Xerez DFC

Lebrón: "El liderato no es casualidad, es fruto del trabajo"

  • El central del XDFC advierte que "el ascenso está más cerca pero el míster es muy exigente, no paramos de ponernos retos y también queremos ser campeones"

Manu Lebrón está encantando en el Xerez DFC y espera "poner mi granito de arena en el crecimiento de la entidad en categoría nacional". Manu Lebrón está encantando en el Xerez DFC y espera "poner mi granito de arena en el crecimiento de la entidad en categoría nacional".

Manu Lebrón está encantando en el Xerez DFC y espera "poner mi granito de arena en el crecimiento de la entidad en categoría nacional". / vanesa lobo

"Nuestra situación en la tabla no es casualidad, es fruto del trabajo realizado desde la pretemporada hasta ahora. Este club tiene unas exigencias máximas, el objetivo es estar en categoría nacional y todos, directiva, dirección deportiva, cuerpo técnico, futbolistas y afición, llevamos luchando por ello mucho meses, ahora ya lo tenemos cerca". Así resume Manu Lebrón, central del Xerez DFC la temporada del equipo azulino, un líder sólido al que le resta muy poco para certificar su ascenso a Tercera División.

El zaguero, nacido en Martín de La Jara hace 30 años, admite que no le importó bajar de categoría "cuando Edu me llamó. El proyecto lo conozco desde que se creó el club porque estoy vinculado a la zona y me hizo mucha ilusión. En lo referente a esta campaña, todo desde el principio me pareció interesante, el cuerpo técnico, la plantilla que se estaba formando, la masa social del club y por la ilusión de toda la ciudad. Aunque siempre había jugado en categorías superiores, me pareció interesante la propuesta para establecerme en un equipo que estaba creciendo y al que podía aportar mi granito de arena en ese crecimiento".

Lebrón, curtido en mil batallas tanto en Tercera como en Segunda B y que incluso jugó media temporada en Malasia, lo tiene claro: "No me arrepiento de nada, todo lo contrario. La temporada está siendo espectacular, no se le puede pedir nada más, aunque en algunos momentos recibimos críticas. La afición ha sufrido mucho, cuando perdíamos algunos partidos fuera la gente se ponía nerviosa y entra dentro de lo normal. Todo nos está saliendo bien porque se ha trabajado para ello, aquí nada es casualidad, hay un gran trabajo detrás. Tanto la dirección deportiva como el cuerpo técnico han hecho una labor maravillosa. El vestuario es impresionante, no nos vamos a cansar de comentarlo, da gloria entrar allí. La gestión del grupo del míster es de escándalo. Entrar en el vestuario es una alegría. Cada vez que cojo el coche para venir a entrar sé que me lo voy a pasar bien. Llegamos al vestuario una hora antes y hay mesa de ping pong que algunos dicen que van a tener que quitar porque gano siempre, los tengo a todos aburridos. Y después nos pasa lo mismo, nos tiramos otro rato comentando de todo y eso es muy importante".

Otra de las claves del éxito y de la temporada que está haciendo el XDFC, al margen del grupo, es "el alto nivel de exigencias del entrenador con el trabajo en el campo, que aunque vayamos primeros nunca se conforma con nada, no nos cambia ni una semana de entrenamientos, no perdona nada. Respeta a todos los rivales, siempre nos pone en alerta comentándonos que nos lo van a poner muy difícil. Nos mantiene en alerta, sabe que en el momento que nos relajemos un poquito nos dan el cara. Por ejemplo, el domingo vamos a jugar ante el colista y allí hay que ir a darlo todo, nos tenemos que tomar el partido como si estuviesen arriba. Si llegamos a Córdoba relajados, nos dan problemas. El míster siempre nos pide afrontar todos los encuentros del mismo modo, nos enfrentemos al primero o al último. El objetivo es el ascenso y está un poco más cerca".

El azulino advierte que Tercera está más cerca pero tampoco hace cuentas. "No es cuestión de hacer cábalas o no, lo que pasa es que inconscientemente lo piensas, miras lo que resta de calendario y le das vueltas, crees que ante el Conil o ante el Pozoblanco se puede conseguir el objetivo pero lo que tenemos claro es que lo primero que tenemos que hacer es ganar el domingo. Si pinchamos allí, volvemos con la cara partida, la gente se vuelve a poner un poco nerviosa... Tenemos que estar tranquilos por el colchón de puntos que le sacamos al segundo y al tercero pero siempre sin relajación".

A falta de ocho jornadas para el final, Lebrón considera que "el equipo ha alcanzado su mejor nivel, ha madurado. Creo que desde que ganamos en Rota se está viendo otro equipo, jugamos con mucha más soltura y ya no acusamos los nervios. En Rota rompimos una especie de barrera psicológica y ahora vamos más seguros, afrontamos los partidos fuera como en casa. No hemos perdido como locales y queremos conseguir un poco de historia, es bonito tener retos, no es sólo importante ascender".

El XDFC lleva siete triunfos seguidos, el octavo lo quiere lograr ante el Ciudad Jardín, que es colista, pero es "un partido trampa y hay que afrontarlo sin confianzas. Ahora, el míster lo que nos está pidiendo es que nos exijamos el máximo a nosotros mismos. Estamos arriba y es más complicado mantenerse que llegar, por eso el otro día nos puso la canción de Julio Iglesias de 'vuela amigo, vuela alto'. Creo que incluso se está mostrando más exigente que antes a pesar de haber alcanzado la madurez que nos faltaba, jugamos no de memoria pero sí que hacemos lo que nos pide, lo tenemos todo más mecanizado y es lógico, hemos evolucionado como bloque. Toca quedarse arriba. El objetivo es el ascenso pero ser campeones también es bastante bonito".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios