Jerez

Nacho Oliete, ganadero de Asaja-Cádiz, finalista del V Premio Nacional Joven Agricultor 2018

  • Recibe del ministro de Agricultura el diploma por su proyecto sostenible con razas autóctonas

Nacho Oliete, con el ministro de Agricultura y responsables de Asaja-Cádiz. Nacho Oliete, con el ministro de Agricultura y responsables de Asaja-Cádiz.

Nacho Oliete, con el ministro de Agricultura y responsables de Asaja-Cádiz.

El joven agricultor de Asaja-Cádiz, Nacho Oliete, ha recibido de manos del Ministro de Agricultura, Luis Planas, el diploma que le acredita como finalista del V Premio Nacional Joven Agricultor 2018 por su proyecto sobre la sostenibilidad de la ganadería autóctonas (la retinta y la payoya) en el monte mediterráneo. La entrega tuvo lugar en el marco de la Jornada Anual sobre Jóvenes organizada por Asaja-Nacional celebrada ayer en Madrid.

Según el presidente de Asaja-Cádiz, Pedro Gallardo, el proyecto de Oliete "supone un reconocimiento a los jóvenes ganaderos de la provincia que apuestan de forma valiente y decidida por tomar el testigo de sus padres y conservan no sólo razas autóctonas como la payoya y la retinta sino también un ecosistema rotundo como el monte mediterráneo, que pone al servicio de los animales un hotel de cinco estrellas con spa".

Este joven asociado de de Asaja-Cádiz se ha hecho un hueco en la final -en toda España se seleccionan diez proyectos finalistas- con su trabajo 'Monte Mediterráneo en vena, ganadero 100% autóctono', proyecto que nace de la pasión y vocación de su padre, Gonzalo Oliete, por el campo y que su hijo ha sabido retomar con formación técnica (ingeniero Técnico Agrícola), aportando a su progenitor sus conocimientos para el regalo que le había puesto por delante: Una explotación en Algodonales, 100% ganadera con dos puntales de razas autóctonas (210 retintas y 900 payoyas) y porcino, criados en extensivo con pastoreo tradicional y alimentados, casi en su totalidad, por la propia finca. Este sistema, unido a la venta de todos sus productos, convierte a la explotación en sostenible, previene los incendios forestales y mantiene un ecosistema medioambiental reconocido por la UE, como es el monte mediterráneo.

El jurado ha valorado el esfuerzo que hacen los jóvenes como Oliete en mantener razas autóctonas tan emblemáticas como la payoya y la retinta de forma extensiva, en un marco excepcional como es el monte mediterráneo. En la finca de Oliete, y gracias a su buen manejo, conviven las especies vegetales y las animales como en un hotel de cinco estrellas enclavado en el monte. Desde el punto de vista vegetal se mantiene el matorral y la arboleda con lentiscos, acebuches, algarrobos, quejigos, encinas, majuelos y rosales silvestres, sumados a los pastos naturales con especies destacadas como lengua de oveja y trébol.

Desde el punto de vista animal se conservan: Mamíferos como conejos, liebres, erizos, lirón careto, meloncillos, zorro; aves (perdiz roja autóctona, paloma torcaz, tórtola, codorniz, zorzal, mirlos, aves insectívoras, águilas perdicera, calzada y culebrera, búho real, mochuelo, cárabo, milano y cernícalos) y reptiles como la salamandra, que sólo aparece en aguas puras, y lagarto ocelado.

La provincia ha participado en las cinco ediciones que ha tenido el Premio Joven Agricultor, organizado por Asaja-Nacional, y en todas ha conseguido colarse en la final. Los números son rotundos, de las cinco ediciones, los proyectos de la provincia siempre han estado entre los diez primeros; en dos ocasiones entre los tres finalistas y, en otra, un primer premio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios