Tenis l Copa Davis

Wawrinka, el primer escollo a superar

  • Almagro inicia la eliminatoria ante el número uno de los suizos y Ferrer intentará redondear la jornada ante Chiudinelli

El número dos del equipo español, Nicolás Almagro, reclamado a última hora para sustituir a Juan Carlos Ferrero, será el encargado de abrir y cerrar la eliminatoria de la Copa Davis contra Stanislas Wawrinka (13:00), en quien Suiza ha depositado toda su confianza y que, en principio, jugará las tres jornadas.

El tenista murciano, que va a cumplir en Logroño su segunda participación con el conjunto español tras su debut en el duelo contra Perú de 2008, se enfrentará al número uno suizo en el primer duelo del día.

Almagro y Wawrinka han jugado en dos ocasiones, aunque no coinciden desde 2007, cuando el español venció en el torneo de Auckland. Un año antes había perdido con el suizo en New Haven, aunque nunca han coincidido sobre tierra batida. El sorteo señaló también a Almagro como el encargado de disputar el quinto punto del enfrentamiento, en caso de que fuese necesario.

David Ferrer, por su parte, empezará su recorrido en la Davis del 2010 frente a Claudio Chiudinelli, la segunda alternativa individual del cuarteto de Severine Luthi.

El único superviviente de la final de Barcelona ya se ha medido en dos ocasiones con el número dos helvético. Una en Copa Davis, en Ginebra, en la primera ronda del 2007, en pista dura, donde perdió, y la otra un año antes, en el torneo de Basilea, sobre moqueta, donde logró el triunfo.

Mañana será el momento del dobles (16:00), en el que debutarán del dueto formado por Marcel Granollers y Tommy Robredo, que jugará ante Yves Allegro y Wawrinka, la pareja determinada por Luthi. La pareja española disputó tres finales en 2009, conquistando el título de Costa do Sauipe. Sus rivales, por contra, no han ganado ninguno de los tres partidos de Copa Davis que han disputado.

Los dos números uno se enfrentarán en el primer duelo del domingo (12:00), mientras que Chiudinelli y Almagro se verán las caras en el último duelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios