Deportes

Un sprint final sin favorito

  • Madrid y Barcelona reinician hoy la pelea por el título ante dos rivales de la zona baja, Deportivo y Osasuna, y con la victoria como único objetivo

Luis Suárez y Messi dialogan, con Neymar junto a ellos, en el entrenamiento de ayer del Barcelona. Luis Suárez y Messi dialogan, con Neymar junto a ellos, en el entrenamiento de ayer del Barcelona.

Luis Suárez y Messi dialogan, con Neymar junto a ellos, en el entrenamiento de ayer del Barcelona. / alejandro garcía / efe

Barcelona y Real Madrid iniciarán hoy el sprint final por el título de Liga en mitad de un estéril debate sobre quién es el favorito pero con una misma consigna: sólo les vale ganar.

El desenlace del clásico del domingo, con el agónico triunfo del Barcelona en el Santiago Bernabéu, abrió un nuevo torneo en el que el equipo azulgrana es líder, pero igualado a puntos con los blancos y éstos todavía con un partido que recuperar ante el Celta.

Al Barcelona le quedan cinco partidos, incluyendo el de hoy ante Osasuna, y el Real Madrid tiene seis por delante, contando su visita al Deportivo. Dos encuentros con rivales de la parte baja de la clasificación y sin posibilidad de error.

El equipo de Luis Enrique salvó un match-ball en el clásico gracias a la inspiradísima actuación de Messi. Revivió en el descuento y ahora se aferra a sus nuevas opciones, aunque debe esperar el tropiezo de un Real Madrid que es el único que todavía depende de sí mismo.

No debería tener problemas el Barcelona para ganar al Osasuna, último clasificado y con la posibilidad de certificar su descenso matemático si pierde en el Camp Nou y el Leganés vence, también hoy, a Las Palmas.

Ya eliminado de la Liga de Campeones, el Barcelona vio rebajada su carga física y por ahí encuentra una ventaja respecto al Madrid. De todas formas, Luis Enrique avisó del peligro de no tomarse en serio a un rival como Osasuna. "Hay que volver a competir y a mostrar que somos superiores al rival y hacer muchas cosas bien. Son tres puntos vitales y buscamos rendir al máximo", declaró en rueda de prensa.

El técnico del Barcelona volverá a tener la baja de Neymar, quien cumplirá el último de los tres partidos de sanción que arrastra. La duda es ver si repite con Alcácer en la delantera junto a Luis Suárez o, buscando el equilibrio, introduce a otro centrocampista en una zona en la que se esperan cambios.

El Real Madrid arrancará su duelo en Riazor conociendo ya el resultado del Barcelona, pero más le vale no hacer cábalas. Debe ganar, tanto por los puntos como por recuperar sensaciones tras la derrota en el clásico.

Es probable que su entrenador, Zinedine Zidane, ponga en marcha su Plan B, que pasa por dar descanso a algunas de sus estrellas más castigadas físicamente. Así, es probable que entren futbolistas como Danilo, Kovacic, Isco, Marco Asensio, Lucas Vázquez o Morata.

Lo que es seguro es que el preparador francés no podrá contar con el sancionado Sergio Ramos, expulsado ante el Barcelona, ni con el lesionado Bale. A cambio, recupera al central Varane tras superar una lesión muscular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios