Obituario

Muere el expresidente del Xerez CD José Gutiérrez Murillo

  • Fue concejal de Turismo y Fiestas en el primer Ayuntamiento democrático entre los años 79 y 83 con Pedro Pacheco como alcalde

  • Era mandatario azulino en el ascenso histórico con Moncho del 18 de mayo de 1986

José Gutiérrez Murillo, en una de sus últimas entrevistas concedidas a Diario de Jerez. José Gutiérrez Murillo, en una de sus últimas entrevistas concedidas a Diario de Jerez.

José Gutiérrez Murillo, en una de sus últimas entrevistas concedidas a Diario de Jerez. / Manuel Aranda

José Gutiérrez Murillo ha fallecido en nuestra ciudad a los 75 años de edad. Fue presidente del Xerez CD y además fue concejal de Turismo y Fiestas en el primer Ayuntamiento democrático entre los años 79 y 83 con Pedro Pacheco como alcalde.

Un pacto entre tres formaciones dio paso a un Gobierno Municipal formado por él y Francisco Perea Torres, Gabriel González Ríos, Julio Sánchez Lanzas, Rafael Jiménez Arias, Esteban Fernández Villegas.

Cercano y siempre con una sonrisa en la boca, cuando abandonó el mundo del fútbol no quiso saber nada de él, aunque apareció en algunos actos para apoyar al club en los nomentos complicados. Fue nombrado presidente azulino en la temporada 83/84 de forma eventual tras la dimisión de Manuel Riquelme. El siguiente curso convocó elecciones y nadie se presentó y los directivos le convencieron para que aceptar el cargo que ostentaba de forma eventual.

Será siempre recordado por el ascenso del Xerez CD a Segunda División el 18 mayo del 1986 gracias al gol de Antonio Poyatos ante el Ceuta. Una gesta impensable con un equipo plagado de canteranos y sin recursos.

Encierro

El sábado 7 de septiembre de 1985 la plantilla decidió encerrarse por tiempo indefinido en los vestuarios del Domecq para protestar por la situación económica en la que se encontraban. Sin embargo, decidió seguir entrenando y jugando. Fue uno de los momentos más complicados que solventó para Gutiérrez Murillo. El 2 de octubre acabó el encierro que protagonizaron durante veinticinco días los jugadores al cobrar por fin los atrasos hasta el 30 de junio.

Esa misma temporada, el Xerez CD se enfrentaba al líder, el Levante, y el club fijó el partido el domingo 29 de diciembre a las seis menos cuarto de la tarde. El Jerez Industrial, que jugaba ese mismo día en el Domecq ante el Moguer, había puesto como hora del encuentro las doce de la mañana. El Deportivo, que era el concesionario del estadio, comunicó a la directiva industrialista que el césped no se podía pisar antes de su encuentro y que debía cambiar la hora.

Paco Narbona hizo caso omiso al aviso que le hizo Gutiérrez Murillo y mantuvo el partido en el horario fijado. La junta directiva xerecista cambió las cerraduras del Domecq para garantizarse que nadie utilizara las instalaciones antes de su partido.Cuando los equipos, trío arbitral, directivos y aficionados llegaron el domingo por la mañana al Domecq se encontraron con que no podían acceder por el cambio de cerraduras.

Desde el Ayuntamiento se dijo que la concesión era del Deportivo y que la responsabilidad era del club presidido por Gutiérrez Murillo, por lo que no entraban ni salían en este asunto. El partido entre el Jerez Industrial y el Moguer, evidentemente fue suspendido por el colegiado.

Conflicto con el Jerez Industrial

Las relaciones entre el Xerez CD y el Jerez Industrial estaban totalmente rotas y teniendo en cuenta que ambos clubes volvían a coincidir en tres jornadas más en aquella campaña, el Ayuntamiento se hizo cargo del problema para que no se volvieran a dar espectáculos bochornosos como el ocurrido.

El Consistorio aprobó que el Xerez CD jugara esas tres jornadas el domingo por la tarde, al ser el equipo de mayor categoría de la ciudad. Mientras, el Industrial tendría que jugar el sábado por la tarde y sólo en el caso de que algunos de sus adversarios se negara a jugar ese día, lo haría entonces el domingo tras el encuentro que disputara el Deportivo. Además, correrían por cuenta del Xerez CD como concesionario del estadio los gastos de luz, agua y electricidad.

Ascenso

Sin embargo, la campaña terminó en lo deportivo de forma inmejorable. El Deportivo logró el ascenso a Segunda A en una tarde inolvidable ante el Ceuta. El Domecq, que estaba lleno y con un ambiente impresionante, explotó en aquel momento de júbilo.

En la temporada de 88/89, el Xerez CD se trasladó al nuevo estadio Chapín, con una gran plantilla que aspiraba al ascenso y que empezó muy bien pero se fue desinflando poco a poco.

Con más de la mitad de la Liga disputada, el Deportivo necesitaba dinero y solicitó un préstamo de cien millones de pesetas a la Caja de Ahorros de Jerez, pero una auditoria reveló varias irregularidades contables en el club, lo que provocó la dimisión de varios directivos y la negativa del Ayuntamiento a avalar la operación. Por todo eso, el 26 de abril de 1989, el presidente Gutiérrez Murillo presentó su dimisión.

Se creó una gestora que encabezó Helio Huarte, con el apoyo del Consistorio y de la propia Caja de Ahorros, con lo que los problemas económicos quedaron aparcados. Aunque el equipo terminó en un discreto duodécimo puesto en la clasificación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios