Deportes

La revolución francesa

  • Mónaco y Paris Saint Germain inducen el miedo en sus rivales después de alterar el mercado francés este verano con sus fichajes millonarios

En el fútbol francés cunde el miedo. "Son auténticas máquinas de guerra", comenta atemorizado Luis Anigo, director deportivo del Olympique de Marsella, aludiendo a los dos gigantes que a base de cifras millonarias están revolucionando el mercado de pases galo: Paris Saint-Germain (PSG) y Mónaco.

Como pocas veces se vio en el fútbol francés, ambos equipos se encuentran sumergidos en una alocada competencia en la que no escatiman recursos. De un lado el campeón parisino, guiado por los jeques petroleros de Qatar; del otro el equipo del Principado, comandado por el empresario ruso Dimitri Ribolovlev. Hasta ahora, ambos gastaron un total de 260 millones de euros. Los restantes 18 clubes de la Primera División del país vecino alcanzaron juntos los 40 millones de euros.

Después de que el Mónaco fichase a un estrella de primer nivel como el delantero Radamel Falcao por 60 millones de euros, suma jamás pagada en Francia, el PSG replicó contratando al máximo goleador de la Serie A italiana, Edison Cavani, procedente del Nápoles, por 64 millones de euros. El tigre de Colombia y el matador de Uruguay encabezan una larga lista de compras, lo que animó a la emisora de noticias BMF TV a anunciar una guerra de las estrellas en la Ligue 1 francesa.

El Mónaco ha fichado, entre otros, al mediocampista portugués Joao Moutinho y al veloz extremo colombiano James Rodríguez, ambos del Oporto. La camiseta blanquirroja la vestirán también dos ex internacionales franceses como Eric Abidal (Barcelona) y Jeremy Toulalan (Málaga). En el Parque de los Príncipes en París jugarán las jóvenes promesas Marquinhos, de 19 años y proveniente de la Roma, y Luca Digne, de 20 y arribado desde el Lille.

El presidente de la Federación francesa (FFF), Noel Le Graet, calificó de "intranquilizador" el hecho de que "los dos primeros puestos de la Liga parecen estar ya concedidos al PSG y al Mónaco". Muchos también se preguntan si el PSG y el Mónaco podrán cumplir el fair play financiero de la FIFA de acomodar en el futuro los gastos con los ingresos. En el caso del PSG, que tiene muchos seguidores y vende numerosas camisetas, es algo que parece factible. En el Mónaco, que incluso en sus mejores tiempos sólo atraía de promedio a un máximo de 10.000 espectadores, parece más que dudoso.

Por su parte, Jean-Michel Aulas, presidente del Olympique Lyon, está convencido de que su política de ahorro dará frutos. En la Ligue 1 reina una especie de competencias desleal, "pero pronto tanto el PSG como el Mónaco habrán de tomar dolorosas decisiones", opinó Aulas.

"Los críticos son unos hipócritas. Nos hemos quejado siempre de que no tenemos ninguna estrella. Y éstas no vienen por poco dinero", dijo el jugador del Lille Franck Beria.

Y si el pesimismo deviene demasiado grande, algunos lo intentarán combatir mirando otras experiencias más allá de la frontera. No se lucha sólo por el tercer lugar, aseguró el presidente del Marsella, Vincent Labrune, que quiere tomar ejemplo del Borussia Dortmund, equipo que con relativamente modestos medios le arrebató en su momento el título al gran Bayern Múnich.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios