva seis goles, que no son pocos, y es normal, es muy difícil mantener esa línea. No hace tantos goles pero su trabajo para nosotros es fundamental. En el caso de José Mari supongo que será similar, es un jugador como la copa de un pino, haga o no haga goles”.

En los últimos encuentros que el Xerez ha disputado en casa, la afición se ha volcado porque su nivel de juego ha sido alto. Sin embargo, las derrotas fuera ante Barça B y Sabadell no han gustado a los seguidores. El técnico alfarero piensa que “los aficionados estarán con los futbolistas, aunque no es menos cierto que irá también un poco en función de lo que el equipo sea capaz de darles, eso suele pasar en casi todos los campos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios