Jerez

Construcción y crisis

  • voces empresariales

LOS medios de comunicación, día a día, nos informan de la evolución de la crisis y de las perspectivas de futuro a medio y largo plazo. Y hace unos días, lamentablemente, han dado cuenta de noticias francamente desalentadoras. El Fondo Monetario Internacional ha confirmado que España continuaría, en la recesión económica que sufre, durante todo el año 2010 y que su economía se contraerá 6 décimas en este ejercicio. Por el contrario, los países del entorno tendrán crecimientos, en algún caso espectacular para esta etapa, como en Alemania que será del 1,6%, siendo en el conjunto de la zona Euro del 1%. Hace una semana, en el Coloquio Anual de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) se concretaba la deuda de los promotores, en septiembre del pasado año, en 324.000 millones de euros que originan unos intereses de 15.000 millones de euros. Analistas Económicos de Andalucía, al presentar su Informe de Previsiones para el año 2010 en nuestra Comunidad, señalaba, en el mismo sentido, que el paro continuaría aumentando y que el principal lastre para salir de la crisis hay que imputarlo al excedente de vivienda y al difícil reciclaje de los trabajadores parados de la construcción, que permitiría su ubicación en otros sectores.

Ante este panorama ciertamente preocupante que compartimos desde la construcción y la promoción en Andalucía, a través de FADECO, nos planteamos permanentemente cual puede ser la salida refiriéndola a nuestra actividad y a nuestra tierra. En primer lugar, debe subrayarse, una vez más, para que se convierta en santo y seña de la superación de esta etapa, que sin la construcción y el turismo no hay posibilidad de salida real y a corto o medio plazo en Andalucía. Las industrias emergentes de la mano de las nuevas tecnologías, claro es que ayudan, pero pasarán décadas hasta que tengan un desarrollo suficiente como para ser pilares de nuestra actividad económica.

Parece pues necesario que hay que seguir apostando por la construcción en su doble vertiente principal de viviendas y obra pública. Por lo que hace a la primera, hay que dar salida, inicialmente, al excedente de viviendas. En este sentido la última medida de la Consejería de Vivienda para liquidar el estocaje de las libres, puede ser positiva si el esfuerzo de todos se aúna: la Junta al arbitrar el préstamo de mil millones, los promotores bajando el precio de sus viviendas en estocaje, las entidades financieras facilitando su adquisición a los compradores y entrando realmente en este programa de modo muy distinto a como lo han hecho, con otras medidas, en los meses precedentes. Si se liquida, en su mayor parte, ese estocaje será presupuesto para la construcción, más racional en el número, de futuras edificaciones. Porque demanda de vivienda hay y la habrá siempre, dentro de unos límites lógicos, según la población, su desarrollo económico y su forma de vivir. El sector no está en liquidación, está en una profunda crisis pero esperanzado en que pueda superarse. Tiene que ser así para que Andalucía encuentre de nuevo el camino del desarrollo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios