Espacio patrocinado por Alberto Villagrán, Consultora de propiedades

“El ISCRA es una de las grandes aportaciones de Juan del Río a la diócesis”

  • Entrevista de Marco A. Velo con el neuropsicólogo, máster en Neuropsicología Clínica, profesor del ISCRA y cofrade Ernesto Romero del Castillo

Entrevista de Marco A. Velo con el neuropsicólogo, máster en Neuropsicología Clínica, profesor del ISCRA y cofrade Ernesto Romero del Castillo

Entrevista de Marco A. Velo con el neuropsicólogo, máster en Neuropsicología Clínica, profesor del ISCRA y cofrade Ernesto Romero del Castillo

Alberto Villagrán Inmobiliaria Alberto Villagrán Inmobiliaria

Alberto Villagrán Inmobiliaria

Lleva por bandera su condición de cofrade -lo es de la Hermandad de sus amores: las Cinco Llagas-, Ernesto Romero del Castillo -jerezano de 46 años de edad, casado y padre de tres hijos- es un reconocido neuropsicólogo -máster en Neuropsicología Clínica-, profesor del Instituto Superior de Ciencias Religiosas Asidonense, experto en Liturgia y un gran aficionado a la lectura.

Hábleme del Instituto Chárbel.

Instituto Chárbel tiene ya doce años de experiencia en Jerez en evaluación y tratamiento del daño cerebral adquirido. Y cuenta con el aval de la Federación Española de Daño Cerebral y de UNESPA como clínica de neurorrehabilitación especializada. Actualmente en  Andalucía sólo tres centros sanitarios tienen esta acreditación: un hospital en Sevilla, una clínica en Almería, y nosotros (los únicos en la provincia de Cádiz). Este aval es bastante complicado de obtener por la exigencia de sus condiciones. Cuando hablamos de daño cerebral adquirido nos referimos principalmente a derivado de ictus, traumatismos craneoencefálicos, anoxias, infecciones, tumores o secuelas de cirugías o diversos tratamientos que en alguna medida podrían ser agresivos como la radioterapia. En Instituto Chárbel trabajamos los profesionales necesarios para atender todas las necesidades asistenciales de los pacientes con daño cerebral adquirido, así como las derivadas de la lesión en su entorno. Contamos con un equipo multidisciplinar formado por neuropsicólogos (entre los que me encuentro yo), fisioterapeutas, médico general, médico rehabilitador, logopedas, terapeuta ocupacional, terapeuta de familia, psicoterapeuta especialista en daño cerebral y auxiliares de clínica.

¿Un ictus puede deberse a factores hereditarios?

Sí. Un ACV se puede deber a factores hereditarios (que aunque no se pueden modificar, sí que se deben tomar las debidas precauciones para no padecerlo) o a enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, ciertas arritmias y el colesterol LDL alto. Por ello, es posible modificar estos factores tratando estas enfermedades. Pero además hay también condicionantes que aumentan la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular, como la edad  (a partir de los 65 años existe una posibilidad del 20% de sufrir un ACV en los siguientes 10 años), el sexo (es más frecuente en mujeres que hombres), la raza (se ha comprobado que las personas de raza negra e hispanoamericana tienen mayor probabilidad). He de decir también que el tabaquismo, el estrés, la ansiedad, la depresión, la diabetes, la obesidad, la enfermedad celíaca, el abuso del alcohol, la droga  e incluso una dieta no saludable (pienso especialmente en los alimentos procesados altos en  grasas hidrogenadas) también pueden llegar a aumentar el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular. Resumiendo: cuidando la salud y las relaciones con los demás, manteniendo un estilo de vida activo, una alimentación y hábitos saludables además de una actitud positiva ante la vida tenemos ya mucho ganado.

¿Qué es el ISCRA, del que usted es profesor, y cuál es su origen en Jerez?

El Instituto Superior de Ciencias Religiosas Asidonense (ISCRA), pertenece a la Universidad Pontificia de Salamanca y fue una de las grandes aportaciones del recientemente fallecido obispo don Juan del Río Martín a nuestra diócesis. Su finalidad es que los cristianos puedan profundizar en su fe, ampliar su formación, y como dice San Pedro en su primera Carta, poder “dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza”. Ofrece varias titulaciones para los que lo necesiten, tales como el Grado en Ciencias Religiosas o la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA). El ambiente es muy bueno, y como pretendía don Juan, sirve de instrumento para la formación del laicado, hasta tal punto que quien lo desee se puede matricular de asignaturas sueltas e ir estudiando cómodamente sin que se vea desbordado y disfrutando de los conocimientos que se van adquiriendo. Pertenezco al claustro de profesores desde hace cuatro cursos e imparto en la actualidad dos asignaturas: Psicología y Sectas y nuevos movimientos religiosos. Mi experiencia con los alumnos no puede ser más positiva, ya que me demuestran siempre un interés que va más allá de conseguir el título y la variabilidad en sus edades resulta ser muy enriquecedora.

Conociendo que es usted un gran lector, ¿qué cinco libros recomendaría a bote pronto?

Bueno, ya querría yo leer todo lo que me gustaría, pero mis responsabilidades no me permiten disponer del tiempo necesario para llevar a su plenitud este deseo. Aunque podría ser una lista amplia de recomendaciones, me decanto por estos títulos: El hombre que confundió a su mujer con un sombrero de Oliver Sacks, San Francisco de Asís de Gilbert Keith Chesterton, Andalucía de José Mª Pemán, El espíritu de la liturgia de Joseph Ratzinger y Biografía del silencio de Pablo d'Ors.