FIN DE FIESTA l Isamay Benavente. Directora del Festival de Jerez.

"Este año el Festival ha tenido más repercusión en la ciudad"

-¿Cómo ha vivido este primer Festival como directora?

-Lo he vivido con muchísima ilusión y también con muchísima responsabilidad porque suponía ocuparme no solamente de la parte artística, de la que me ocupaba antes, sino de que todo el engranaje del equipo funcionara. He estado muy alerta y con un plus de responsabilidad.

-¿Qué nota le pondría a esta nueva edición del Festival?

-Yo no me atrevería a calificarlo, aunque sí pongo un diez a mi equipo porque se vuelcan y trabajan de una manera generosísima, incluso por encima de las horas. Personalmente, he terminado con muy buena sensación porque creo que este Festival ha dado un pasito más adelante. De todas formas, esta edición no hubiese sido nada sin las otras doce anteriores, creo que se han recogido los frutos de las ediciones pasadas. Ahora, lo que me preocupa es dar un paso adelante más y bueno, corregir los errores que haya podido haber.

-¿Cómo ha visto las distintas propuestas artísticas?

-A mí me ha parecido este Festival muy interesante. Que en la primera semana coincidieran tres Premios Nacionales de Danza me parece que deja claro la salud tan buena de la que goza el flamenco. Luego, he visto cosas de gente joven que intuyo serán los futuros premios nacionales, porque tienen preparación, ideas y cosas que aportar. Eso te anima mucho para continuar con la programación del año que viene. Hay un momento de salud y de energía creativa estupendo.

-¿Cuál ha sido su momento más crítico del Festival?

-Creo que el principio. Vengo del mundo del teatro y me pasa igual cuando abrimos un título lírico. Me pongo muy nerviosa al principio, parece que voy a ser yo la que vaya a cantar, bailar o tocar. Entonces, los días previos han sido de muchos nervios, pero especialmente nerviosa estuve el primer día. Una vez que terminaron los espectáculos de Eva Yerbabuena y Moraíto me relajé un poquito y ya empecé a vivir día a día el Festival.

-Ha habido dos claros indicadores del grado de madurez que ha alcanzado el Festival, el estreno de Eva Yerbabuena y esa especie de sinergia que ha surgido en la ciudad. ¿Está de acuerdo?

-Sí, creo que son dos indicadores que dicen mucho del momento en el que está el Festival. Independientemente de que una propuesta sea acertada o no, los artistas se acercan al Festival con mucho respeto porque saben que aquí vienen programadores, viene muchísima prensa y eso les impone y exige un plus en la preparación de los espectáculos. Que Eva decidiera presentar su nueva propuesta aquí demuestra el grado de madurez que tiene el Festival. Eso para nosotros ha sido un lujazo porque es una artista que está por encima ahora mismo de muchísima gente.

-Completar un año más el cien por cien de los cursos, ¿qué supone?

-Supone tener una tranquilidad importante. Tengo que decir que este año, con el tema de la crisis hemos notado algunas cosas, por ejemplo en taquilla. Pero afortunadamente, las aportaciones institucionales para el Festival no han bajado. No han subido, pero tampoco han bajado y eso se agradece. Hemos seguido contando con los mismos recursos, por eso hay que estar muy agradecidos a los patrocinadores privados, al Consejo Regulador del Vino, al Diario de Jerez, a Flamenco-World, González Byas, Radio Jerez, tal y como está la cosa hoy en día. Espero que el año que viene, con las cifras de este año y con la repercusión que ha tenido el Festival en la ciudad, consigamos más patrocinadores privados.

-¿Es esa la asignatura pendiente?

-No lo sé, aunque pienso que después de la edición de este año va a ser más fácil contar con más patrocinadores privados. Las empresas locales se han dado cuenta de que el Festival puede ser un negocio y estar con nosotros es una marca e imagen para su negocio privado. Espero que algún banco y otras entidades se incorporen al Festival para seguir creciendo.

-La inclusión de Sala Paúl en 2010, ¿es la apuesta principal?

-Creo que sí. He estado hablando con la delegada y creo que vamos a poder contar con este espacio, que puede ser importante para el baile, pero también hemos hablado sobre otros espacios históricos de la ciudad. A mí me gustaría incorporar alguno más en esa idea de que el Festival tiene que hacer descubrir la ciudad para los visitantes de fuera. La gente me sigue diciendo que entrar en el Alcázar por la tarde y salir por la noche viendo la Catedral es sobrecogedor, igual que ocurre con la bodega Los Apóstoles. Incluso a la gente de aquí le encanta cómo se le recibe allí con su copita de vino y demás. Jerez tiene unos espacios que hay que potenciar.

-A pesar de ser la edición trece todo ha ido bien...

-(Risas) Sí, no soy supersticiosa y bueno, desde el principio me la plantee de manera positiva y ha salido bien.

-Una de las novedades del Festival han sido las jornadas sobre Mario Maya. ¿Qué balance hace sobre ellas?

-Ha venido poca gente, pero eso nos ha pasado siempre en cualquier iniciativa teórica que hemos planteado. La gente que viene de fuera quiere ver y oír flamenco, entonces la teoría la aparcan. Luego también quiero plantearme en el futuro el tema el idioma. Viene mucha gente de fuera y el tema del idioma les echa para atrás, por eso vamos a planteárnoslo. De cualquier modo, las jornadas son fundamentales y estas en concreto hemos analizado cosas muy interesantes sobre el maestro. Lo bueno es que se van a poder conocer más debido a la colaboración de las universidades que van a editar un cuaderno sobre ellas. Yo quiero seguir con este tema, porque me parece fundamental que se conozca la obra de los grandes bailaores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios