Paco Cepero | Guitarrista y compositor “Valoro cada premio recibido pero este es uno de los que más ilusión me hacía”

  • El artista jerezano será nombrado hoy hijo predilecto de la ciudad en un pleno extraordinario que se celebrará a las 12 del mediodía en Los Claustros de Santo Domingo

“Valoro cada premio recibido pero este es uno de los que más ilusión me hacía” “Valoro cada premio recibido pero este es uno de los que más ilusión me hacía”

“Valoro cada premio recibido pero este es uno de los que más ilusión me hacía” / Manuel Aranda

Los Claustros de Santo Domingo acogerán este mediodía el pleno extraordinario que proclamará a Francisco López-Cepero García, ‘Paco Cepero’ como hijo predilecto de la ciudad. A punto de cumplir 77 años, el guitarrista, compositor y productor jerezano ve así reconocida una trayectoria amplia y ejemplar a nivel artístico.

–¿Cómo ha vivido los días previos a su nombramiento?

–Bueno, para mí, recibir este reconocimiento es una gran satisfacción. Que tu pueblo te reconozca es muy grande, además, era el único galardón que me apetecía tener, porque gracias a Dios los tengo todos. Creo que por mi trayectoria, con 61 años como profesional, y todo lo que he caminado, es justo.

–Que ha caminado y camina...

–Sí, soy una persona que ha trabajado muchísimo y sigo trabajando. Ahora mismo estoy grabando, y acabo de venir de una gira de tres conciertos en el norte donde he visto cómo el público me trata y me respeta.Conforme pasa la vida, no te das cuenta de lo que haces, pero cuando te paras un poquito, compruebas que, por ejemplo, en mi caso, me he convertido en una leyenda, pero una leyenda porque he tocado a algunos de los artistas más grandes.

–Fue el Clúster Turístico quien inició la propuesta para su nombramiento...

–Sí, tengo que agradecérselo mucho. Entre Antonio Mariscal y Mario González propusieron la idea, y bueno, se ha podido hacer, se lo agradeceré toda la vida, porque si no, lo veía difícil. También quiero dar las gracias al Ayuntamiento, que tramitó el expediente.

–El día 6 de marzo cumplirá 77 años, y sigue usted al pie del cañón y sin perder fortaleza, ¿cómo se hace eso?

–Yo creo que a base de trabajo, pero también tengo que reconocer que soy un ser privilegiado, a mí Dios me tiene puesta la mano encima y por eso sigo ahí. También, supongo, porque soy una persona inquieta y constantemente estoy planeando cosas y componiendo. Porque te digo una cosa, el día que yo no tenga esa ilusión de trabajar y tener contacto con el público, lo dejaré.

–Usted ha recibido la Medalla a las Bellas Artes, la Medalla de Andalucía, el Premio de la Música y un sinfín de reconocimientos. ¿Se acostumbra usted a ello? ¿Valora usted cada premio?

–Yo valoro una barbaridad cada premio que me dan, porque recoges el fruto de lo que tú has sembrado. El año pasado, por ejemplo, me dieron el PremioRafael el Gallina en Andújar y fue un acto precioso. Todo se hizo en honor a mí, igual que cuando me dieron la Medalla de Oro de Lo Ferro, la Giraldilla de Lebrija, la Yerbabuena de Las Cabezas o el Festival de Alhaurín de la Torre, que es muy importante, y me lo dedicaron a mí. Todas esas cosas te agradan, me da una gran alegría que todo el trabajo que he hecho en mi vida, no ha sido en vano.

–A veces supongo que hasta le dará vergüenza ser tan halagado...

–Pues sí porque aunque no lo parezca yo soy una persona muy tímida. A mí me da corte, por ejemplo, cuando me piden que me haga una foto con alguien, y eso que ya llevo años en esto.

–¿Cómo se imagina que será su nombramiento como Hijo Predilecto?

–Bueno, ya sé cómo va aquello porque asistí recientemente al que se le hizo a Angelita Gómez. Eso es una cosa entrañable, porque es un pleno extraordinario al que irán muchos amigos. Van a venir artistas, toreros y gente que me quiere, y sobre todo mi familia, que es lo más importante. Y encima me han dicho que Onda Jerez lo va a televisar en directo para el que no pueda.

–Ser Hijo predilecto en la ciudad en la que ha nacido, ¿es lo máximo o está al nivel de aquella visita al Papa Francisco?

–Para mí sí. Para un artista, después de haber sido reconocido con tantos premios, siempre gusta más que lo hagan en tu tierra, y más en Jerez que sabemos cómo es. Lo del Papa también fue maravilloso, ahí tengo la bendición de su Santidad (señala el cuadro colgado en la pared de su salón) que me enviaron desde el Vaticano gracias a Don José Mazuelos. Aquello también fue muy bonito, uno no tiene la suerte de tocar en el Vaticano todos los días.

–A lo largo de su carrera ha tenido la suerte de encontrarse con personalidades históricas...

–Sí, he actuado y compartido experiencias con reyes, primeros ministros, presidentes del gobierno, premios Nóbel...Recuerdo cuando toqué en el Ventorrillo del Chato en el almuerzo que organizó Felipe González. Allí estaba García Márquez y entonces yo toqué una colombiana. Él se me acercó y me dijo: ‘Maestro, eso que está usted tocando es de mi tierra. ¿A usted no le importaría tocar esto en mi tierra?’. Luego me invitó y estuve. También he actuado en la Casa Blanca con Kennedy cuando fueron de visita los Príncipes de España, Juan Carlos y Sofía.

–Ha comentado antes que acaba de venir de una gira por el norte...

–Sí, he estado en Logroño, Vitoria y Bilbao. Hacía muchísimos años que no actuaba por esa zona y la verdad es que me he quedado sorprendido de la afición que hay allí al flamenco. He agotado todas las entradas, y eso para mí es un privilegio. En cada concierto he tocado hora y media y gracias a Dios, mantengo esta vitalidad, porque creo que ahora mismo, de mi generación, el único que toca en directo ya soy yo.

–¿Y qué tipo de público ha encontrado allí?

–Mira, lo que más me ha llamado la atención, ha sido la gente joven que ha ido. Me he encontrado a muchos chavales que conocían por completo mi discografía. Eso para mí es muy grande. Yo flipo, como dicen ahora los chavales (risas), porque uno no se da cuenta de que uno ha entrado en la historia y cuando ves los vídeos que ponen en las redes sociales tocándole a Caracol, La Perla, Camarón...Eso está ahí, y los chavales lo ven todo.

–Para dar el cayo encima del escenario supongo que la guitarra la cogerá varias horas al día...

–No te creas, yo no soy de coger las guitarras seis horas, pero sí que necesito cogerla al día media hora o una hora para no perder el tacto. Si no, te subes al escenario y haces el ridículo.El día que yo vea que mis facultades han mermado o no estoy a la altura, diré adiós y daré las gracias a Dios por haberme mantenido tanto tiempo. Lo más importante del mundo es saber retirarse a tiempo, no quiero que en un escenario me digan ‘pobrecito’.

–El año pasado cumplió usted 60 años como artista con conciertos en Cádiz y Jerez, ¿cómo los recuerda?

–Con mucho cariño, la verdad. A mí Cádiz me ha demostrado siempre un cariño especial. Empecé haciendo festivales gracias a La Perla de Cádiz y allí tengo amigos muy grandes. Fue una noche preciosa, con el apoyo que tuve del público y de los artistas que me acompañaron aquella noche. Lo mismo ocurrió en Jerez, donde Paco López engarzó todo de maravilla y resultó muy fluido. Fueron dos noches imborrables en mi vida artística.

–Con esa mente inquieta, ¿qué tiene pendiente de hacer aún?

–Muchas cosas, tengo muchas asignaturas pendientes. Me quité la de hacer la obra sinfónica que estrené en el Falla (Gades) para la conmemoración de la Consitución de 1812, pero aún me quedan muchas. Una de ellas es grabar un disco cantando, aunque sólo por gusto. Me gustaría grabar temas míos que han sido éxitos con artistas conocidos, pero simplemente para regalarlo a mis amistades. Yo siempre digo una frase, ‘Bendita lección del tiempo, que cuanto más años cumplo, voy a morirme aprendiendo’. Me queda mucho camino, lo que pasa es que con una edad vas luchando en contra de los elementos. Yo tengo ya un nieto con 33 años y ahora voy a ser abuelo de nuevo, pero bueno, yo quiero seguir la vida intensamente hasta que Dios quiera.

–De todas las épocas que ha vivido, ¿con cuál se queda?

–Yo con la primera, cuando tenía que buscarme la vida por la noche con Tío Borrico, El Sernita, El Sordera, Manolito Jero, El Troncho, El Batato...Ellos me inculcaron amar el flamenco y aprendí mucho con sus cosas.

–Y de la época actual, ¿qué le preocupa más?

–Me preocupa que se pierda lo nuestro, el legado que nos han dejado nuestros mayores, y a nivel de Jerez que no se pierda el aire nuestro, porque hemos tenido siempre una personalidad grande en el baile, en el toque y en el cante. No se puede uno pasar al enemigo, y en lo que a mí me afecta, no estaría mal dejar a veces las armonizaciones al lado, sobre todo al acompañar.

–Para ir terminando, ¿qué tiene entre manos actualmente?

–Bueno ahora estoy produciendo un disco a una chica que se llama Amalia Andújar, que tiene cositas comerciales y canta bonito. No canta por soleá como la Fernanda o María Bala, pero tiene una voz bonita y no se parece a nadie. Es fácil hacer una canción a Luis Fonsi o Juanes, lo difícil es coger a gente de abajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios